Alberto F. busca que cumbre con Schiaretti sea algo más que protocolar

Alberto Fernández, ayer, junto a Kicillof y Massa


Alberto Fernández se ocupó de manera personal de gestionar el encuentro con Juan Schiaretti, gobernador de Córdoba. Y el senador Carlos Caserio, flamante presidente del bloque Justicialista en la Cámara Alta, fue clave para tender el puente. Ambos saben que la provincia, gobernada desde 1999 por el peronismo, pero distante de la gestión kirchnerista, será importante en la definición de la carrera presidencial. Como lo fue en 2015, tal vez. A las 16.30, en el centro cívico de la capital provincial, compartirán charla y foto.

 

“En el marco de las visitas que los candidatos presidenciales realizan a Córdoba, el gobernador Schiaretti recibirá a Alberto Fernández en el Centro Cívico del Bicentenario”, posteó la cuenta el gobierno de Córdoba. Convocatoria muy protocolar que desde el Frente de Todos intentarán convertir en gesto de aceptación o de acuerdo posible.

 

“La reunión tiene que servir para encontrar coincidencias, no sé si a nivel electoral, pero sí respecto de la relación que un futuro presidente tiene que tener con Córdoba”, sostuvo Caserio, aliado histórico del fallecido Juan Manuel de la Sota y legislador cercano a Schiaretti. “Alberto sabe que hubo un déficit con la provincia y lo tiene que remediar. Tiene que ser lo sumamente convincente con el gobernador y los cordobeses para que le crean. Yo le creo”, agregó en una entrevista con La Voz del Interior, preparando el terreno.

 

Haciendo Córdoba o Unión por Córdoba, el sello histórico del peronismo de la provincia va con “boleta corta” en las PASO y las generales. Es decir, no acompañarán a ninguna fórmula presidencial. Schiaretti, como líder del espacio, marcó la estrategia, ligada a la implosión de Alternativa Federal, el espacio que pretendía ser una tercera opción y que se quedó sin representación. Miguel Angel Pichetto será precandidato a vicepresidente de Mauricio Macri, Sergio Massa encabeza la lista de diputados nacionales por la provincia de Buenos Aires del Frente de Todos y Juan Manuel Urubey integra el binomio con Roberto Lavagna.

Te puede interesar:  Scioli, la carta albertista para lidiar con Bolsonaro

 

“Sé que Schiaretti ha tomado la decisión de no intervenir en la elección nacional. La respeto. Es un gran gobernador más allá de que me acompañe o no. Lo que debemos hacer es reencontrarnos con los cordobeses y con todos”, señaló Fernández en su paso por Mar del Plata, durante el fin de semana largo. “No me imagino una Argentina sin Córdoba. Es una provincia enorme, rica en cultura, producción e historia. De verdad quisiera que me ayuden a dar vuelta la página del desencuentro”, insistió el precandidato a presidente.

 

No quedar descolocado en la puja nacional inquieta a Schiaretti. Sin poder convertirse en gran elector, como pretendía luego del holgado triunfo que obtuvo en las elecciones provinciales, propuso un repliegue táctico. La imagen de equidistancia que pretende mostrar respecto de los precandidatos a presidente tiene que ver con eso. También la opción de la “boleta corta”.

 

De las nueve bancas que se renuevan en la provincia, cinco pertenecen a Cambiemos, una al Frente para la Victoria, una a Forja y dos al espacio de Schiaretti. El gobernador pretende renovarlas. Carlos Gutiérrez y Claudia Martínez serán sus candidatos. Gutiérrez, legislador provincial, es el que trata de mediar entre las partes. Caserio y Martín Gill, intendente reelecto de Villa María, son los más proclives a apoyar la fórmula del Frente de Todos, mientras que otros sectores apuestan por la neutralidad o no verían mal un triunfo de Juntos por el Cambio.

Te puede interesar:  Procesan a Aranguren y a Laura Alonso en la causa que investiga beneficios a Shell

 

De campaña en Necochea

 

El precandidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, celebró ayer el Día de la Independencia en Necochea junto al postulante a gobernador, Axel Kicillof, y el jefe del Frente Renovador, Sergio Massa. Juntos apoyaron la candidatura a la reelección del intendente massista Facundo López.

 

“El 9 de Julio es una fecha emblemática. Nos dieron la Independencia una serie de próceres que, según dice el Presidente se habían angustiado ese día, pero yo creo que debe haber sido el día más feliz de sus vidas: el día en que declararon la Independencia de la Argentina, de las Provincias Unidas del Río de la Plata. Nadie se iba a angustiar por eso, nadie”, señaló el dirigente.

 

“La etapa que viene tiene que tener el aprendizaje de nuestros propios errores, vamos a poner de pie a la Argentina. No tengo dudas de que el 10 de diciembre Axel será gobernador y Alberto será presidente”, dijo Massa.






Diario EL ECONOMISTA

viernes 06 de diciembre, 2019
Edición N° 4282
TEL 4-314-7680
Paraguay 776 C1057AAJ
Director Responsable: Juan Radonjic
Propiedad de Esecom SA
RNPI Nº 66640933