Inicio » Economía » El Gobierno busca extender el “momentum Pichetto”

El Gobierno busca extender el “momentum Pichetto”

18 de junio, 2019

Macri Pichetto mercado electoral

Por Alejandro Radonjic

 

Luego de las potentes subas del martes y miércoles, el “rally Pichetto” parece haber llegado a su fin. Eso no implica, sin embargo, que el mercado empezará a escupir los activos de Argentina sino, más bien, que comprará un poco menos y más selectivamente. Parece haber coincidencia entre los operadores.

 

La incorporación de Miguel Angel Pichetto fue muy bien recibida por los participantes del mercado, pero también es cierto que no generó un sismo en los sondeos, es decir, aun es debatible cuántos votos suma el nuevo VP a la fórmula de Juntos por el Cambio. Mostró apertura política y voluntad de poder por parte de Mauricio Macri pero, si el hombre oriundo de Banfield no trae consigo más compañeros peronistas, el efecto electoral puede ser bastantes acotado. Así, y considerando que hoy todos los trades son más políticos que técnicos, lo mejor sea esperar desde afuera, sobre todo en aquellos inversores sin tanta tolerancia a los riesgos.

 

El dato  El tipo de cambio bajó 2% en la semana y cerró en $43,97 (MAE)

 

“Creemos que el reciente incremento en los bonos ofrece una oportunidad para reducir posiciones en Argentina, ya que los precios reflejan 60% de probabilidades de que Macri gane la elección y una posible compresión a 450 puntos básicos en ese escenario, ambos demasiado optimistas en nuestra opinión”, dijeron desde Balanz Capital.

 

Un poco más taxativo fue Lorenzo Sigaut Gravina, desde Ecolatina. “Excesiva euforia del mercado por fórmula Macri-Pichetto. Aporta gobernabilidad a posible segundo mandato, pero no está claro que la estrategia sume votos. Además, alianzas no ayudan al Gobierno: Massa fortalece dupla Fernández y Lavagna-Urtubey atrae votantes decepcionados de Cambiemos”, dijo a través de Twitter.

 

El riesgo país también cayó y cerró en 845 unidades (-100 puntos en la semana). A la vez, el CDS a 5 años quedó en 1.010 puntos, -129 puntos en la semana.

 

“Como hace meses, las elecciones marcarán el rumbo de los precios. Dada la bocanada de aire fresco que tuvo el Gobierno esta semana, posiblemente llegue algo mejor a las PASO. A estas alturas y tan cerca de agosto, creo que veremos algo de volatilidad en torno a cómo vayan las encuestas, pero difícilmente recuperaciones como las que vimos esta semana. Hora de ir eligiendo con qué porcentaje de activos domésticos transito las elecciones”, dijo Juan José Battaglia desde Cucchiara & Cía. En una línea similar se ubicaron desde Santander Rio. En un Strategy Report firmado por Walter Chiarvesio, Antonella Rapuano y Miguel Orgoroso, muestran optimismo (o, como se suele decir, “una visión constructiva”) y creen que puede seguir el “momentum”, pero aconsejan selectividad.

Te puede interesar:  ¿Por qué no baja más la inflación y cómo seguirá en los próximos meses?

 

La otra palanca

 

Pero, además de la inclusión de Pichetto, también están ocurriendo otras cosas y nada menos que en una esfera no menor: la economía, el punto más débil del Gobierno. En ese frente, la Casa Rosada también respira por algunos progresos leves y proyecciones auspiciosos, sobre todo en variables claves: consumo privado, salario real y variación del dólar. Las tres se vinculan e invitan a pensar en mejores meses justo en la época de definiciones y en la que los votantes menos ideologizados (los famosos “independientes” que las encuestas captan como indecisos y rondan hoy el 15-20% del total) deciden a quién van a apoyar. La inflación parece tener algunos meses por delante debajo de 3% (alta, por cierto, pero alejada del pico de marzo); el dólar sigue manso en la zona de $45 desde el 29-A (cuando Guido Sandleris, con palabras y sin tiras balas, anestesió el mercado) y los nuevos salarios han empezado a llegar. Además, han reaparecido las cuotas con Ahora 12.

 

El S&P Merval trepó 13,53%, con volumen récord y con ByMA como la estrella semanal: +30,14%

 

Si sigue la estabilidad cambiaria, dijo Ecolatina el fin de semana, el consumo de las familias “repuntaría” en la previa electoral por “la mejora, en el margen, del poder adquisitivo” y el “impacto positivo” de las medidas. Además de Ahora 12, están los créditos Anses (ya se entregaron más de 1.000.000), Precios Esenciales –tarifas congeladas, incluidas- y el relanzamiento de ProCreAr.

 

La tasa de política monetaria continúa bajando gradualmente y el viernes cerró en 66,71%, cediendo casi 300 puntos en la semana.

 

Será allí, en el metro cuadrado y el día a día de cada uno, más que en la ingeniería electoral y los sesudas elucubraciones sobre la gobernabilidad del 2020, adonde el oficialismo tiene las mayores chances para pasar al frente en una elección que, faltando poco menos de 60 días, asoma como infartante.

Te puede interesar:  Kantar: Con tres meses de tendencia positiva, mejoran las expectativas económicas

 

***

Muñoz: “Más chances para Macri, pero moneda sigue en el aire”

 

“Si bien la figura de (Miguel Angel) Pichetto difícilmente arrastre votos per se, está claro que la reacción muy positiva de los activos financieros argentinos tras su nominación ayuda a recomponer el capital político de Cambiemos y aumenta las chances de reelección macrista”, dice Federico Muñoz en su último reporte. Más allá de que la inclusión de Pichetto parece apuntar más a 2020 que a 2019, el furor financiero que suscitó su nominación ayuda en el camino hacia las urnas.

 

“El caudal de electores del oficialismo en octubre dependerá críticamente de la extensión de la pax cambiaria y la progresiva desaceleración de la inflación. El brote de entusiasmo financiero que trajo la confirmación de la fórmula del oficialismo hace un buen aporte en pos de esos objetivos”, dijo Muñoz, que pondera del experimentado senador peronista su “gimnasia negociadora” y su discurso, “que exalta la generación de riqueza como vehículo para la creación de empleo, cuestiona el clientelismo y defiende sin rodeos el afán de lucro”. Según Muñoz, “esa defensa abierta del capitalismo, inusual en el debate político nacional y vedada para la militancia del PRO, también dio motivos de festejo al mercado”.

 

Sin embargo, la pelea de fondo sigue abierta, más allá de la mejora relativa. “De todos modos, no se puede perder la perspectiva: el desafío electoral para el oficialismo sigue siendo de una entidad monstruosa dado el muy pobre desempeño económico en el acumulado de los cuatro años de gestión. Con tres años de recesión, inflación récord, caída brutal de los salarios reales, destrucción de empleo formal e informal y el consecuente aumento en la tasa de pobreza, la economía es para el gobierno un lastre muy difícil de remontar frente a un electorado que no necesariamente estará dispuesto a recordar y penalizar la muy pesada herencia kirchnerista. Por ello, y más allá del vuelco de expectativas en la última semana, seguimos evaluando con suma cautela a la contienda electoral. La moneda está en el aire y parecen haber tantas chances de que favorezca a Macri como a los Fernández”, resume.

 

Dejá un comentario