Ahora la Justicia porteña habilita a Uber y vuelve a ser legal

14 de mayo, 2019

Las idas y vueltas en torno a la legalidad de Uber para poder funcionar ya forma parte de la matriz de la empresa fundada en San Francisco y que hoy es demandada ante la justicia regularmente y odiada por los taxis. Su principal estrategia a veces se centra en el si pasa, pasa y otras juega más seriamente en los tribunales.

 

Anoche se conoció el fallo de la Sala III de la Cámara de Apelaciones en lo Penal, Contravencional y de Faltas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires que ratificó la legalidad de Uber en la Ciudad y que sostiene que la actividad de la empresa no constituye ninguna contravención, luego de que la fiscalía de la Ciudad de Buenos Aires argumentara que operaba de forma “ilegal”.

 

La resolución, además, revoca las condenas impuestas contra Uber Argentina S.R.L. y sus directivos por el supuesto “uso lucrativo del espacio público sin autorización” y confirma la absolución por la “violación de clausura”, un hecho que se le había imputado a la compañía por haber continuado prestando servicio pese a que la Justicia había ordenado el bloqueo de la App.

 

“La circulación automotor, que es la actividad desarrollada por el conductor del vehículo, sí está autorizada en tanto tránsito automotor, es decir, en tanto uso admitido del espacio público. Está permitido que cualquier conductor transite con su vehículo particular o el que le ha sido encomendado por las calles y avenidas libradas al uso automotor con o sin pasajeros”, expresó en el texto el juez Sergio Delgado, uno de los tres firmantes junto a Jorge Atilio Franza y José Saez Capel.

 

Sin embargo, agregó que “si algunos conductores lo hacen prestando el servicio público de taxi o de remises, deberán hacerlo con la habilitación y licencias respectivas”. “De no hacerlo, no estarán usando ilegalmente el espacio público sino infringiendo las normas que impiden tales actividades sin licencia o habilitación”, completó.

 

 

Rápido de reflejos, desde Uber Argentina dijeron que, con esta decisión, “pierde todo sustento legal la orden de bloqueo de tarjetas de crédito dictada en el marco de la supuesta contravención que la Cámara declaró inexistente”, y  queda sin sustento el pretendido “ajuste fiscal” de la AFIP, que se basa en la condena revocada.

 

Mientras tanto, desde el gobierno porteño insisten en que la decisión de la Cámara de Apelaciones no convierte al servicio en legal, dado que como indica el texto de la Cámara, la actividad “está regulada bajo dos modalidades, taxi o remis, y el incumplimiento de esas normas es una infracción”.

 

Controversias en todo el mundo

 

En Barcelona, Uber se retiró de la ciudad frente a la aprobación este verano de una ley que restringe la actividad de los VTC , particularmente porque obliga a contratar los servicios de estas plataformas con 15 minutos de antelació e impide a aplicaciones como Uber y Cabify usar el GPS de sus vehículos.

 

Bulgaria fue uno de los primeros países en prohibir totalmente Uber en julio de 2015, por decisión de la Comisión de Protección de la Competencia, alegando especialmente que cometían “competencia desleal”.

 

En Alemania, el servicio Uber está disponible únicamente en las ciudades de Munich y Berlín, en el resto del país todos los conductores de Uber están obligados a comprar licencias comerciales oficiales, tal como dispuso una decisión judicial.

 

En Londres, la autoridad de transportes de Londres (TfL) retiró la licencia a Uber, pero obtuvo en junio de 2018 una autorización para continuar trabajando durante 15 meses emitida por el tribunal de Westminster.

 

En Nueva York, las nuevas licencias para los VTC están suspendidas desde agosto de 2018 para la ciudad y por un año, que es el tiempo necesario para que la autoridad de supervisión de vehículos con conductores realice un estudio de impacto. Las ideas y vueltas judiciales son constantes.

 

En Italia, el servicio de Uber está prohibido en todo el país tras una decisión del tribunal de Roma en abril de 2017 por “competencia desleal”, un fallo que fue suspendido unos días más tarde a la espera de una apelación.

 

Dejá un comentario