Goldin: “Las medidas pueden ayudar con la inflación en el corto plazo”

18 de abril, 2019

Goldin actividad inflación

Pablo Goldin Macroview

 

El Economista dialogó con Pablo Goldin (Director de Macroview) sobre los anuncios oficiales.

 

¿Qué impresiones le generaron los anuncios del BCRA del martes y los del Gobierno de ayer?

Todo lo que pasó en los últimos días no podemos verlo sólo con cabeza económica porque tienen una alta dosis de política. Las cuestiones técnicas y las valoraciones que uno puede hacer pasan a un segundo plano porque hay otras cosas en juego que trascienden la mirada económica.

 

Es decir, el Gobierno estaba mal en las encuestas y busca revertir eso…

Como cualquier Gobierno terrenal, si ve que la cosa no viene bien y las encuestas dan para abajo, toma una decisión para influir en las preferencias electorales, aunque no la lleve en la sangre ni la diga en voz alta.

 

¿Y puede influir, entonces?

Suelo decir que macro mata micro. Hay una política monetaria que seca los bolsillos de la gente y el crédito de los bancos. Los créditos de Anses o los esfuerzos del Ministerio de Producción chocan con esa dureza monetaria y el crédito total de la economía no va a cambiar sustancialmente. Pueden ser más efectivos electoralmente, eso sí, los controles de precios y el hecho de sacar el pie del acelerador en las tarifas pero, insisto, en el corto plazo. Pueden ayudar en estos meses, permitiendo empalmar y operar como un conducto con la efectividad, que puede ser mayor o menor, de los esfuerzos monetarios y fiscales preexistentes. Esto es válido si y solo si no aparecen nuevos escollos en el camino.

 

¿Y el dólar? Es clave para ver cómo siguen los precios…

Te puede interesar:  Cristina vice, ¿empuja o arrastra al mercado?

El BCRA no tiene una gran cantidad de reservas para intervenir. Las “vendibles” son US$ 17.000 millones. Ese es el punto de partida y, sobre eso, está la pulseada entre el BCRA y el FMI, que es el dueño de la pelota, es decir, los dólares. La pulseada viene desde mediados de 2018 y la última novedad es el congelamiento del techo, pero el FMI dijo ‘está bien, pero en el piso no comprás más dólares’. Es decir, reafirmó la idea de secar la plaza. ¿Y si el dólar se va hasta el techo de la banda? El BCRA venderá US$ 150 millones por día. Es difícil saberlo hoy ni tampoco si alcanzarán las ventas. Mi visión es que, por un par de meses, no debería portarse alocadamente. Los sustos cambiarios de los últimos meses, y esto es un buen dato, no tienen que ver con compras preelectorales de la gente o dolarizaciones masivas de portafolios sino que tienen que ver con capitales golondrinas que se están dando vueltas. Fue un error haberlos dejado entrar tan libremente y pecaron de papistas, como si fuéramos Alemania. Incluso, el FMI te permite algunos controles a los capitales especulativos.

 

El martes, el presidente del BCRA, Guido Sandleris, dijo que la gente ya se dolarizó en 2018 y no combustible para una nueva corrida…

La gente no tiene muchos pesos en el bolsillo y la cantidad de plata dando vuelta en la economía es bajísima. Eso es cierto y verificable desde cualquier punto de vista. Pero, como saben todos, están los flujos, pero también los stocks y allí sobresalen los depósitos en pesos. Si eso, más lo que hay en la calle, va a comprar dólares no aguanta ni Francia, pero es raro que pasé. Aun así no estaría tan confiado para decir que ya quedó atrás toda la dolarización. Igual está claro que el BCRA lo sabe porque en las últimas semanas estuvo muy activo con achicar el spread entre su tasa de política y la tasa que reciben los depositantes.

Te puede interesar:  Eliminan tasa a importaciones para proyectos fabriles, soja y bienes para Vaca Muerta

 

¿Qué piensan los inversores de estas medidas?

No sé hasta qué punto evalúan la letra chica. Más bien, miran dos cosas. Una, qué dice nuestro auditor, es decir, el FMI. Allí, por ahora, estamos bien porque el costo fiscal es bajo y no hay desvíos significativos de las metas del programa, y miran para el otro lado o toleran los controles de precios y demás. Segunda, las elecciones. Lo primero que todos preguntan es quién ganará o, mejor dicho, qué chances tiene un Gobierno que puede salir para otro lado, patear el tablero y, por ejemplo, repudiar la deuda. Eso hay que seguirlo con las encuestas, qué candidatos oficializan candidaturas y qué proponen.

 

Las medidas abren expectativas por mejores números para Cambiemos en las encuestas…

Lo tendremos que ir viendo y, como dije, lo único que podría ayudar es que baje la inflación porque el nivel de actividad ya está jugado. Una cosa es votar con 3-4% por mes, y otra cosa es por 1% o 1,5%. Eso puede ayudar a seducir a los votantes de la zona gris, aunque no a los ya convencidos de que votarán en contra.

 

Dejá un comentario