Juntó 360 socios y US$ 2 M por Twitter para hacer chipá: lo recibió Macri

13 de mayo, 2019

El presidente Mauricio Macri recibió hoy en la Casa Rosada al empresario de la alimentación Pablo Ricatti quien, a través de su cuenta personal en Twitter, lanzó un plan de negocios que reunió a más de 360 accionistas interesados en llevar adelante un emprendimiento para personas con celiaquía.

 

Ricatti, cuenta con un pasado en bancos de inversión, lo que le permitió abrirse un camino hasta mesas de dinero. También es un tuitero capaz de viralizar sus ideas y en este caso, sus proyectos. Desde ese lugar suele hacer público cómo le va a su panificadora Salke Fresh, especializada en panes para panchos, ubicada en La Matanza, también habla de finanzas, mercado cambiario, apelando a sus conocimientos adquiridos, años atrás, en las mesas de dinero. Ricatti suele decir que hay que darse cuenta rápido cuando un negocio no funciona.

 

 

 

La convocatoria fue lanzada en la primera semana de abril. “Pregunté cuánto estarían dispuestos a poner cada uno, las respuestas que recibí eran por el doble de lo que yo calculé que necesitaba para levantar de cero la planta, es decir la obra civil, y montar la línea de producción. Primero tiré unos tuits y luego complementé el plan de negocios con un video a través de Periscope”, contó en una entrevista con Clarín este fin de semana previo a la citación del presidente.

 

Qué pasó luego. Ricatti filtro las respuestas para asegurarse de que las propuestas de dinero eran firmes. A cada uno de los que le dijo que estaba dispuesto a poner dinero les mandó un formulario donde debían poner CUIL, CUIT, domicilio, datos personales. En esa segunda etapa quedaron los 373 accionistas definitivos, con un aporte de capital promedio de US$ 6.020 por cabeza, aunque hay una señora de Neuquén que está entrando con US$ 250.

Te puede interesar:  Alberto, el CEO de Cristina

 

También aparecieron interesados de Estados Unidos, Uruguay y Paraguay. “Tuve que dejar afuera a gente que estaba dispuestos a poner hasta 200.000 dólares, porque quería un capital accionario bien atomizado, para que ninguna pudiera tener demasiada fuerza como para volcar en algún sentido una votación. En total, vamos a arrancar con US$ 2.245.740. La plata se va a recibir en la cuenta bancaria de la nueva empresa, cuando estén todos los pasos legales completados. La semana pasada votamos cómo se conformará legalmente la empresa y cómo se redactará el estatuto societario para inscribir la sociedad anónima. Por ahora las asambleas se resuelven en forma digital”, señaló Ricatti.

 

El Jefe de Estado estuvo acompañado en la audiencia de hoy por el secretario de Emprendedores y PyMEs, Mariano Mayer. Mediante su cuenta de Twitter, Ricatti dio a conocer una propuesta orientada a elaborar chipá sin TACC (libre de gluten) y ahora está buscando un espacio en un parque industrial para construir la fábrica, que daría empleo directo a 25 personas e indirectamente a más de 150.

 

“Estamos viendo distintos parques industriales, hablando con algunos municipios, aunque hay que decir que no hemos encontrado uno solo que nos ofrezca algún tipo de incentivo, lo que también habla de las dificultades que se encuentran en este país para poner en marcha nuevas empresas. Por ahora el parque industrial de Hurlingham es el que tiene más posibilidades, porque está bien conectado en términos de logística. Pero estamos abiertos a ver otras locaciones”.

Te puede interesar:  Cambiemos y el PJ buscan evitar la derrota en primera vuelta

 

El plan prioritario es fabricar alimentos para celíacos. Pero a largo plazo, quiere armar nuevas plantas de diferentes productos alimenticios. “Vamos a acercar productos sin TACC a celíacos, armando un sistema de distribución que nos permita llegar a la casa de cada consumidor. Pero el plan general de negocios es armar un market place digital donde la gente pueda proveerse de distintos productos alimenticios, los nuestros y los que fabriquen otros proveedores. Mi sueño es que podamos llenarle el changuito de compras a una familia con productos comprados en nuestro sitio. Y que como accionistas, consumamos lo que fabriquemos”, remarcó.

 

En cuanto a los cuidados extremos que exige los alimentos sin TACC, admite que genera dilemas en la cadena de producción actual. “Detecté que el gap de precios es infernal por el hecho de que para producir tenes que tener una fabrica especial, sin contaminación y eso genera dilemas. Pero no es tan difícil como mandar un cohete a la luna. Es por un tema de mercado. Yo hago pan para panchos, y si quisiera hacer sin tacc necesito una línea aislada que no se contamine. Vamos a vender chipa sin tacc al mismo precio que el común. Pero más adelante estoy pensando en pastas, otros panificados. Por ahora estamos pensando en una planta de 400 metros cuadrados, con una línea de producción importada de Brasil, que demandaría 6 empleados para una producción diaria de 32.000 kilos”.

Dejá un comentario