Santa Fe: socialismo pone a prueba su bastión y polariza con el PJ

16 de abril, 2019

Socialismo Santa Fe

El tren electoral marca que la próxima estación será los comicios en la provincia de Santa Fe. El 28 de abril se desarrollarán las primarias abiertas (PASO), en la tercera provincia más grande del país. Con un Frente Progresista (que incluye a socialistas y un sector del radicalismo) instalado en la Casa Gris desde hace tres períodos y con una elección que se avizora divida en tercios, en el oficialismo ven al peronismo como su principal amenaza. “Los santafesinos van a tener que elegir entre la continuidad o la aventura de volver al peronismo”, lanzó el mandatario santafesino Miguel Lifschitz, quien a su vez impulsa en el plano nacional la candidatura de Roberto Lavagna.

 

“Omar busca la cercanía y recorrió la provincia dos veces desde que arrancó la campaña”, dijeron cerca de Perotti.

 

Con Cambiemos en dificultades ante la crisis económica y replegado sobre una agenda de seguridad, el oficialismo sube al ring al peronismo y en especial al precandidato Omar Perotti (a quien los sondeos previos ubican como el predilecto en su disputa interna con María Eugenia Bielsa) como una estrategia para captar el voto radical santafesino. El progresismo intentará retener su principal bastión con la candidatura de Antonio Bonfatti, quien condujo la provincia hasta 2015 y lleva como compañera de fórmula a Victoria Tejeda, una joven dirigente de extracción radical. Por su parte Lifschitz, luego de verse imposibilitado de competir por un nuevo mandato, encabezará la lista de diputados provinciales.

 

De los espacios competitivos el único que tendrá interna es el peronismo. El senador Perotti y la exvicegobernadora Bielsa medirán fuerzas. El antecedente de 2017 avalan el deseo de que la convivencia sea pacífica y la competencia dentro del espacio no se traduzca en desgaste. El desafío para el vencedor será poder fidelizar el voto de su adversario derrotado. Perotti logró cerrar un acuerdo que incluye a los diversos sectores del peronismo, entre ellos al kirchnerismo y al Frente Renovador, aunque el peso de las estructuras orgánicas en una elección abierta tiende a ser menor.

 

“Omar tiene una política de cercanía; dio vuelta a la provincia dos veces desde que arrancó la campaña”, razonaron en el entorno del senador ante El Economista. “La idea es hablar con la mayor cantidad de gente posible”, explican.

 

Perotti tiene como compañera de fórmula a la diputada Alejandra Rodenas, con quien pone eje en dos aspectos: la seguridad y la producción. El aumento del delito asociado al narcotráfico es una preocupación creciente en la provincia (y un reclamo transversal a todas los dirigentes de la oposición). Por otro lado, la provincia contiene un vigoroso entramado industrial que sufre ante el rumbo de la actual economía.

 

Mientras tanto Bielsa concentra actividades en Rosario y su periferia. Su figura mantiene adhesiones en donde se alberga poco menos que el 40% del padrón electoral.

 

En tanto la alianza oficialista, Cambiemos, tiene su representación en el intendente radical de la ciudad capital, José Corral, que lleva como compañera de fórmula a Anita Martínez la concejala PRO de Rosario. Tal como contó este diario, el Cambiemos santafesino apostará a mostrar una agenda en materia de seguridad.

 

A la inversa de lo que ha sucedido en otras provincias, el oficialismo juega fuerte en los distritos de la región centro del país, en donde la marca Cambiemos se impuso en 2015. Corral fue visitado por la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, en más de una ocasión, y en las últimas semana recibió a Marcos Peña y al jefe de Gobierno de la Ciudad Horacio Rodríguez Larreta.

 

Con una serie de videos en redes sociales, María Eugenia Vidal también expresó su apoyo a Corral. Para después de Pascuas se espera la visita de Elisa Carrió.

RelatedPost

Dejá un comentario