Moody’s: FCI están volcándose a estrategias conservadoras

16 de mayo, 2019

Por Ariel Bazán

 

En un mercado en que “las tasas y el riesgo político crecen”, la agencia Moody’s aseguró que los FCI vienen volcándose en los últimos meses “a estrategias de inversión más conservadoras”. Esto incluye un achique de “duraciones de portafolios” y mantener posiciones “líquidas en cuentas a la vista y Letras del Tesoro”.

 

Para la agencia, el sector de los FCI sufrió una alta volatilidad en los últimos meses por “la importante suba de tasas durante marzo, que llegó a un máximo de 74% en abril”. Los fondos de bonos Latam y de Money Market tuvieron los mayores flujos positivos (20% promedio), ya que “los inversores buscaron refugio en estrategias de inversión conservadoras y bajo diversificación geográfica del riesgo”.

 

Los FCI de bonos de mediano y largo plazo fueron los más perjudicados por la mayor volatilidad, con un comportamiento conservador que seguirá en el sector al menos “hasta terminadas las elecciones”.

 

Por su parte, Daniel Vicien, analista de FCI de Balanz Capital, explicó que “este año arrancó con $ 600.000 M en patrimonio administrado por los FCI y ahora hay $ 745.000 M, es decir que hubo un creciomiento del 15% luego de un 2018 muy volátil por las crisis cambiarias de abril y septiembre”.

 

Coincidiendo con la agencia, el especialista afirmó que este año uno de los FCI que más crecieron fueron los de Money Market (T+0) porque “permiten invertir a la tasa de un plazo fijo pero con la liquidez de una caja de ahorro”.

 

Otro de los FCI que más creció, sostuvo, “fueron los de Letes en dólares muy cortos, que suelen tener una parte en bonos del Tesoro americano (cuyo máximo por ley es del 25%) y el resto en Letes cortas”. Y el tercer tipo de fondo que para Vicien más crecieron fueron los de renta fija latinoamericana, que tienen hasta un 25% de bonos estadounidenses y el resto en títulos corporativos de países del Mercosur con buena calificación, como Chile o Brasil.

 

Volviendo al análisis de Moody’s, el panorama de los distintos tipos de fondos relevados fue el siguiente:

 

FCI de Money Market

 

Al 26 de abril tenían un patrimonio total administrado de $ 106,46 mil millones, con un incremento del 9,8% en los últimos seis meses. Estos FCI continuarán creciendo por la política de altas tasas del BCRA, que continuará al menos hasta las elecciones. Además, la demanda de este tipo de fondos seguirá aumentando porque “permiten al inversor estar líquido en el cortísimo plazo”.

 

Desde mediados de 2018, los fondos T+0 tuvieron un fuerte incremento de sus patrimonios y últimamente Moody’s observó “un ligero cambio de liquidez inmediata por depósitos a plazo fijo en los últimos seis meses”. En este último caso, las principales colocaciones de estos FCI fueron en el Banco Nación (15,2%), Santander Río (8,7%), HSBC (6,6%), Galicia (6,5%) y Francés (5,8%). El retorno anualizado promedio de los últimos seis meses fue de 36,6%, al semestre previo y aún debajo de la inflación.

 

FCI de corto plazo en pesos

 

El patrimonio total al 26 de abril alcanzaba casi $ 123.000 millones, con un incremento de 31,7% en los últimos seis meses y un retorno anualizado promedio del 43,9%. Actualmente, las Lecap y Lecer (17,7%), plazos fijos (20,1%), FCI de Money Market (12,1%) y cuentas corrientes (9,1%) reemplazaron a las Lebac como sus principales activos de inversión.

 

La composición de su cartera “continuó mostrando una alta preferencia por la parte corta de la curva y una apuesta al rollover de la alta tasa en pesos”. Moody’s espera que estos fondos continúen creciendo en el próximo semestre por “el elevado nivel de tasas y no por nuevas suscripciones, dada la incertidumbre electoral”.

 

FCI de mediano y largo plazo en pesos

 

Tenían un patrimonio de $ 33,7 mil millones, 13,8% más que en los últimos seis meses, y un retorno anualizado promedio del 32,3%. Sus principales activos de inversión fueron títulos públicos (48,3%) y ONs (17,2%), principalmente Boncer 2020 (6,2%), ON Pan American Energy LLC (1,6%) y ON IRSA (0,78%). Las colocaciones en bonos y letras provinciales bajaron al 6%. Moody’s espera que este año electoral continúe la volatilidad de retornos y patrimonio de estos fondos.

 

FCI de acciones

 

Por la caída de las acciones desde comienzos de año, los fondos de renta variable tuvieron en promedio una pérdida anualizada en el último semestre de 4,3%, con una volatilidad anualizada del 28,4%. Los retornos de este tipo de fondos cayeron entre marzo y abril (y más aún medidos en moneda dura) y se espera que continúen con volatilidad alta este año.

 

Dadas las bajas suscripciones y la evolución de las acciones entre marzo y abril, los FCI de este tipo tuvieron una fuerte caída de su patrimonio en los últimos seis meses del 12%. Los dos principales sectores donde mantuvieron sus inversiones continuaron siendo las compañías energéticas (30,0%), financieras (31,1%) y petroleras (17,4%).

 

FCI de corto plazo en dólares

 

Tenían al 26 de abril un patrimonio de US$ 1.537 millones, con una caída del 5,7% en los últimos seis meses y un retorno anualizado promedio del 5,7%. En su cartera de inversiones los bonos soberanos extranjeros ganaron terreno de 8,7% a a 24,7%, con una caída de al menos 26% de las Letras del Tesoro.

 

Moody’s espera que estos FCI continúen recuperando sus niveles de patrimonio tras las fuertes caídas de fines de 2018 y que su liquidez inmediata se mantenga en los actuales niveles por las altas tasas de las Letes.

 

FCI en activos latinoamericanos

 

Al 26 de abril, registraron una suba del 108% en sus patrimonios y un retorno en pesos anualizado del 18,8% para los últimos seis meses. Los principales activos que integraban sus carteras eran los títulos públicos extranjeros (51,9%), principalmente los del gobierno chileno con vencimiento a 2020 (10,0%) y 2021 (8,2%). Moody’s espera que estos fondos continúen teniendo una evolución positiva para los próximos meses porque se mantendría el escenario de alta inflación y tasas que afectan a la economía. Estos fondos duplicaron además su monto de activos administrados en los últimos seis meses por la alta volatilidad local y la preferencia por invertir fuera del país. Sin embargo, los costos de transacción aún se mantienen altos respecto a los activos argentinos.

Dejá un comentario