Macri jugó fuerte y eligió a Pichetto como su vice

12 de junio, 2019

Macri Pichetto mercado electoral

“Los argentinos nos enfrentamos a una oportunidad histórica para consolidar nuestra democracia. En las próximas elecciones decidiremos si queremos vivir en una república o volver a un autoritarismo populista”, irrumpió en las redes sociales el presidente Mauricio Macri para oficializar lo que ya circulaba como rumor.

 

“Para todo esto necesitaremos construir acuerdos con mucha generosidad y patriotismo donde todos los argentinos que compartan estos valores aporten desde su lugar. Por todo esto quiero anunciarles que Miguel Ángel Pichetto me acompañará como candidato a vicepresidente de la Nación”, agregó el mandatario, para darle cuerpo al anuncio, que circulaba como posibilidad o reguero de pólvora, desde luego del mediodía.

 

“Es un hombre de Estado, que con el correr de los difíciles años de gobierno supe conocer y respetar por su compromiso con la Patria y las instituciones”, completó sobre el senador rionegrino, actual presidente del bloque Justicialista en el Senado. De esta forma, el dirigente peronista se convirtió en su compañero de fórmula 24 horas antes del cierre de alianzas y 10 días antes del cierre de listas.

 

“No hubo ninguna duda en aceptar con coraje este desafío que tiene la Argentina”, dijo Pichetto al confirmar la información que había anunciado el propio Macri a través de su cuenta de Twitter. El radicalismo, pese a que pretendía que uno de sus dirigentes fuera en la fórmula con Macri, aceptó a Pichetto como parte de la fórmula y envió sus mensajes de felicitaciones. “La necesidad de mostrar que Cambiemos tiene además de competitividad electoral condiciones de gobernabilidad que reparen sustancialmente los limitantes expresados entre 2015 y 2019, explica la apertura de la fórmula presidencial”, dijo Ernesto Sanz, por ejemplo, uno de los mencionados en los días previos para ocupar el cargo.

 

“Me ha honrado con esta invitación para que lo acompañe. Inmediatamente le dije que sí. La Argentina tiene el desafío de salir unido en un camino de desarrollo”, sostuvo Pichetto en conferencia de prensa. Y agregó: “No tengo una visión desesperanzada del país y en ese hemos coincidido con el presidente. Renuncio a la presidencia del bloque que presido”.

 

“Espero estar a la altura de las circunstancias. Es un rol que estoy seguro que voy a poder cumplir con responsabilidad, con humildad y sabiendo cuáles son los límites que tiene ese rol. Acá es el Presidente el que ha decidido convocarme”, concluyó el rionegrino. La semana pasada, en una entrevista televisiva, Pichetto había sugerido que en un posible balotaje entre Macri y Alberto Fernández se inclinaría por el actual mandatario.

 

Por su parte, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, sostuvo que en el Gobierno estaban “muy contentos de que el senador Pichetto haya aceptado la propuesta de acompañar al Presidente” y dijo que están abiertas las puertas del oficialismo para todos aquellos que “compartan nuestra agenda, nuestros valores, de una democracia republicana, con libertades y abierta al mundo, y no regresar al autoritarismo populista que gobernó en años anteriores”. Además, el funcionario remarcó que el Presidente previamente a tomar la decisión “escuchó a todos los que sugirieron nombres y perfiles” para el cargo y que fue consultada con el radicalismo y la titular de la Coalición Cívica, Elisa Carrió.

 

Desde la oposición se mostraron entre ajenos y sorprendidos por la designación. El kirchnerismo se abocó a cerrar el acuerdo con Sergio Massa y a ofrecer el primer acto de campaña fuera de la provincia de Buenos Aires, con Cristina Kirchner en Santiago del Estero. En tanto, tanto el gobernador salteño Juan Manuel Urtubey como el economista Roberto Lavagna ratificaron sus postulaciones.

 

Opinión de Lucio Guberman, Politólogo

 

1. ¿Qué aporta Miguel Pichetto a la fórmula?

Tiene por objetivo darle tranquilidad a los mercados más que una ganancia electoral. Difícilmente aporta votos peronistas. Pichetto no es un dirigente de alcance electoral. Lo que habrá que evaluar con una batería de estudios, que seguramente el Gobierno ha evaluado, es si no tensiona al núcleo duro de Cambiemos que tiene un sesgo marcadamente antiperonista. Intuitivamente me resulta extraño que de favorable una fórmula con Pichetto cuando uno ve que el núcleo favorable al Gobierno es “anti”.

 

2. ¿Cómo afecta a la coalición gobernante?

Entiendo que la relación con el radicalismo estará aún más tensionada. A los sectores como el de Ricardo Alfonsín o Federico Storani ya estaban molestos con esto estarán colapsando. No veo forma de que queden dentro de la coalición. Me parece que las consecuencias de esta decisión no son tan obvias. Habría que ver qué predomina en el radicalismo: si entiende que sin una pata peronista el Gobierno estaba débil o si finalmente se le cedió un lugar requerido por ellos a quien no suma votos.

 

3. ¿La jugada acelera la polarización?

Esto acelera la polarización. Claramente es otro jugador más que le sacan al espacio intermedio. O podemos decir que un constructor del espacio del medio termina en uno de los dos lados de la grieta. Hoy todo apunta a que Sergio Massa se estará reuniendo con Alberto Fernández para avanzar en un acuerdo. En ese escenario el espacio del medio queda muy raleado. El espacio central termina siendo compartido por los dos extremos de la grieta.

 

Opinión de Carlos Fara, Analista

 

1. ¿Qué aporta Miguel Pichetto a la fórmula?

Creo que la inclusión de Pichetto es una señal política más que electoral. Algo similar sucedió con la inclusión de Alberto Fernández en la fórmula del peronismo. Es una señala para el establishment, para los mercados y para la gobernabilidad. Al mismo tiempo Pichetto no tiene votos, no tiene territorio, no tiene gobernadores y en los próximos días tampoco va a tener el poder de fuego del bloque del PJ en el Senado, porque buena parte de esos senadores conformarán un bloque nuevo distante del Gobierno.

 

2. ¿Cómo afecta a la coalición gobernante?

La clave es qué negoció Mauricio Macri para contener a la UCR, teniendo en cuenta que no le está entregando la candidatura a la vicepresidencia. Si bien Alfredo Cornejo celebró la decisión de incluir a Pichetto, entiende que entre los radicales en general hay ruido por debajo de la superficie con muchos dirigentes que se ven obligados a apoyar una fórmula que suma a un dirigente que hasta ayer era el representante de los gobernadores ante el Gobierno. Si bien el voto radical no tiene dónde irse, va a generar tensiones.

 

3. ¿La jugada acelera la polarización?

Se acelera la polarización por defecto de la tercera vía. Era una gran promesa hace poco tiempo atrás y después, entre las actitudes de Roberto Lavagna, las de Sergio Massa, el poco poder de fuego de lo que iba quedando a Pichetto, Juan Manuel Urtubey y Juan Schiaretti, el espacio se fue diluyendo. Hoy es más difícil explicarle al votante desencantado de Macri que tiene que ir a votar a Lavagna si la dinámica es polarizadora. Además hay que sumar la salida de la grilla de Massa, cuyo voto es más antimacri que anticristina.

Dejá un comentario