Lavagna busca afinar su estrategia de campaña



Roberto Lavagna pretendía ser el candidato de unidad, de consenso, de la oposición no kirchnerista. Coqueteó durante varios meses con Alternativa Federal, pero sin cerrar acuerdo con el espacio ante la pretensión de exceder los límites del peronismo, mientras sumaba al socialismo santafesino con pretensiones de retener la provincia y al GEN de Margarita Stolbizer.

 

No obstante, el cierre de alianzas y los acuerdos de ampliación de las dos principales fuerzas lo dejaron con menos de lo que pretendía. Alternativa Federal se desarmó y sólo uno de los cuatro integrantes originales se sumó a su candidatura (su vice, Juan Manuel Urtuibey), tuvo que sumar de apuro peronistas sin votos ni estructuras y sus socios socialistas quedaron de capa caída tras perder la elección en Santa Fe. Desde entonces, Lavagna intenta darle mayor densidad a su candidatura. Con el discurso antigrieta como principal anclaje, impronta centroprogresista (como le gusta llemarle) y la necesidad de sumarle nuevos elementos. En ese sentido, el economista estuvo ayer en Santa Fe, como anticipo de campaña, intentando cosechar el apoyo de los sectores que acompañaron al socialismo y diferenciarse tanto de Juntos por el Cambio como de Frente de Todos. El acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea fue una muestra. “Tengo una visión positiva pero prudente, aunque mientras no esté el texto completo no se puede hacer una evaluación de ventajas y daños”, sostuvo, intentando tomar distancia de unos y de otros.

Te puede interesar:  Pérsico, secretario de Economía Social: "Tenemos que salir de los planes sociales hacia el trabajo en blanco"

 

Lavagna participó del seminario “Diálogo por la Argentina” junto al gobernador Miguel Lifschitz y su vice Urtubey. En la ocasión estuvo buena parte del gabinete santafesino, que ya prepara su transición-despedida. Entre ellos, los ministros radicales de Trabajo y Seguridad Social Julio Genesini y de Seguridad, Maximiliano Pullaro, y el vicegobernador Carlos Fascendini. A ellos se les sumó la intendenta de Rosario, Mónica Fein, que se despide de su cargo y no pudo lograr la senaduría por su departamento, y el intendente electo de Santa Fe, el socialista Emilio Jatón.

 

En su discurso, el economista señaló que “la presencia de un camino intermedio, de una democracia más civilizada” no representa “ni el pasado ni el presente sino un proyecto a futuro” para Argentina. “Ni Macri ni Cristina. Los que se dejaron atraer de un lado o de otro, allá ellos”, afirmó.

Te puede interesar:  Kicillof posterga el Presupuesto y busca declarar emergencia

 

Consenso Federal saca cuentas y busca entusiasmarse, aunque no tenga motivos políticos para hacerlo. Cerca del binomio sostienen que existe el 40% de la sociedad que se resiste a votar por Mauricio Macri o por Alberto Fernández, pero no consiguen captar su atención. A ese electorado intentará apuntar su discurso, todavía muy enfocado a la cuestión económica. “La tentación de intentar llevar la segunda vuelta a las primarias es una subestimación de la gente. La gente tiene claro que la opción entre uno y otro es en noviembre, en el balotaje, no antes. Entonces, planteamos que la gente en agosto y en octubre puede elegir y en noviembre, optar”, sostuvo el gobernador salteño en el mismo sentido.