De Michetti a Pichetto

12 de junio, 2019

Por Julio Burdman

 

Se pueden realizar varios paralelismos entre los señalamientos presidenciales de Alberto Fernández y Miguel A. Pichetto. Ambos dirigentes provienen del peronismo moderado, se formaron en el seno de la administración del Estado, y carecen de votos y territorio. Son dos personalidades que aportan solidez, negociación y etiqueta de gobernabilidad. Entusiasman al círculo rojo, aunque no cambien tanto las perspectivas del votante. Son dos síntomas de la Argentina del 2020.

 

Ambos, Fernández y Pichetto, envían mensajes hacia afuera. Para el gran acreedor de los argentinos, el FMI, Fernández es el más digerible de los peronistas K y Pichetto el más simpático de los peronistas. En el caso específico de Pichetto, resuelve muchas dudas que los miembros del círculo rojo nacional y global tienen sobre el Presidente.

 

Se había instalado la idea de un Macri pro mercado pero incapaz de gobernar la Argentina. Pichetto, en cambio, se convirtió en un rostro de la eficacia política. En ese sentido, en lugar de oponerlo con los nombres de los y las que no fueron, hay que compararlo con Gabriela Michetti. Pichetto al frente del Senado -ahora, como posible vicepresidente- aporta prestigio de gobernabilidad en una Argentina en riesgo de crisis financiera.

 

Asimismo, todo esto descoloca en forma definitiva a la tercera vía peronista. Entre quienes se acercaron a CFK y quienes lo hacen con Macri, la avenida del medio se extingue. Quedaría Lavagna con un caudal de votos no despreciable pero insuficiente para terciar. Los macristas puros deberán tragarse este sapo, Macri también, y los kirchneristas puros harán lo propio en breve. La Argentina se viste de crisis y ansias de gobernabilidad.

 

Dejá un comentario