Inicio » Internacional » Ola verde en Alemania



Ola verde en Alemania


3 de julio, 2019

Con los partidos tradicionales de Alemania continuando con la hemorragia de los votantes, el apoyo público está cambiando a los Verdes, cuyos nuevos líderes han estado preparando el partido para el momento estelar. Ya no es solo un movimiento de vegetarianos y fanáticos de los árboles, los Verdes pronto podrían encontrarse gobernando el país, y lidiando con un dilema desconcertante.

 

Si continúan las tendencias actuales que indican los sondeos, el próximo canciller alemán podría ser Robert Habeck, el co-líder de los Verdes. Su partido se convirtió en la fuerza política más fuerte del país en las últimas encuestas , y durante semanas el propio Habeck fue calificado como uno de los políticos más populares de Alemania.

 

Los Verdes deben este cambio sísmico a su favor a varios factores; El principal de ellos es la creciente frustración del público alemán con la “gran coalición” de la Unión Demócrata Cristiana (CDU); su partido hermano bávaro, la Unión Social Cristiana (CSU); y los socialdemócratas (SPD).

 

Annegret Kramp-Karrenbauer, quien sucedió a la canciller alemana Angela Merkel como líder de la CDU en diciembre, ha intentado restaurar la popularidad de su partido al enfatizar su trayectoria conservadora. Pero la estrella de la CDU sigue cayendo, y las encuestas recientes indican que solo el 13% de los votantes considera a Kramp-Karrenbauer como un candidato adecuado para la canciller.

Te puede interesar:  En Brasil, el mercado espera más crecimiento

 

A medida que la coalición se desmorona, los dos partidos que pueden ganar son los Verdes y el populista de derecha Alternativa para Alemania (AfD). Fundado en 1980 como un movimiento ambientalista pacifista, los Verdes se han convertido en el hogar político natural de los votantes de clase media urbana, culturalmente liberal y económicamente pragmática.

 

Tanto Habeck y Annalena Baerbock pertenecen al ala menos dura del partido. Las propuestas más fuertes, por ejemplo, comida vegetariana en todas las cafeterías de los lugares de trabajo y una triplicación de los precios del combustible, entre otros, han desaparecido en gran parte.

 

A este panorama también inciden las intensas olas de calor y las protestas mundiales que resaltan la amenaza del cambio climático, lo que hace que la mayoría de los votantes alemanes ahora creen que el tema debería ser un tema principal en la agenda política.

Te puede interesar:  En Brasil, el mercado espera más crecimiento

 

A la luz del repentino ascenso de Habeck, algunos analistas ya lo han calificado como “el próximo Kennedy de Alemania”. Pero una comparación más apropiada es la del presidente francés Emmanuel  Macron .

 

Al igual que Macron, Habeck supo capturar la imaginación de una base de votantes jóvenes y llenó el vacío ideológico que dejó el establishment político. Si bien hay diferencias en el estilo y la sustancia, los dos líderes tienen puntos de vista similares con respecto a la integración europea, el multilateralismo, la migración y el cambio climático. Además, ambos hombres son, a su manera, figuras polarizantes.

 

Pero Alemania no está en el mismo barco que Francia. El desempleo sigue siendo bajo, y la mayoría de los alemanes están contentos con su situación económica. Aunque sí es un dato importante que la polarización entre los que tienen y los que no tienen está creciendo, y los altos costos sociales de las propuestas ambientales y energéticas de los Verdes podrían enfrentar una fuerte resistencia.

 

Dejá un comentario