Inicio » Internacional » La otra elección: el plebiscito que podría llenar de militares las calles de Uruguay

La otra elección: el plebiscito que podría llenar de militares las calles de Uruguay

3 de julio, 2019

Lo que parecía un oasis rioplatense en materia de seguridad no puede parar de subir sus tasas de robos y homicidios. Según cifras oficiales, durante 2018 en Uruguay hubo 414 homicidios, un récord que impactó en la opinión pública de un país con 3,5 millones de habitantes.

 

Fueron los vecinos junto al senador Jorge Larrañaga quienes entraron en acción y en menos de un año, lograron juntar 407.000 firmas para convocar en las elecciones de octubre a un plebiscito nacional que se prepone otorgar participación a 2000 militares en la seguridad pública.

 

Además de fuertes cambios en el código penal, como la incorporación de la cadena perpetua para casos de violación y asesinato de menores, sicarios y asesinos múltiples; eliminar las libertades anticipadas para los delitos graves y permitir los allanamientos nocturnos si un juez autoriza.

 

Uruguay viene registrando cifras inéditas y alarmantes teniendo en cuenta su corta población y el ascenso de la actividad criminal en pocos años, con un aumento de 45,8% en los homicidios en 2018, lo que elevó su tasa a 11,8 muertos por cada 100.000 habitantes.

Te puede interesar:  Trump exacerba riesgosamente la cuestión racial

 

Tal escenario se puede ver en las noticias de los medios uruguayos y tuvo su especial atención en las campañas para las internas de los candidatos presidenciales.

 

Para convocar a un plebiscito se requería que firme 10% del padrón, cifra sobrepasada por quienes proponen estas medidas, casi una sexta parte del electorado.

 

La campaña tiene otro punto destacado ya que fue impulsada en solitario por el senador Larrañaga, en minoría dentro del opositor Partido Nacional, y además contó con el rechazo del actual gobierno y la indiferencia de la mayor parte de los líderes opositores.

 

El flamante candidato a la presidencia por el Partido Nacional, Luis Lacalle Pou, dijo esta semana que no va a votar el plebiscito para reformar la Constitución en materia de seguridad, que propone la campaña “Vivir sin miedo” promovida por Larrañaga.

 

El registro delictivo de Uruguay es bajo frente a países como México, Brasil y El Salvador (con 27, 30 y 50,3 muertes violentas por cada 100.000 habitantes respectivamente), pero ya duplica el de Argentina, triplica el de Chile y muchos creen que si no se toman medidas urgentes, empeorará.

Te puede interesar:  Trump exacerba riesgosamente la cuestión racial

 

El jefe Policía de Montevideo, Mario Layera, dijo meses atrás al diario El Observador que Uruguay está rumbo a ser tan violenta como El Salvador, porque cayó en una “anomia” y las leyes ya no se cumplen.

 

En tanto, el presidente Tabaré Vázquez ganó las elecciones de 2014 prometiendo bajar un 30% los robos violentos, pero aumentaron dramáticamente. Según cifras oficiales, las denuncias de estos delitos en 2018 se incrementaron 53,8% respecto a 2017.

 

Según un informe especial de InsightCrime, una fundación que investiga la situación del crimen en las Américas, el narcotráfico está jugando un rol central en Montevideo y destacan una creciente sofisticación de las redes criminales que han echado raíces alrededor de los principales clubes de fútbol.

 

 

Dejá un comentario