Inicio » Internacional » A Brasil le cuesta volver a crecer



A Brasil le cuesta volver a crecer


9 de septiembre, 2019

bolsonaro brasil


Según el informe Focus, que publica semanalmente el Banco Central de Brasil con las proyecciones económicas de los analistas del mercado, se aleja la posibilidad de crecer a tasas más altas. La suba esperada del PIB para este año se mantuvo en 0,87% pero la de 2020 se ajustó de 2,10% a 2,07%.

 

En los últimos días, varios bancos, entre ellos Bradesco, Itaú Unibanco y UBS, ajustaron sus pronósticos de crecimiento para 2020 por debajo del 2%. De ser así, sería el cuarto año consecutivo en el cual la economía siquiera lograr expandirse al 2% a pesar de haber salido de las fuertes contracciones de 2015 y 2016 con caídas cercanas al 4%.

 

En el caso de la producción industrial, se prevé una caída del 0,29% para 2019 pero se corrigió al alza el crecimiento esperado para el año que viene que pasó de 2,50% a 2,75%. Se trata de una buena noticia para Argentina cuya industria es proveedora de insumos para la brasileña.

Te puede interesar:  La Fed bajará la tasa un cuarto de punto

 

Por otra parte, el mercado ahora cree que la inflación será menor. La suba del Indice de Precios al Consumidor Amplio pronosticada para 2019 pasó de 3,59% a 3,54% y la de 2020 de 3,85% a 3,82%. La tasa central de la meta de inflación es de 4,25% para este año y de 4,0% el próximo, por lo cual, en ambos se cumpliría.

 

En ese contexto de estabilidad, se espera un recorte de la tasa Selic que se ubicaría en 5% a fin de año, un punto porcentual por debajo de su nivel actual. A su vez, se proyecta que el dólar se cotice a 3,87 reales al cierre de 2019 mientras que en el Focus anterior se estimaba un valor de 3,85. De todas maneras, se trata de un pronóstico muy condicionado a la evolución de los mercados cambiarios globales y que implicaría una revaluación de la moneda porque actualmente el dólar se cotiza por encima de los 4 reales.

Te puede interesar:  Ministro saudita de Energía: Se repuso completamente el suministro de petróleo

 

En el frente externo, se proyecta un desequilibrio de la cuenta corriente de US$ 22.000 millones y un superávit comercial de US$ 52.000 millones, aunque con tendencia a descender el año que viene.

 

El panorama fiscal no muestra variaciones significativas: el déficit esperado en el resultado primario se mantuvo en 1,30% del PIB mientras que el desequilibrio nominal pasó de 6,20% a 6,30%.

Dejá un comentario