Paseo del Bajo, una solución integral para la ciudad

15 de mayo, 2019

Por Franco Moccia Ministro de Desarrollo Urbano y Transporte de la CABA

 

Estamos a pocos días de inaugurar una obra que cambiará radicalmente el horizonte del microcentro porteño: el Paseo del Bajo será un nuevo corredor vial que se extenderá por 7,1 kilómetros, con 12 carriles de circulación: 4 serán de uso exclusivo para ómnibus de larga distancia y camiones que irán por una trinchera entre las avenidas Alicia Moreau de Justo y Huergo – Madero, con acceso directo al puerto y a la Terminal de Retiro, mientras que 8 carriles serán destinados para automóviles y colectivos livianos.

 

Esta gran obra tuvo su primer masterplán hace cincuenta años y hoy, gracias al trabajo en equipo entre los gobiernos Nacional y el de la ciudad de Buenos Aires, se ha hecho realidad, brindando una solución no solo para el tránsito sino también para la logística. Un camión proveniente del sur o el oeste que necesita ingresar con mercaderías al puerto, durante un día hábil puede llegar a demorar 45 minutos en cruzar la ciudad. Con el Paseo del Bajo, ese trayecto lo podrá hacer en 10 minutos. Menos tiempo se traduce en ahorro en combustible para los productores y mejores condiciones de trabajo para los camioneros. El mismo impacto positivo experimentarán los choferes y turistas que ingresen o salgan desde la terminal de Retiro: un visitante que viaje a Mar del Plata tendrá al menos una hora menos de viaje que redundará en más tiempo para disfrutar del destino elegido y menos cansancio para los conductores. Ambos factores combinados permiten un ahorro de 60 millones de pesos por año si se tiene en cuenta la monetización de tiempo y de combustible ahorrado. Solo esta cuenta hace que el payback de la obra sea de once años, sin contar otros factores como la revalorización de los terrenos de esa zona, para los que se prevé un 15% de apreciación del metro cuadrado.

Te puede interesar:  La fórmula FF largó en Merlo

 

Por otra parte, junto con el reordenamiento vehicular que significa la obra para el bajo porteño, el Paseo del Bajo también es una transformación para las personas de a pie. Ya pensar en cruzar la Avenida Huergo a las seis de la tarde era difícil, y ni hablar si el que tenía que cruzar, debía que hacerlo en una silla de ruedas, o cruza con chicos, o con un cochecito: se convertía en una tarea prácticamente imposible. Esta obra impacta en la caminabilidad de la zona y fomenta, además, el uso de medios de transporte sustentables como la bicicleta. Se crean 4 nuevos cruces peatonales del Centro a Puerto Madero, en tre los cuales se encuentra el eje cívico, lugar antes impensado para ser transitado por un peatón.

 

A esto se suma el impacto en la seguridad peatonal y vial: el Paseo del Bajo permitirá evitar un promedio de nueve siniestros por año. A estos beneficios se suman los ambientales: la reducción de emisión de gases que se logrará anualmente con esta obra, 12.505 tnCO2, equivale a haber plantado 8.5000 árboles. A esto se suman, también, los 60.000 metros cuadrados de nuevos espacios verdes que se generarán en la superficie del Paseo del Bajo, donde los vecinos podrán disfrutar de nuevos espacios recreativos, postas aeróbicas y ciclovías.

Te puede interesar:  La fórmula FF largó en Merlo

 

Las medidas de seguridad también marcan un hito en esta obra: a las 240 cámaras inteligentes se suman los 180 sumideros cortafuego y 43.450 metros cuadrados de paneles ignífugos que retardan la posibilidad de incendio hasta por 120 minutos.

 

Por otra parte, la innovación en el servicio tendrá su lugar, dado que la autopista será la primera sin barreras ni cabinas de peaje, el sistema de lectura y detección de vehículos será utilizado en todo el veramo por primera vez en el país.

 

Estas son algunas de las razones por las que podemos considerar al Paseo del Bajo no solo como una solución efectiva a un problema concreto de gestión en la CABA, sino también como un ejemplo de gran infraestructura realizado con una gran planificación y cumpliendo los plazos previstos, con transparencia y control. Una vez más, demostramos que trabajando en equipo se pueden lograr grandes cosas.

Dejá un comentario