Inicio » Economía » La visión de Lorenzo Sigaut Gravina, el consultor que más acertó en 2018



La visión de Lorenzo Sigaut Gravina, el consultor que más acertó en 2018


2 de mayo, 2019

Lorenzo-Sigaut


La empresa inglesa Consensus Economics premió a la histórica consultora Ecolatina como la más “precisa” de Argentina en 2018, un año por demás complejo para los valiosos consultores vernáculos. La distinción fue otorgada a Ecolatina y Lorenzo Sigaut Gravina (hoy director de la firma fundada por Roberto Lavagna y Alberto Paz) por ser la que tuvo un menor desvío entre su proyección para dos variables clave (PIB e IPC) y el observado finalmente en los hechos. El Economista dialogó con Sigaut Gravina.

 

¿Cómo se construyen las proyecciones?

 

Hacemos un mix de métodos cuantitativos combinados con la mano y el olfato del consultor porque la econometría sirve cuando las cosas son estables y no hay shocks. Cuando esos eventos llegan, y en Argentina son muy frecuentes, hay que hacer ajustes y estar recalibrando constantemente. Además, en el caso de la inflación tenemos una ventaja porque sacamos, en 2007, el IPC GBA Ecolatina y eso nos permitió, primero, saber adónde estábamos parados. Luego, bajo la dirección de Roberto Frenkel, desarrollamos un modelo para proyectar la variable en base a la inercia, los salarios, el tipo de cambio y tarifas.

 

¿Y la crisis cambiaria de 2018?

 

La esperábamos para 2019 porque sabíamos que un rojo de Cuenta Corriente de US$ 31.000 millones, como el que teníamos, siempre fue complicado de financiar para Argentina e iba a venir algún ajuste, que se terminó adelantando algunos meses.

 

Hablando de shocks, días atrás estimaban que el dólar estaba pronto a acercarse a la parte superior de la banda de $51,4, pero ahora recién lo ven en esos valores a fines de 2019. Imagino que por las medidas del BCRA del lunes pasado…

Te puede interesar:  El previsible y anárquico retoque del nuevo Nafta

 

Sí, igualmente vemos tensiones hacia las PASO y que el dólar llegue a esos valores para esa instancia, para luego estabilizarse porque el BCRA vendería US$ 250 millones por día, que no es poco. Es un techo más sólido. Esto es válido mientras las encuestas tengan implícito un triunfo de Cambiemos o una oposición moderada.

 

 

Hay un dato interesante, y que el mercado empezará a seguir con más celo, que son las reservas, ya sea brutas o netas… 

 

Es verdad. Hay cierto consenso en que las netas o de libre disponibilidad están en la zona de US$ 20.000 millones. Es más que antes del acuerdo con el FMI, cuando eran cero, pero no son abundantes. Tras la decisión del lunes, el BCRA está en un brete porque ya va a usar US$ 9.600 millones con las subastas diarias de US$ 60 millones, y no para pagar deudas en moneda dura en 2020 y si, además de eso usa reservas para intervenir, ya sea en la zona de no intervención o arriba, le van a quedar menos todavía. El FMI no nos va a prestar más y quedan menos US$ 6.000 millones en 2020. El BCRA está rascando la olla. Solo nos quedan las reservas para pagar deuda en moneda extranjera y, cuantas más vendamos, mayor será el riesgo de entrar en una situación compleja en 2020. Ese dilema está claro. Si el Gobierno llega a ganar porque logró calmar el dólar, va a tener un problema adicional después de las elecciones porque si atrasaste el dólar y congelaste las tarifas, vas a tener que descongelar ambas anclas. Además, de la cuestión de la menor disponibilidad de reservas netas. El Gobierno apela a que, despejada la incertidumbre política, baje el riesgo país, y no digo que no pueda ocurrir, ¿pero cuánto va a bajar? En 2020 hay que volver a los mercados.

Te puede interesar:  Estiman que el salario real formal este año caerá cerca de 7%

 

¿Y cómo avizora el 2020?

 

Sí, hay escenarios binarios que dependen del resultado electoral. Si gana una opción radical, los mercados van a estar muy tensionados y estresados, incluso en la transición entre el balotaje y el 10 de diciembre. Va a ser una herencia pesada y, sobre todo, el capítulo del pago de la deuda en moneda extranjera.  El riesgo país está alto y, aunque pueda bajar, no será una caída brusca; no hay desembolsos netos considerables del FMI; está el riesgo de llegar con menos reservas netas que las actuales y tenemos vencimientos en dólares. Aun si ganara Cambiemos, será un 2020 complejo y tenso, con crecimiento chato e inflación alta, cercana a 30%. La salida de la crisis va a ser lenta. Quien asuma el 10 de diciembre, y sobre todo si es una opción radical, va a tener que pensar en un plan de estabilización en serio. Va a ser un comienzo de mandato complejo.

Dejá un comentario