Inicio » Negocios » Calvetti: “En el mercado energético hay que poner todas las cartas sobre la mesa”



Calvetti: “En el mercado energético hay que poner todas las cartas sobre la mesa”


15 de mayo, 2019

Diego Calvetti

Entrevista a Diego Calvetti Socio líder de Energía y Recursos Naturales de KPMG Argentina

 

El Economista dialogó con Diego Calvetti, Socio líder de Energía y Recursos Naturales de KPMG Argentina, sobre la política del Gobierno para el sector, Vaca Muerta, las renovables y los desafíos por delante.

 

¿Cuál es el balance de la política energética del Gobierno?

Hay que diferenciar tres grandes etapas en la política energética del Gobierno de Mauricio Macri. La primera correspondió a la recomposición de precios y a un fuerte impulso inicial que tuvo como objetivo la llegada de inversión directa para el desarrollo de Vaca Muerta. En segundo lugar, se destaca el programa Renovar que apostó al crecimiento de las energías renovables. Y la tercera etapa, coincide con el inicio de esta crisis que ya lleva casi un año y que provocó el amesetamiento de los proyectos. Hoy, se suma, además, el condimento de la incertidumbre política.

 

¿Qué impacto está teniendo esta crisis en las inversiones?

Estamos pasando por una crisis macro y una crisis de confianza. El impacto no se va a ver tanto en el nivel de inversión directa pero sí tal vez en la posibilidad de financiamiento. Aquellos jugadores que quieren permanecer en la Argentina seguramente seguirán invirtiendo pero la estructuración del financiamiento será distinta. Lo van a hacer probablemente a un ritmo más lento, analizando cuidadosamente donde y como financiarse. Con las tasas y el riesgo país en los niveles actuales es muy difícil apalancar proyectos de inversión a largo plazo.

 

¿Vaca Muerta puede verse afectado?

Vaca Muerta necesita para desarrollarse en forma integral alrededor de US$ 15.000 o U$S 20.000 millones por año. Las condiciones generales están dadas para invertir, a pesar del ruido coyuntural de la parte financiera y de la parte política. Es una cuestión de tiempo. Por el lado de los costos se ha ganado eficiencia que es un paso muy importante. Se pasó de US$ 16 millones para completar un pozo a alrededor de US$10 millones. Este avance es muy fuerte, en un escenario donde los precios a nivel internacional se han recompuesto.

Te puede interesar:  Demanda efectiva y venta de departamentos

 

¿Qué expectativa genera el cambio de Gobierno?

Es un momento de incertidumbre. Todavía no se sabe quien ganará ni lo que hará en materia energética. Si eventualmente aparece el mandato de otro gobierno no está claro tampoco cual sería la impronta. El inversor está en modo de espera, expectante de lo que suceda en el corto plazo.

 

¿Cree que de todas formas los renovables y Vaca Muerta van a seguir estando en la agenda?

Lo que pasó con las energías renovables es uno de los ejemplos más claros de políticas de Estado. La ley es de la época del kirchnerismo y la reglamentó y puso en funcionamiento el Gobierno de Macri. Creo que los renovables atraviesan cualquier signo político y que el próximo Gobierno, sea cual sea, lo va a seguir impulsando. Y Vaca muerta es uno de los activos energéticos más importantes del mundo. No veo posible que no se tenga en cuenta.

 

¿Cuáles cree que son los principales desafíos para el crecimiento del sector?

Argentina tiene dos grandes cuellos de botella para el crecimiento energético y ambos tienen que ver con el transporte. Uno está relacionado con la distribución de electricidad y el otro con el de fluidos y gas.

 

¿Considera que estas obras van a llegar?

Creo que básicamente va a depender de la perspectiva del Gobierno para financiar los proyectos. Y si esto no ocurre la Ar
gentina va a tener la producción pero no va a poder monetizarla porque no la va a poder transportar hacia los centros de consumo o exportación. La incertidumbre política y la crisis macro pegaron en el plan estratégico del Gobierno basado en las PPP –Participación Público Privada– que funciona en otras partes del mundo para este tipo de obras pero que requiere una fuerte financiación. De todas maneras, la energía es una apuesta a largo plazo y cuando las aguas se tranquilicen las obras van a aparecer.

Te puede interesar:  Cannabis en Uruguay: se dispara el precio y no dan abasto con la demanda

 

El shale gas es uno de los recursos de mayor crecimiento en la producción de Vaca Muerta. ¿Cree que esa es la tendencia?

El mundo va hacia la generación de combustibles más amigables con el medio ambiente. En este sentido, a escala global hay una gran reconversión industrial y de generación de electricidad que elige el gas porque es menor el nivel de emisiones de carbono. Por lo tanto el gas tiene asegurado un mercado. Además, es ahí donde nosotros tenemos el mayor déficit y donde Vaca Muerta viene a ayudar.

 

¿La aparición en escena de la opción offshore es válida?

En el mercado energético hay que poner sobre la mesa todas las cartas posibles. La Argentina nunca le dio mucha importancia al offshore porque no consideró que fuera necesario pero si el recurso está es válido desarrollarlo. Yo creo que va a rendir sus frutos.

 

¿Qué hace falta para darle otro impulso a los renovables?

Si el Gobierno le quiere dar nuevo impulso a los renovables debería buscar herramientas financieras o garantías para facilitar la inversión de los concesionarios o empresas de los parques y apalancar la estructura de crecimiento. A pesar de los incentivos, algunas obligaciones o plazos en el contexto argentino son difíciles de cumplir. Y claramente también, como te dije anteriormente, se va a tener que resolver la saturación las redes eléctricas.

 

Dejá un comentario