Santa Fe: el socialismo polariza con Perotti y va por otro mandato

23 de abril, 2019

Por Pablo Varela

 

El socialismo de la provincia de Santa Fe, comenzará a poner a prueba su hegemonía de doce años en la provincia el próximo domingo, cuando se lleven a cabo las primarias abiertas (PASO). El Frente Progresista que incluye al socialismo y a un sector del radicalismo santafesino, buscará retener el control de la Casa Gris, con Antonio Bonfatti como candidato, quien fuera gobernador entre 2011 y 2015. Su compañera de fórmula es la joven dirigente radical y alfonsinista, Victoria Tejeda.

 

Según pudo averiguar El Economista, Bonfatti se concentrará en los últimos días antes de los comicios en las ciudades de Rosario y Santa Fe, los dos conglomerados urbanos más importantes de la provincia al tiempo que atenderá a los medios.

 

En el progresismo litoraleño hacen eje en la comunicación desde la “gestión” y con el activo de haber administrado la provincia que representa el tercer padrón electoral durante tres períodos.

 

Todas las fuentes consultadas dan por descontado que el próximo 16 de junio en las generales, competirán contra el candidato del peronismo Omar Perotti quien a su vez deberá sortear las PASO contra María Eugenia Bielsa. En los sondeos previos, Cambiemos, aparece tercero, golpeado por la caída de la imagen de Mauricio Macri.

 

“Vamos a continuar con la gestión e impulsaremos un cambio en la matriz productiva”, dijo una voz cercana a Bonfatti.

 

“El adversario a vencer es el peronismo”, lanzó días atrás el gobernador Miguel Lifschitz, apelando al voto radical santafesino que en esta elección, tendrá dos boletas entre las que elegir. En una elección que se avizora dividida en tercios, desde el oficialismo buscan polarizar con el senador peronista.

Te puede interesar:  Contrapunto entre Alberto y Casa Rosada antes del juicio a CFK

 

“Vamos a continuar con los doce años de gestión, y más allá de lo que tiene que ver inversión en salud, educación, obras de infraestructura, vamos a buscar un cambio en la matriz productiva”, lanzaron desde el entorno de Bonfatti, quien hoy preside la Cámara de Diputados de Santa Fe.

 

La provincia representa el 40% de las exportaciones del país y tiene un vigoroso entramado industrial que sufre los embates de la macroeconomía.

 

Por su parte, Lifschitz encabezará la lista de diputados provinciales. En tanto que la intendenta de Rosario, Mónica Fein buscará su lugar en el Senado santafesino por el departamento rosarino. La elección en la ciudad más importante de la provincia es vital para las aspiraciones del frente Progresista.

 

Todos los sectores de la oposición coinciden en que el punto débil de la gestión es la inseguridad. Tanto Perotti, como el candidato de Cambiemos, José Corral, hacen hincapié en el crecimiento del delito ligado al narcotráfico y hablan de la falta de conducción política de la policía local.

 

En el socialismo se defienden. “Santa Fe es las pocas provincias con Ley de Extinción de Dominio vigente”, razonan ensayando una defensa de la gestión. La normativa da un marco para que la Justicia recupere bienes provenientes del delito. Al mismo tiempo reivindican el plan ABRE, una iniciativa multidisciplinaria que busca llegar a los sectores de mayor vulnerabilidad.

Te puede interesar:  Macri: "Lleva tiempo, pero está empezando a funcionar"

 

En Rosario, el frente progresista habilitó la competencia interna. La socialista Verónica Irizar disputará contra Pablo Javkin (CREO), un exlilito que se alejó de Elisa Carrió cuando construyó Cambiemos. El área metropolitana de Rosario concentra el 40%. En el oficialismo santafesino dan por descontado que Irizar será quien en junio busque revalidar la hegemonía socialista en la ciudad más grande de la provincia.

 

Al mismo tiempo y luego de doce años de gobernar la ciudad capital, algunas voces se ilusionan con la chance de que Emilio Jatón, concejal de la ciudad le arrebate a Cambiemos la intendencia. Corral fue miembro del Frente Progresista durante años, hasta que constituyó al conglomerado Cambiemos.

 

Dos datos se observarán con atención durante el desarrollo de las primarias: por un lado el resultado que obtenga su candidato, Albor “Nicky” Cantard. Por otro, el resultado que el propio Corral obtenga en la disputa por la gobernación en la ciudad capital. De no alzarse con un triunfo, sus chances quedarán seriamente dañadas para las generales.

 

Tal como informó este diario, ayer Elisa Carrió estuvo con Corral y su compañera de fórmula, Anita Martínez tirando munición gruesa contra Bonfatti. Cambiemos tendrá también primarias para la intendencia de Rosario, y el favorito es el concejal Roy López Molina (PRO), quien competirá contra el radical Jorge Boasso.

Dejá un comentario