Caos en Hong Kong: acusaciones al gobierno chino y protestas masivas

10 de junio, 2019

Hong Kong tuvo la mayor protesta de la ciudad desde su traspaso del gobierno británico al chino en 1997, con cientos de miles de personas que se oponen a la legislación que permitiría que los sospechosos sean extraditados a China.

 

El proyecto de ley de extradición inmediata generó una oposición inusualmente amplia, desde empresarios y abogados hasta estudiantes, figuras pro democracia y grupos religiosos. En tanto, la líder de Hong Kong, Carrie Lam, prometió hoy impulsar las enmiendas a las leyes que permiten que los sospechosos sean extraditados a China continental.

 

La policía antidisturbios rodeó la legislatura de Hong Kong ante el avance de un grupo de cientos de manifestantes que se quedaron el lunes temprano después de la marcha masiva del domingo que, según los organizadores, llegó a más de un millón de personas, o una de cada siete personas de la ciudad.

 

“No creo que sea una decisión apropiada para nosotros retirarnos de este proyecto de ley debido a los objetivos muy importantes que este proyecto pretende lograr”, dijo Lam a los periodistas mientras estaba flanqueado por los jefes de seguridad y justicia.

 

“Si bien continuaremos haciendo la comunicación y explicando de qué se trata, no ganamos nada con demorar. Solo causará más ansiedad y divisiones en la sociedad “, señaló la mandataria.

 

Las protestas hundieron a Hong Kong en una crisis política, y están ejerciendo una gran presión sobre la administración de Lam y sus lobbistas oficiales en Beijing. Los manifestantes le pidieron directamente que renuncie.

 

Gran Bretaña devolvió a Hong Kong de nuevo a China bajo una fórmula de “un país, dos sistemas” con garantías de que su autonomía y libertades, incluido un sistema de justicia independiente, serían protegidos.

 

Pero muchos acusan a China, una vez más, de entrometerse en muchos sectores, negando las reformas democráticas y restringiendo las libertades, interfiriendo con las elecciones locales y la desaparición de cinco escritores con sede en Hong Kong, a partir de 2015, quienes se especializaron en trabajos críticos en relación a los líderes chinos. Más tarde, todos aparecieron detenidos en China, y algunos realizando supuestas confesiones forzadas transmitidas en Hong Kong.

 

 

Los cambios propuestos le otorga al jefe ejecutivo la facultad de aprobar una extradición después de que haya sido aprobada por los tribunales y el sistema de apelaciones de Hong Kong.

 

China censuró las protestas en las redes sociales

 

Según reportó la CNN, los medios estatales en China se han mostrado duros a favor del proyecto de ley de extradición y la necesidad de aprobarlo rápidamente, minimizando las protestas, cuya cobertura ha estado sujeta a una fuerte censura en las redes sociales chinas.

 

Un periódico nacionalista estatal acusó a las “fuerzas extranjeras” de alentar las protestas. “Algunos residentes de Hong Kong han sido engañados por el campo de la oposición y sus aliados extranjeros para apoyar la campaña contra la extradición”, señaló.

Dejá un comentario