Fiat se aleja de las conversaciones con Renault y culpa al gobierno francés

6 de junio, 2019

Fiat Chrysler retiró abruptamente su oferta para fusionarse con Renault después de que la junta del fabricante de automóviles francés, a punto de aprobar el acuerdo, pospuso una decisión por segunda vez.

 

Las acciones de ambas compañías cayeron en las primeras operaciones, con Renault cayendo hasta 8% en París y Fiat hasta 3,8% en Milán. Un acuerdo habría creado una empresa con un valor de mercado combinado de unos US$ 39.000 millones.

 

El movimiento audaz de Fiat, que iba a cerrar un acuerdo que crearía al tercer fabricante de automóviles más grande del mundo, se produjo después de que los directores de Renault finalizaron una reunión de una hora de duración que se prolongó hasta el miércoles por la noche. El estado francés, su mayor accionista y la voz más importante en el consejo, hizo una última solicitud para que se pospusieran las definiciones. Dijo que necesitaba estudiar el borrador en detalle.

Te puede interesar:  Odebrecht en bancarrota: es la mayor quiebra corporativa en América Latina

 

“Ha quedado claro que las condiciones políticas en Francia no existen actualmente para que una combinación de este tipo proceda con éxito”, dijo Fiat en un comunicado que cerró la oferta.

 

Si bien Fiat apuntó directamente al gobierno francés, propietario de una participación del 15% en Renault, por arruinar el trato, dejó la puerta abierta para un posible reavivamiento de conversaciones usando la palabra “actualmente”. El ministro de Presupuesto francés, Gerald Darmanin, dijo hoy que el gobierno estaría abierto a un nuevo enfoque de Fiat para Renault en el futuro.

 

“Tal vez mañana o pasado mañana o la próxima semana podamos hablar nuevamente con este gigante italiano”, dijo Darmanin en la radio France Info.

Te puede interesar:  Lopetegui: “Las inversiones fueron cuantiosas”

 

La ruptura de las conversaciones justo cuando parece que hay un acuerdo en la mano también deja al presidente de Renault, Jean-Dominique Senard, en una posición difícil, ya que no ha utilizado sus habilidades diplomáticas para que todas las partes estén de acuerdo. Además de las demandas del estado francés, los sindicatos franceses estaban preocupados por los empleos y Nissan se sintió traicionado por un socio con el que ya estaba tratando de suavizar las relaciones.

 

Se necesitó más tiempo para tranquilizar a la parte japonesa y explicar el acuerdo, dijo un funcionario del gobierno francés, que pidió no ser identificado. El gobierno encabezado por Emmanuel Macron se sorprendió de que Fiat se moviera tan rápidamente para retirar su oferta.

Dejá un comentario