Hoy hay en marcha un plan histórico de infraestructura para Argentina

22 de abril, 2019

Por Pablo Bereciartua Secretario de Infraestructura y Política Hídrica

 

Sabemos que son tiempos complicados para los argentinos, por eso estamos trabajando para sentar las bases que nos permitan crecer de manera sostenible y más allá de los gobiernos de turno. Y lo estamos haciendo a través de un plan de infraestructura histórico para nuestro país, que incluye por primera vez al agua como política pública.

 

Pusimos nuestro esfuerzo en generar un plan que pudiera trascender las distintas administraciones y así fue como en mayo de 2016 presentamos el Plan Nacional del Agua, organizado en cuatro ejes estratégicos para transformar al agua en un vector de desarrollo y crecimiento sustentable de nuestro país.

 

Con una inversión aproximada de US$ 44.000 millones, estamos trabajando con una visión a largo plazo, haciendo las obras que había que hacer y no se hacían. Queremos que la Argentina alcance un nivel de infraestructura similar al que tienen los países de ingreso medio y alto de la región, como Chile y Uruguay.

 

Arroyo Tajamar en La Rioja

 

Los cuatro ejes del Plan Nacional del Agua muestran hoy un avance. En relación al eje 1 de Agua y Saneamiento -que es el de mayor impacto en el ambiente y la calidad de vida de los argentinos- es importante aclarar que en el 2015 cerca del 20% de los argentinos no tenía agua potable, casi la mitad tampoco contaba con cloacas y menos del 20% de los efluentes de la población eran depurados antes de ser volcados.

 

Pero las cosas han empezado a cambiar. Ya conectamos al agua potable a más de 800.000 argentinos y al finalizar 2019 estimamos alcanzar la cifra de 1.400.000 argentinos. También conectamos a más de 1.500.000 vecinos a la red de cloacas y a fin de 2019 esperamos que sean 2 millones y medio de argentinos.

Te puede interesar:  Jugada sorpresiva, que anticipa más polarización y quita espacio a peronismo federal

 

Obras en el Río Salado

 

Además estamos duplicando la capacidad de tratamiento de los líquidos cloacales, con más de 40 plantas en todo el país. Entre las obras que hemos terminado y las que están en marcha al avance es notable: al comenzar la gestión se trataban menos del 20% de los líquidos cloacales, al terminarla se tratará el 40%.

 

En el eje 2, de Adaptación al Cambio Climático, también encontramos cambios. En tres años perdimos el 1% del PIB como resultado de los fenómenos climáticos, lo que deja bien en claro lo necesarias que son las políticas públicas de adaptación al cambio climático para la economía argentina. Por eso estamos haciendo obras con una inversión de más de 2 mil millones de dólares y en más de 500 kilómetros, para recuperar hectáreas productivas y cuidar a los vecinos.

 

Además, impulsamos la revolución de los radares para que los argentinos tengan información en tiempo real sobre el clima y poder protegerlos de las inundaciones. Ya instalamos 9 radares meteorológicos en distintos puntos del país que permiten detectar el movimiento de las tormentas y generar alertas. También licitamos la Red Hidrológica Nacional, incorporando 150 puntos de observación. Por primera vez, Argentina contará con información sistematizada y en tiempo real sobre la cantidad y calidad del agua en todo el país.

Te puede interesar:  "Le he pedido a Alberto Fernández que encabece la fórmula que integraremos juntos"

 

Dentro del eje 3, Agua para la Producción, estamos trabajando para expandir la frontera agrícola y recuperar el potencial productivo de la Argentina. Hemos recibido ya un primer proyecto, con iniciativa privada, para recuperar 90.000 hectáreas sobre el Río Negro. También firmamos con 17 provincias 48 posibles proyectos de casi 1.000.000 de hectáreas para la producción. A su vez, estamos reformulando -en el marco del Comité de Cuenca- proyectos estratégicos de gran potencial, como la iniciativa de desarrollo de los Bajos Submeridionales, que alcanzaría a más de 2,5 millones de hectáreas.

 

Radar meteorológico de Río Grande

 

Por último, también los avances en el eje 4 de Aprovechamiento multipropósito y biomasa son importantes, porque venimos trabajando en obras estratégicas para la Argentina. Un ejemplo es la represa El Tambolar, que está en licitación ahora. Les dará energía limpia a 100.000 familias de San Juan y posibilitará sumar más de 23.000 hectáreas de producción a la provincia.

 

También avanzamos en las gestiones de otras obras clave, como Portezuelo del Viento o Potrero del Clavillo, y estamos dándole forma a un plan de aprovechamientos multipropósito regionales, que permita modernizar y potenciar el uso de los más de 700 diques y represas que tiene nuestro país.

 

Hoy estamos pensando las bases de una segunda etapa del Plan Nacional del Agua, basándonos en la experiencia de estos años y apostando al crecimiento de nuestro país. Lo ya hecho nos permite proyectarnos y transformar al agua en una política de estado para el desarrollo sostenible de Argentina. Tenemos una visión de futuro, las obras siguen y el compromiso está.

 

Dejá un comentario