Inicio » Economía » El mercado quedó girando en falso y se vienen tiempos desafiantes



El mercado quedó girando en falso y se vienen tiempos desafiantes


12 de agosto, 2019

macri wallstreet mercados fernandez col

Por Alejandro Radonjic

 

Todas, todos y todes estaban azorados, cuanto menos, ayer cerca de las 22.30, cuando salieron los primeros resultados oficiales. Y ni hablar de los traders y portfolio managers, que deglutieron encuestas de todos los gustos y colores en los últimos días. Sin mucho sentido, por cierto.

 

La diferencia favorable hacia los Fernández, si bien ya se insinuaba y toleraba en la previa y más aún luego de las agrias palabras del Presidente, fue exponencialmente superior a la prevista y barrió los umbrales de tolerancia. En otras palabras, Mauricio Macri perdió todas las chances de seguir en el poder. Esa fue la lectura de los mercados. Por cierto, no se precisaban algoritmos para esa conclusión: lo entendieron PIMCO y Doña Rosa. Algunos, incluso, decían que, tras haber votado por Macri ayer, era momento de apoyar a Alberto, para evitar que el kirchnerismo duro (cristinista y camporista) le marque la cancha y lo obture.

 

En la previa, las diferencias iban desde 2-3 puntos (escenario bullish o alcista) hasta 5-6 (escenario bearish o bajista), con algunas voces, incluso, hablando de empate técnico, algo que, supuestamente, hubiera desatado un rally para los activos de Argentina. Nada de eso. Lo que pasó ayer pondrá a los inversores, de aquí y allá, en modo pánico y en modo sell-off.

 

Contra esos pronósticos y ese benchmark deberán pulsear hoy los inversores, desde la 10, cuando abran los mercados en Buenos Aires. Contra la diferencia de 15 puntos que consiguieron Alberto Fernández y Cristina Kirchner. ¿Se quedan, se van, esperan? En rigor, las palabras de Alberto, sus ideas y sus gestos serán los que mueven el mercado hacia adelante. ¿Ensayará un giro market-friendly para que la cosa no pasa a mayores o será prescindente para que la licuación sea M y no K?

 

Las visiones

 

“Esto está muy lejos de lo esperado por el mercado. Lejísimos. Es muy difícil que se dé vuelta. De hecho, descontando los blancos se define en primera rueda. El dólar se va a poner picante y puede subir $2-3 en la semana, las tasas se irán para arriba (por encima de 70%) y los bonos estarán US$ 3 a US$ 5 abajo”, dice Miguel Zielonka dese Econviews.

Te puede interesar:  En Brasil, el mercado espera más crecimiento

 

El “dólar online”, en homebankings o plataformas, ya se transaba cerca de $50 anoche. Picante, un trader decía: “Mañana, si el dólar no empieza con 5 es porque el BCRA le da salida a amigos”. El BCRA puede vender dólares discrecionalmente dentro de la Zona de Referencia, ex Zona de No Intervención. Arriba de ese techo de $51, puede vender US$ 250 millones. Puede ser poco. Quedan US$ 66.310 millones de reservas. ¿Se activará el swap con China, otrora criticadas por Cambiemos como “reservas alquiladas”? “A partir de mañana (por hoy), los bonos se mueven como acciones y las acciones como si fueran opciones”, dice.

 

“Muy complicado. La veo muy negra. No se cuanto puede llegar a caer mañana bonos y acciones: 10-20%, no sé la verdad. Lo mismo con el dólar. Dependerá que decida el BCRA”, dijo un operador ante El Economista.  “Difícil pensar en como puede arrancar esto mañana con la diferencia que hubo. Parece que no hay forma de remontar. Espero equivocarme”, agregó otro.

 

“Los resultados electorales conocidos hasta ahora están muy lejos de lo esperado. Ni siquiera la encuesta más desfavorable para el Gobierno tenía tanta diferencia a favor de los Fernández. Esto va a presionar muy fuerte sobre el sistema financiero en su conjunto. Teniendo en cuenta como terminó el mercado el viernes pasado, los próximos días no se avizoran para nada fáciles”, anticipa, en sintonía, Matías Carugati desde Mangement & Fit.

 

“Desde ya, una diferencia mayor de 5 puntos con un alto grado de participación podría generar nerviosismo en el mercado”, dijeron en Cohen el viernes. ¿Y una de 15? Se verá hoy

 

“El Gobierno tendrá que actuar de manera contundente y acertada para amortiguar el cimbronazo. El BCRA, lógicamente, actuando sobre el mercado cambiario. Pero el resto del Gobierno también tendrá que tomar medidas (económicas y políticas) para torcer el rumbo. Tal como dijo el propio Marcos Peña, el camino a octubre va a ser muy inestable. Mucho de lo que suceda va a depender de la reacción del mercado y de lo que haga el Gobierno al respecto”, dice, a modo de conclusión.

Te puede interesar:  Fuerte caída de ADR's en Wall Sreet: pierden hasta 13%

 

El director de Elypsis, una de las consultoras más cotizadas, dijo que “es un momento de humildad intelectual” y “habrá que tirar todo a la basura y empezar de nuevo”

 

“El resultado parece difícil de revertir. Especialmente porque el mercado va a reaccionar muy negativamente”, dijo Ignacio Labaqui ante El Economista. “Macri retuvo solo su núcleo duro”, expresó y agregó: “La elección muestra el poder de fuego que tiene el peronismo unificado”.

 

“¿Qué ocurriría si el mercado percibe una victoria de la oposición después de las PASO?”, se preguntó Analytica el viernes. Ayer, todos fueron a buscar la respuesta a esa pregunta.

 

  • El Merval en dólares caería fuertemente.
  • El tramo corto de la curva de bonos ajustaría algo más, aunque no operaría en paridades de default. Esto es, actualmente opera con quitas en torno al 20% (asociadas a una reestructuración). Caídas adicionales, más asociadas a un default (lo que implicaría quitas en valor presente de más del 60%), serían sólo transitorias y producto del pánico.
  • El peso se depreciaría con fuerza.
  • La tasa de interés de Leliq podría superar 75%.

 

Por cierto, es un escenario dinámico y hay varios enigmas dando vueltas que no necesariamente jugarán en contra. La prognosis no es positiva, desde ya, pero hay que ver cómo actúan Alberto Fernández, los inversores y el Gobierno (BCRA incluido). Si todo sale mal, la economía real sentirá un golpe muy duro: la recuperación del nivel de actividad se abortará y la inflación acompañará el dólar, con los salarios cayendo. Todo eso coagula un escenario electoral más complejo para el Gobierno (como si ya no lo fuera con los datos de ayer).

Dejá un comentario