Inicio » Economía » Estabilidad fue palabra clave entre Lacunza y el equipo de Alberto



Estabilidad fue palabra clave entre Lacunza y el equipo de Alberto


22 de agosto, 2019

Nielsen y Todesca al llegar al a la reunión con Lacunza


Finalmente se realizó la reunión esperada. Para llevar tranquilidad a la sociedad y a los mercados. Para apuntalar la transición. Para evitar nuevos sobresaltos. El ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, recibió ayer a los economistas del Frente de Todos, Guillermo Nielsen y Cecilia Todesca, designados por Alberto Fernández con el objetivo de acercar posiciones. Las partes coincidieron en que no se debe “poner en riesgo” la estabilidad cambiaria en un encuentro en que dominó la buena predisposición y los buenos términos.

 

Lacunza asumió el martes en reemplazo de Nicolás Dujovne con el desafío de estabilizar el tipo de cambio. Y una impronta política: llevar certezas a través del diálogo con la oposición. Marco Lavagna, en representación de Consenso Federal, fue el primer espacio que llegó al edificio de la calle Hipólito Yrigoyen. Y, ayer, luego de dos conversaciones telefónicas entre el presidente Mauricio Macri y el candidato del Frente de Todos, llegó el esperado encuentro con los economistas cercanos a Alberto que siguen la economía más de cerca.

 

El Frente de Todos también ratificó “su compromiso de cumplimiento con todas las obligaciones y los contratos vigentes”.

 

“Si bien hay una competencia electoral donde cada candidato aspira a ocupar el poder, no puede ser esto una excusa como para poner en riesgo la estabilidad”, dijo el flamante ministro para establecer el marco del encuentro. “Tenemos que ser muy prudentes, sensatos y conscientes de que el bien superior es el bienestar de los argentinos”, agregó en declaraciones radiales.

Te puede interesar:  Una familia necesitó $33.013 para no caer en la pobreza en agosto

 

El nivel de reservas en el Banco Central fue una de las inquietudes plateadas por Nielsen y Todesca. A través de un comunicado de prensa, el equipo económico del Frente de Todos “reiteró su preocupación por el nivel decreciente de las reservas internacionales que desde el último desembolso del FMI se redujeron en más de US$ 9.000 millones”. La inflación y el creciente endeudamiento formaron parte de los otros contrapuntos.

 

“Se subrayó el impacto negativo de los sucesivos procesos devaluatorios sobre la inflación (en particular en el rubro de alimentos y otros bienes de primera necesidad), como así también de las medidas fiscales inconsultas con las provincias y las referidas al sector petrolero”, sostuvo el Frente sobre el segundo de los puntos. Mientras que sobre el endeudamiento, por un lado, ratificó su voluntad de cumplir con los compromisos contraídos y, por el otro, cuestionó la relación con el FMI.

 

En ese sentido, el Frente de Todos también ratificó “su compromiso de cumplimiento con todas las obligaciones y los contratos vigentes, en el marco de un modelo económico alternativo que priorice la estabilidad de precios y la recuperación del crecimiento y del empleo”. En referencia al acuerdo con el FMI, Nielsen y Tedesco expresaron su preocupación “por el incumplimiento de sus cuatro objetivos fundamentales: trayectoria decreciente de la deuda pública, reducción de la inflación, recuperación del crecimiento y generación de empleo para combatir la pobreza”.

 

En el tercer turno de encuentros con la oposición, el lunes próximo el ministro Lacunza recibirá a los referentes de Despertar, liderado por el economista liberal José Luis Espert. “Vamos a esperar a ver el significado y la idea de la reunión, pero yo estoy muy dispuesto a hablar con cualquier persona que quiera lo mejor para la Argentina. No dudo que sea el caso de Lacunza”, aseguró Espert por radio Continental, que nuevamente se manifestó fuertemente crítico de las medidas tomadas por el Gobierno. “Son para comprar votos”, concluyó.

Te puede interesar:  Mientras la producción de petróleo se concentra, la de gas se diversifica

 

***

Día movido para el candidato

Con el objetivo de ampliar su base de sustento y ratificar los acuerdos con aliados, Alberto Fernández tuvo ayer un día movido. Uno de los encuentros más resonantes fue el que tuvo con el jefe del bloque del PJ en el Senado, Carlos Caserio, con la mira en la campaña en Córdoba. Allí, Alberto apuesta a sumar el aval del gobernador Juan Schiaretti, neutral en las PASO. Córdoba fue uno de los dos distritos en los que el Frente de Todos perdió. Otras reuniones de peso las tuvo con el gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, y con los candidatos a jefe y vicejefa de gobierno porteño de su espacio, Matías Lammens y Gisela Marziotta. Hoy Fernández visitará la provincia de Mendoza para apuntalar la candidatura a gobernadora de la senadora nacional de La Cámpora Anabel Fernández Sagasti, que competirá contra el intendente de la UCR Rodolfo Suárez para suceder al también radical Alfredo Cornejo.

Dejá un comentario