Inicio » Economía » “Estamos procurando un cambio cultural en el Banco Nación”



“Estamos procurando un cambio cultural en el Banco Nación”


18 de junio, 2019



El viernes por la tarde, el presidente del principal banco del país habló ante más de 400 gerentes de la entidad que habían llegado de todo el país para escuchar sus palabras y había otros 350 conectados vía streaming. El presidente habló durante más de 40 minutos: en su alocución hubo pocos números, no se habló del ROE, el ROA, el Ebitda ni hubo gráficos complejos con estadísticas sobre riesgos crediticios, morosidad ni otras típicas variables financieras.

 

Más bien, las palabras de Javier González Fraga, presidente del Banco Nación Argentina (BNA), fueron motivacionales y buscaban tocar otras fibras entre los funcionarios jerárquicos de la entidad fundada en 1891 por iniciativa de uno de los políticos más pensantes que haya tenido el país: Carlos Pellegrini. El contexto fue el III Encuentro Federal de Gerentes, que se realizó el viernes en el Salón de Actos de la Casa Central del BNA y el marco más amplio, el cambio cultural que González Fraga busca imprimir en el BNA para que abandone su mirada “endogámica”.

 

Fraga Banco Nación bna

 

Tras la entonación del Himno Nacional y el tradicional “buenas tardes, Banco Nación”, González Fraga dijo: “Qué bueno es estar haciendo el III Encuentro Federal de Gerentes. ¿Cuántos apostaban a que iba a haber tres encuentros, cuando comenzamos en abril de 2017? Es algo que hace décadas no se hacía en el BNA”, señaló, aunque aclaró que el encuentro era más modesto y austero (el anterior se hizo en el CCK), a tono con los tiempos que corren por el país.

 

Cambio cultural

 

Como introducción y marco a su disertación, el banquero dijo: “Estamos procurando un cambio cultural en el BNA, algo que perdure en el tiempo (…) Un cambio cultural para tener un BNA eficiente, moderno, ágil y concentrado en el cliente, y no en sí mismo. No somos un banco más y no sólo somos el banco más grande. Además de eso, tenemos una misión distinta y es colaborar con la transformación del país y ser protagonistas de una Argentina diferente. Tenemos que ser un banco menos endogámico y como si fuéramos una familia hacia adentro. El BNA no puede ser una isla de prosperidad en un mar de dificultades o estancamiento. Tenemos que decirlo, por más que nos cueste entender y mirar más allá de nuestro bienestar personal. Como funcionarios del BNA, nuestra misión no se agota ahí. Más allá del debate sobre la autarquía, no es cierto que el banco sea dueño de sí mismo. El BNA es propiedad de los argentinos: no nos olvidemos esto ni por un instante. Si entendemos esto, estamos en el camino correcto (…) Hay que seguir avanzando porque los cambios llevan tiempo, pero lo importante es que estamos en el camino correcto. Como dice el presidente Mauricio Macri, no creo en los atajos sino en los cambios paso a paso porque esos son los que quedan en el tiempo”.

 

 

Más allá de los progresos recientes, la serie histórica larga muestra a un banco estancado. “Desde 1970, el BNA no puede mostrar un progreso como institución: éramos el 25% del sistema en préstamos, cuando asumí éramos el 10% y hoy estamos cerca del 14%. Tenemos que volver a aspirar a recuperar nuestro tamaño”, dijo González Fraga a la familia del BNA.

Te puede interesar:  Mientras la producción de petróleo se concentra, la de gas se diversifica

 

Con elegancia y sin dar nombres, hubo algunos llamados de atención a gestiones y mecánicas recientes. “En los últimos años, con tasas de interés e inflación elevada, contar con recursos de Tesorería sin costo hacía fácil mostrar ganancias en los balances, pero era engañoso. La idea de recibir fondos gratis de Tesorería y colocarlos en Lebac podía resultar rentable en la foto, pero era una película peligrosa. Alguien se iba a preguntar para qué está el BNA. El sentido de nuestra gestión es volver a los orígenes de la misión. Estamos para hacer lo que no hace el resto de la banca, como decía Pellegrini. Prestarle a las pymes, los microemprendedores, las familias de menores ingresos e ir a los lugares remotos del país. Es más difícil que prestarle a una familia para una segunda casa en un country, pero esa no es nuestra misión”, resaltó González Fraga.

 

Con audacia, pero con criterio, también. “Tenemos que cuidar nuestro patrimonio porque, si no lo hacemos, tampoco seremos exitosos”, remarcó. “Tenemos que ser anticíclicos porque somos parte del equipo económico. Está dicho en nuestra Carta Orgánica. No somos una isla autárquica. Nuestra misión es colaborar permanentemente con el éxito de la política económica”, señaló.

 

Federalismo y sentido

 

El eje federal fue central en sus palabras y recordó que la primera sucursal del BNA se abrió en Chilecito, tan solo nueve meses después de la Casa Central. “Tenemos que ser un banco federal. Mientras el mundo debate si hay que tener más o menos sucursales, el BNA tiene que tener muchas más. Nuestro sistema financiero está subdesarrollado y todavía tenemos mucho para crecer antes de plantearnos si es rentable abrir una sucursal en una localidad de 2.000 habitantes. Todavía tenemos que ocupar más el territorio nacional y llevar los servicios bancarios a más localidades”, dijo y aclaró que deben ser sucursales modernas y ágiles, como las últimas que se han inaugurado. “Hay que crecer en base a las sucursales. Eso no implica debilitar Casa Central sino que esta debe estar al servicio de los sucursales, que hoy están dando 80% del crédito. Nosotros debemos mirar a las sucursales, y no al revés”, dijo, luego. El plan del González Fraga es llegar pronto a las 1.000 sucursales: hoy, el BNA tiene 750 puntos de atención.

 

“Tenemos que ser un banco con valores humanos y nuestra misión no debe ser la autosatisfacción sino la del cliente, que es el dueño del banco. Estamos al servicio del que entra al BNA y el que no entra, hay que ir a buscarlo, como hacemos con los microemprendedores. Esto tiene que calar más hondo”, pidió González Fraga a la línea gerencial.

 

Salir a captar

 

“La política de financiamiento ya no se puede apoyar en los depósitos públicos. Quizás no los tengamos en el futuro y no van a ser gratuitos. Tenemos que salir a captar depósitos privados, tanto en pesos como en dólares. Los gerentes tienen que saber que deben salir a capturar esos depósitos”, dijo y mencionó que está trabajando para que haya más flexibilidad interna para mejorar las tasas “porque la tasa de pizarra hoy parece un chiste y no es nada atractiva”.

Te puede interesar:  La Fed bajó la tasa un cuarto de punto

 

Allí reside no sólo el futuro del BNA sino, también, el del sistema financiero en su conjunto. “Argentina tiene una escasez de ahorro en pesos y el ahorro en el exterior cuadriplica el que hay en el país. Eso se llama salir a ofrecer tasas atractivas para que la gente traiga sus ahorros a Argentina. Ahí está la clave del reclamado crecimiento del sistema financiero de Argentina”, arengó.

 

“No tengamos miedo a incorporar tecnología porque nos va a ayudar. Hagamoslá jugar a favor nuestro. No tengamos miedo, capacitémosnos, animémosnos a incorporar recursos de afuera y no nos cerremos”, dijo el banquero ante la atenta mirada de los gerentes y los más altos funcionarios del BNA, entre ellos, el recientemente incorporado Lucas Llach, como vicepresidente.

 

El mensaje

 

“Disfruten de lo que hacen y luchemos por mejorar la imagen del BNA”, agregó el banquero y anunció la idea de relanzar los voluntariados. “Ustedes están en un banco público, y no en uno privado, por algún motivo. Porque una parte de ustedes se satisface trabajar por una organización íntimamente ligado al Estado Nacional. No es obligatorio y por eso se llama voluntariado, pero piensen que pueden hacer por sus comunidades. El BNA los va a acompañar con tiempo y recursos”, remarcó.

 

Por último, González Fraga dijo: “Sean enérgicos y hagan cosas; energizantes y contagien; jueguen a los límites y sean audaces y, por último, ejecuten y que no sea solo una actitud”.

 

Queda claro que el entusiasmo por ser parte del BNA es algo que el propio González Fraga comparte y tampoco es casual la elaboración del Plan Estratégico 2019-2023. “Formalmente, mi mandato termina en diciembre, pero estará feliz si, en 2020, puedo presidir el IV Encuentro Federal de Gerentes”, había dicho al inicio del discurso y aclaró que no eran palabras de despedida. Sus comentarios finales ratificaron ese entusiasmo. “Nos vemos en el IV Encuentro Federal de Gerentes”, dijo.

 

***

Acuerdo con la OEI

 

La semana pasada, el BNA firmó un convenio con la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) con el objetivo de desarrollar de manera conjunta programas, proyectos y actividades de cooperación en los campos de educación, ciencia, cultura, desarrollo e inclusión social. En el acuerdo participaron el presidente del BNA, Javier González Fraga; el secretario general de la OEI, Mariano Jabonero; el director adjunto de la OEI Argentina, Luis Scasso y el director del BNA, Jorge Lawson. “Estamos redefiniendo el Banco Nación, impulsándolo como un banco inclusivo y haremos lo que los demás bancos no hacen: un banco federal y ético con valores. Esta es la tarea de un banco público”, destacó González Fraga. “Entre diversas acciones, este convenio permitirá la implementación de una metodología de sistematización de los procesos del Programa ‘Nación Emprende’ con el aval de un organismo internacional, para poder transferir un método inclusivo de financiamiento para emprendedores y microempresas a otras entidades, tanto nacionales como internacionales”, afirmó Lawson.

 

Dejá un comentario