Las proyecciones de inflación, en la zona de 40%

17 de abril, 2019

inflación

Por Alejandro Radonjic

 

Se sabía que el dato de inflación de marzo iba a ser malo. Ya lo venían anticipando los privados, el Gobierno y, además, lo atestiguaban todos en su vida diaria. Terminó siendo peor que las previsiones más negativas.

 

Ayer, el Indec informó que los precios subieron 4,7% en promedio en el país. Fue de 4,8% en el GBA; 4,5% en la región pampeana; 5,1% en el NEA; 4,9% en el NOA; 4,4% en Cuyo y 4,3% en Patagonia. Así, la inflación ya escaló a 11,8% en los primeros 3 meses de 2019 y la interanual pegó otro brinco hasta la zona de 54,7%.

 

 

Hacia adelante, la película parece poco clara y los riesgos, en una economía cada vez más indexada y con contratos más breves, son elevados: si bien la mayoría espera una desaceleración hacia adelante, advierten que hay riesgos y que las bajas serán moderadas.

 

Dólar, tarifas e inercia

 

“Los relevamientos de la primera mitad de abril nos muestran una inflación menor que la de marzo. Además, hay menos aumentos regulados en abril y mayo de los que veníamos viendo, y son casi nulos desde junio en adelante. La dinámica de los precios va a depender cada vez más del dólar y debemos seguir de cerca su reacción ante la incertidumbre electoral y los anuncios de ayer y hoy”, dice Joaquín Waldman desde Ecolatina, que estima una inflación de 3,7% para abril. “El BCRA y el Gobierno están pretendiendo anclar las expectativas, pero hay que ver la reacción del mercado cambiario”, agrega y comenta que su proyección para 2019 es 39%.

 

Ayer el dólar se anotó una suba de nada menos que 77 centavos para cerrar a $42,39 en el MAE y su futuro es la gran incógnita.

 

“El dato fue una sorpresa negativa y estuvo muy por arriba del consenso de mercado”, dice Martín Vauthier (Eco Go y UTDT). “También fue muy fuerte el dato de inflación núcleo, que dio 4,6%”, agrega y sostiene que la inflación acumulada de 2019 rondaría 40,5%, pero no descarta nuevas subas.  A la vez, otros economistas tienen estimaciones algo superiores mientras el Gobierno, ya sin meta, apenas se limita a decir que “será menor que en 2018”.

 

A nivel nacional, informó Elypsis, la inflación de la semana del 8 hasta el 14 de abril se ubicó en 0,4% semanal, frente al 1,5% de la semana pasada y la variación cuatro semanas promedio se ubicó en 4% mensual, frente al 4,3% de la semana pasada

 

Datos altos

 

Por su parte, desde LCG dijeron: “Hasta mayo seguirán concentrándose los incrementos anunciados en regulados y los ajustes de segunda ronda que estos generen posiblemente tengan arrastre sobre la inflación núcleo. Queda pendiente el incremento del 35% anunciado para las tarifas de gas (repartido entre abril y junio) y cerca del 30% en agua en mayo. En abril incidirá el aumento del 5% en los combustibles autorizado a principios de mes. Entre todos agregarán 3,2 puntos de inflación en los próximos 3 meses”.

 

A la vez, agregan: “Difícilmente el programa de ‘congelamiento de precios’ que el Gobierno anunciaría tenga un efecto marcado sobre la dinámica de precios. Incluso, el hecho de haber anticipado tanto antes su implementación podría tener un efecto contraproducente en abril, estimulando una suba especulativa de los precios de los bienes y servicios potencialmente afectados”.

 

También comentan que “preocupa la posibilidad de espiralización de la inflación que se podría desencadenar debido a mecanismos de propagación sustentados en una fuerte indexación que existe en la red de contratos de nuestra economía”. Asimismo, “nuevas tensiones en el mercado cambiario no se pueden descartar y eso podría dar inicio a un régimen de funcionamiento de la economía en un nivel de inflación aún más alto que el actual”.

 

 

“Aun en un contexto de cierta estabilidad cambiaria, esperamos nueva suba mayor al 4% en abril (afectada principalmente por regulados) y todavía encima del 3% en mayo. La posibilidad de que la inflación converja a tasas por debajo del 3% desde junio dependerá de que el ancla cambiaria que representa el aplanamiento de los límites de la Zona de No Intervención (ZNI) tenga efecto sobre las expectativas y logre frenar la inercia. En ese caso, la inflación tocaría techo en mayo en la comparación anual, alcanzando una suba del 59% anual. Dada la inercia de la inflación núcleo, nuestra proyección de inflación a diciembre se ubica en 40% anual, consistente con una inflación promedio del 50% anual”, concluyen.

 

Hubo enojos en Hacienda con el Indec. “No puede ser que a Todesca siempre le da más que a los privados”, dijo un funcionario de altísimo rango

 

Por su parte, desde ACM dijeron: “El mes de abril parece ahora comenzar a acercarse más a 4% que a 3%. Este valor se fundamenta en la variación del tipo de cambio que se evidenció durante la primera quincena de abril, acompañado por una suba pactada del 35% en el gas, 10,5% en el subte y las paritarias que se continúan cerrando en estos meses”.

 

En marzo, el Indice de Precios al Consumidor de la Ciudad de Buenos Aires (IPCBA) registró un incremento de 4%, acumulando en el primer trimestre del año una suba de 11,6% y la trayectoria interanual del indicador se ubicó en 52,5% (+2,8 puntos porcentuales por encima del mes previo)

 

A la vez, agregaron: “Aún en condiciones monetarias muy restrictivas como las actuales, durante los meses siguientes esperamos que la inflación oscile entre 2,5% y 4% debido a aumentos puntuales en servicios públicos, transportes y prepagas, acompañados por sus efectos de segunda ronda. Al día de hoy, para el mes de mayo ya hay pactadas subas del 27% en el agua, 4% en luz, y 7,5% en prepagas. El mal dato del mes de marzo permite entender el actual comportamiento del BCRA, que durante los 16 días transcurridos del mes ha retirado de la plaza casi $100.000 millones”.

 

 

“Si bien a partir de junio esperamos niveles de inflación que rompan el piso de 2,5% de inflación mensual, ya no se puede esperar que la inflación se estabilice en torno al 23% que se aprobó en la Ley de Presupuesto Nacional 2019. Además este dato hace lucir como optimista el 30,5% estimado por el FMI en el último WEO. En este escenario, la inflación en 2019 mostraría una desaceleración en torno al 40% en diciembre, con un costo en términos de actividad que puede llegar al 2% según nuestras proyecciones. Comienza a preocupar la dinámica de los últimos meses respecto a la indexación de salarios de algunos sectores números, como es el caso de los docentes de la provincia de Buenos Aires. Otros datos que creemos van a empeorar son los del nivel de pobreza e indigencia, ya que ambos están muy influenciados por el precio de los alimentos. En este sentido, no sorprendería que el nivel de pobreza se acerque al 35% en su próxima publicación”, concluyen.

 

 

RelatedPost

Dejá un comentario