Simón: “Messi es el mejor que tenemos, y por escándalo”

14 de mayo, 2019

Simón

Por Nicolás Piñón

 

Juan Ernesto Simón (1960) pasó por casi todos los roles ligados al fútbol: exitoso jugador, fue representante, manager y hoy en día es periodista deportivo diariamente en ESPN. Rosarino y surgido en Newell’s, donde el fútbol se vive con desbordada pasión, el excapitán de Boca pisa fuerte en cada respuesta como cuando era defensor en cancha.

 

¿Cómo ve a Boca hoy?

Es un equipo en formación. Y necesariamente se va a tener que reforzar en junio porque con este equipo no tiene ninguna posibilidad de ganar la Copa. Lo dijo el manager (Nicolás Burdisso) también cuando dijo que el mercado importante va a ser el de junio.

 

Sobre la final de la Libertadores que River ganó en Madrid, ¿qué tiene que pasar para que Boca deje atrás ese partido?

Boca tiene que volver a ser competitivo, simplemente eso. Se le da mucha dimensión por el hecho de que perdió contra su clásico rival, pero si no hubiera sido contra River hubieran dicho que fue una Copa Libertadores espectacular. Pero cuando Boca vuelva a ganar la Copa Libertadores, automáticamente borra esa derrota.

 

Siendo manager de Boca, sufriste la recordada eliminación ante River de la Libertadores por el episodio del gas pimienta en 2015. ¿Hace alguna autocrítica de aquel hecho?

No sé desde qué posición podría hacerla. El manager se ocupa de la parte futbolística y administrativa. Después todo lo que pasó alrededor de lo que fue la eliminación, absolutamente nada de nada. Si se les escapó a los dirigentes imagínate si no se nos iba a escapar a nosotros que estábamos en otro sector de fútbol del club.

 

Si bien Simón trazó un recorrido admirable en su carrera jugando en Boca y el Mónaco de Francia, entre otros clubes, otros logros enaltecen su carrera como el subcampeonato mundial en Italia 90 y el campeonato sub-20 en Japón en 1979 con la Selección. Palabra autorizada, entonces, para hablar de la celeste y blanca.

 

¿Cómo ve a la Selección de cara a la Copa América?

Estamos en una época de cambio, pero de los nombres que irían coincido con la mayoría. En cuanto al sistema, me parece que con ese doble volante central de Leandro Paredes y Giovanni Lo Celso es un equipo que puede terminar sufriendo. Aparte de eso, faltaría confirmar la presencia de Sergio Agüero, pero de los “antiguos” me parece que está bien lo de Nicolás Otamendi, lo de Angel di María, y ni hablar de Lionel Messi.

 

¿Particularmente, cómo ve que llega Messi y le preocupó su actuación en Anfield en la derrota del Barcelona?

Hay un error en el tema del análisis de lo que fue Messi en Anfield. Muchos dijeron que estuvo en “modo Selección”. Pero Barcelona creó cuatro o cinco situaciones de gol y en todas Messi dejó un compañero solo frente al arquero. Eso es lo que Messi puede hacer un día que juega mal: dejarte cuatro compañeros solos. Entonces cuando Messi esté mal, lo quiero en modo Anfield. Es el mejor que tenemos, y por escándalo.

 

¿Después de Maradona, cuál fue el mejor jugador con el que jugó?

(Piensa) Jugué con muchos grandes jugadores. En Francia (Mónaco y Racing de Estrasburgo), en Newell’s en mis comienzos con el Tolo Gallego, jugué con Santiago Santamaría, con el Chirola Yazalde. Pero por todo lo que hizo después de irse de Boca cuando fue a Italia y a nivel Selección, me quedo con Gabriel Batistuta.

 

¿Recuerda alguna anécdota de Carlos Bilardo, quien lo dirigió en Italia 90?

Bilardo es un personaje en sí, pero es un tipo muy obsesivo y que sabe mucho. En la previa de la semifinal contra Italia, que era local, invicto y no tenía goles en contra, nos dice: “Este es el partido más fácil de todos”. Y fue nuestro mejor partido, porque tuvimos la pelota de acuerdo a lo que él había visto y planificado. Estaba en todos los pequeños detalles. Y previamente, tras perder con Camerún en la fase de grupo, dijo: “Si no clasificamos, yo tiro el avión antes de volver a Buenos Aires”. Y también nos dijo ese mismo día: “Esta es la derrota más vergonzosa del fútbol argentino porque este partido lo vieron 2.500 millones de personas. Entonces, esto se borra de una sola forma, llegando a la final que la van a ver 3.000 millones de personas”. Tiene toda esa locura y además sabe mucho…

 

Llega el momento en que, terminado el café, Simón, frente en alto, encara la salida del bar. Es hora de trasladar los conocimientos e historias a las cámaras de ESPN, donde el exsubcampeón mundial juega ahora otros partidos, de la línea de cal hacia afuera…

 

***

Hay cruces

Ayer sortearon la segunda fase de la Copa Libertadores y ya están los cruces asignados. Boca se medirá en octavos contra un rival conocido (Atlético Paranaense) mientras que River, el campeón defensor, la tendrá más difícil: enfrentará a Cruzeiro y deberá definir en Brasil. Se cruzarían, eventualmente, en semis. A la vez, San Lorenzo jugará contra Cerro Porteño y Godoy Cruz, contra Palmeiras.

 

Dejá un comentario