La crisis del mercado laboral

Call Center trabajo mercado laboral - inclusión laboral


Por Matías Ghidini Gerente General GhidiniRodill y autor del libro “Mi Trabajo Ahora”

 

El flamante y áspero 10,1% de la tasa de desocupación informada por el Indec para el primer trimestre del 2019 (+1% versus mismo período de 2018) dejó, una vez más, al descubierto la estructural crisis del mercado laboral argentino.

 

La peor cifra en 13 años (hay que remontarse al tercer trimestre del 2006 para encontrar otro valor de dos cifras, cuando fue de 10,2%) no es consecuencia exclusiva de la segunda temporada de recesión económica. Lógicamente, el contexto adverso desnuda aún más los errores. Pero existen, además, fallas de fondo que deben corregirse. Vicios de construcción de un modelo de trabajo que navega en la mediocridad, la improvisación y el cortoplacismo.

 

A esta altura, la eterna deuda pendiente de la reforma laboral debiera ser la piedra fundacional de la reconstrucción. Revisión que ciertamente debiera exceder la exterminación de la industria del juicio, genuina pandemia de las Pymes locales. Nadie debiera pagar de más y/o cobrar de menos por intermediarios que hacen sus negocios sin aportar nada más que la picardía criolla.

 

Pero la agenda de la reforma debiera ser más abarcativa. Se impone aggiornar el actual marco legal a las modalidades de trabajo de las nuevas generaciones: esquemas part-time, freelancers, home-office o por proyectos debieran estar debidamente encuadrados en un adecuada y actualizada legislación, promoviendo así la incorporación de nuevos (y jóvenes) trabajadores formalmente al sistema del trabajo.

Te puede interesar:  El dólar baja en el mundo, pero está subiendo en Argentina

 

Asimismo, el Estado podría incentivar -nuevamente desde las leyes- el estudio de nuestra juventud por aquellas carreras universitarias/terciarias escasas que el país precisa para su desarrollo. ¿Cómo? A través de subsidios monetarios concretos para quienes deciden optar por las mismas. Desde la otra vereda, este mismo beneficio económico (seguramente bajo el paraguas de exenciones impositivas), podría sr aplicable a aquellas compañías que aumentan sus plantillas con altas de perfiles escasos para el mercado laboral.

 

Argentina precisa a gritos, desde hace varias décadas, un sesudo planeamiento estratégico de sus recursos humanos. Es decir, que profesionales necesitará, para sus próximos treinta años, para el modelo productivo de país definido. Una política de Estado que exceda la ideología política y el presidente de turno.

 

Hoy, Vaca Muerta asoma como la inesperada y enorme oportunidad de desarrollo económico para el país. Pero hoy, en Argentina, por cada 100 abogados que se reciben, los hacen 31 ingenieros. Y para cuando a futuro el ecosistema Vaca Muerta se encuentre operando en régimen, demandará aproximadamente 300 Ingenieros en Petróleo. Hoy nuestro país produce apenas 60. Es evidente que mucho debe ajustarse y cambiar de fondo. Debiera ser grande la autocrítica y muchísimo por corregir cuando en nuestro heterogéneo e imperfecto mercado laboral conviven casi 1.400.000 personas desocupadas (según Indec, para los 31 aglomerados urbanos) con empresas que confirman su incapacidad para encontrar el talento profesional que precisan (por ejemplo, perfiles de sistemas, ingenieros, enfermeros
y actuarios, entre otros).

Te puede interesar:  La era adaptativa

 

Es clara, evidente e ingrata la desconexión entre demanda y oferta laboral. En nuestro país sobran psicólogos, abogados, economistas y hasta periodistas. Países desarrollados como Alemania, y hasta Brasil, generan 1 ingeniero cada 2.000 y 4.000 habitantes, respectivamente: Argentina, 1 cada 6.000. La única salida es la planificación estratégica de todo el sistema involucrado. Estado, universidades, escuelas, empresas y sindicatos debieran trabajar en conjunto, articuladamente, a largo plazo, para comunicar, promover y empujar la generación de mano de obra para la demanda laboral del futuro. Un desafío mayúsculo que Argentina ya no puede posponer más.






Diario EL ECONOMISTA

viernes 06 de diciembre, 2019
Edición N° 4282
TEL 4-314-7680
Paraguay 776 C1057AAJ
Director Responsable: Juan Radonjic
Propiedad de Esecom SA
RNPI Nº 66640933