Falcone: “Cristina se presenta y Macri gana con lo justo”

12 de abril, 2019

Diego Falcone

Entrevista a Diego Falcone, Head Portfolio Manager de Cohen  Por Alejandro Radonjic

 

En diálogo con El Economista, Diego Falcone (Head Portfolio Manager de Cohen) habla de todo. Pasado, presente y futuro, pasando por Juan Manuel de Rosas y Christine Lagarde.

 

¿Qué está priceando hoy el mercado con respecto a Argentina?

El mercado cree que Macri no gana, pero eso no implica que sea Cristina la elegida en octubre. Después de los resultados de Río Negro y Neuquén, sumado al desdoblamiento de Gildo Insfrán en Formosa, empieza a verse que no hay tal “ola kirchnerista”. Con una economía a la que todavía le cuesta arrancar y con volatilidad en el tipo de cambio, hasta la semana pasada por lo menos, el mercado está diciendo ‘me parece que Macri no llega’. Y allí se abre la incertidumbre, porque no se sabe quién es sino porque Roberto Lavagna no arranca. El mercado está cómodo jugando ahí y sabe que Cristina no puede ganar en un escenario dicotómico de Macri o ella, pero le cuesta más entender el escenario de Macri contra el PJ unido.

 

¿Pero puede caer un poco más el mercado si Cristina se consolida?

Si Cristina se consolida y Macri no repunta, el mercado tiene muchísimo más para caer. No está, como decía, metiéndole un precio a Cristina.

 

O sea, ¿el mercado considera que Macri no llega y está haciendo una especie de promedio entre el peronismo federal y Cristina?

Un peronismo impregnado de kirchnerismo porque algún kirchnerista se va a colar entre el frente peronista porque no hay tanto del otro lado y al final son todos lo mismo, aunque no sé si un Axel Kicillof. Eso es lo que piensa el mercado. Ese no es mi view. A mí no me cierra porque Cristina no se presentaría y, si lo hace y repunta en las encuestas, vamos hacia CDS en los 1.300 puntos y no los 900 de ahora.

 

¿Cuál es su view entonces?

Creo que Cristina se presenta. Hay 60% de probabilidades. Cristina se presenta y gana Macri. Justo, pero gana.

 

¿El riesgo es todo político, entonces? No habló de deuda, vencimientos, Fed…

Lo que está operando hoy el mercado es riesgo político. Si voy a la macro, Argentina hizo el ajuste. Ya está. ¿Hay que devaluar más? De ninguna manera. La inflación esperemos que en mayo termine la última ronda de ajuste de tarifas y de ahí en más podremos empezar a entender dónde está el proceso de desinflación. Argentina, con esta política de no financiar al Tesoro, va a terminar logrando bajar la inflación.  La agenda de reformas, que todo el mundo exige, previsional y laboral sobre todo, la van a terminar aprobando porque la va a imponer el FMI para renovar el Stand By Agreement en un Extended Fund Facility. Es lo más probable que ocurra. La macro, con la tutela del FMI, ¿por qué debería preocuparme? ¿Pensás que la diputada (Graciela) Caamaño, que pide que aflojen con las tarifas, no va a terminar levantando la mano y aprobando la enésima suba de tarifas bajo otro Gobierno? Es eso, o el caos. Porque la agenda que te pide el FMI es la agenda del mercado. La macro hizo el ajuste, y a partir del 2020 sigue gobernando el FMI. Es decir, la macro preocupa bastante menos que lo político.

 

¿En ese escenario incluye el kirchnerismo o asigna algún tipo de ruptura que sería caos con el FMI?

Me cuesta ver ese escenario. Muchos plantearon en la Expo EFI que si Cristina era candidata había que desinvertir en Argentina. ¿No hay ninguna chance de que Argentina lo haga bien? Porque pensar que Cristina asume y automáticamente se declara en default o, peor, un default con el FMI, que no lo hizo ni siquiera Roberto Lavagna en 2002, es transformar Argentina en un paria. La verdad es que Argentina tiene un sector privado tan potente, que no tiene nada que ver con Venezuela, y convertirla en Corea del Norte es tan loco que no se puede asignar una probabilidad para vender toda la posición en Argentina. No veo a Cristina no intentando el camino del mercado porque en ese plan dura 6 meses su Gobierno.

 

Si gana, además, todos dicen que va a llegar muy estresada la situación financiera y va a estar condicionada para no romper…

Vas a tener un golpe en la economía real muy duro, porque el campo va a tomar alguna decisión con respecto a la plantación de trigo. Es muy complejo. No maneja los resortes de la economía, no es que bombea petróleo, cobra los petrodólares y listo. Necesita que el campo invierta para mover todo el aparato productivo, para generar las divisas; que las mineras saquen litio y Shell siga perforando en Vaca Muerta. Todo eso no se logra declarando el default. No entiendo el “rational” de una Cristina haciendo eso. El inversor de afuera lo guía la presencia del FMI y al local, la emocionalidad. Esto no es 0-100 y quiero que me cuenten cómo implementa todas esas ideas que tiene la gente. Es como cuando hablaban de vulnerar las cajas de seguridad, repartidas en 4.000 sucursales, en una mañana…

 

Impracticable. Cuanto menos, no se hizo. No sabemos si se pensó…

¿Expropió YPF o el Grupo Santander? YPF ¿Por qué? Porque había una carga de emotividad nacional y consenso entre los argentinos porque se acordaban de las épocas de gloria. Las AFJP, lo mismo. Ahora, cuando los militares tomaron las Islas Malvinas, ¿por qué no atacaron Chile? Porque no había consenso nacionalista de hacerlo para levantar la popularidad. Fueron a Malvinas y convocaron un millón de personas en la Plaza de Mayo en el medio de un Gobierno dictatorial y una crisis económica. Las medidas de los gobiernos populistas, milicos o kircheristas, siempre son las mismas. Apuntan a causas emocionales. ¿Hoy qué podes manotear? No te queda otra que pagar el precio.

 

En un segundo mandato de Macri. ¿Cómo imagina las valuaciones y la línea general del Gobierno? Porque seguirá sin mayorías en el Congreso y habrá que pasar reformas…

Hay una fractura histórica en Argentina. Lo dijo (Julio A.) Roca. En uno de sus tantos discursos planteó que Argentina, después de 30 años de gobiernos liberales o conservadores, no había terminado de sepultar el germen nacionalista y populista, que él lo identificaba con Juan Manuel de Rosas. Claramente, no sabía de la llegada de Juan Domingo Perón. Yo creo que esa es la grieta histórica de Argentina. La de la Vuelta de Obligado. Fijate lo distinta que es la Argentina de la Vuelta de Obligado con la del acuerdo de Rosas-Runciman para sacar al país de la depresión económica. La historia argentina busca intérpretes en cada momento de este emergente. Hoy son Cristina y Macri y mañana surgirán otras figuras. Me parece que la ancha avenida al medio no existe. Al final, (Raúl) Alfonsín era más kirchnerista que macrista. Creo que un segundo Gobierno de Macri dependerá del contexto internacional y, en particular, el estado de la economía de EE.UU. Si dependiera exclusivamente del país, creo que va a haber un buen mandato. Muy volátil por todas estas reformas e imagináte lo que van a ser los titulares. ‘Si no se aprueba la reforma no hay más plata’ o ‘se cae Argentina’. Lo que no quiere decir que sea línea ascendente positiva, pero si miras entre 2020 a 2023 vas a ver que se aprobaron un montón de leyes y los activos van a subir.

 

Volviendo, y para ir terminando, a la coyuntura y los planes electorales: Precios Cuidados, créditos de la Anses, Ahora 12 quizás. ¿Qué piensa?

Lo que uno esperaba de 2019 se está dando. Superávit comerciales; recaudación, que va a sufrir, pero viene bastante bien y la actividad económica hizo piso en noviembre y secuencialmente está mejorando. Pero lo que viene muy mal es la inflación, que es importante porque no permite la recuperación del salario real. El Gobierno está interesado en aliviarle el consumo básico a las familias más vulnerables, congelando el precio de la yerba mate, las galletitas, el fideo o el arroz. Serán 30 o 40 productos sobre 500. La idea es congelar ese consumo básico para el que el que está muy cerca de la línea de indigencia no caiga porque no llega. Pero no se frena la inercia inflacionaria con eso. Podrían haber anunciado un vale de comida, como los “food stamps”. En el fondo usaron una herramienta kirchnerista para subsidiar parte del presupuesto los alimentos. Esto va a recaer en el resto de los productos y, por ende, no frena la inercia inflacionaria. No veo a las compañías poniendo productos en Precios Cuidados sin subir los otros para que el precio promedio les de arriba.

 

Tendencialmente, sin embargo, decía que los desequilibrios que llevaron a la inflación se están empezando a corregir…

Exacto. No con los tiempos que uno quisiera, pero tarde o temprano se va a terminar acomodando. No se está financiando al Tesoro, y eso era un gran componente inflacionario. Las tarifas, si bien van a quedar ajustes, con un tipo de cambio estable no deberían seguir alimentando la inflación. Festejo, por decirlo de algún modo, que tengamos 25 puntos de inflación a esta altura. Si el segundo mandato de Macri promedia una inflación de 15 puntos, con los dos primeros años en 25% y los segundos en 10%, celebro.

 

¿Cómo ves al dólar antes de las elecciones?

No salgo del consenso. De acá a junio va a haber buena oferta. Es muy difícil saber cómo pega la política. El mercado es muy malo descontando los procesos políticos. Pésimo. Entonces hoy no sé si el mercado está acertando en darle poca probabilidad de éxito a Macri y Cristina, y sí a la tercera vía. De golpe si el mercado empieza a visualizar a Cristina, vas a tener un salto en el tipo de cambio con un BCRA que no tiene muchas herramientas. La oferta tardó, pero está entrando. Hay sobrante de dólares y la demanda no está subiendo. Pero puede ser que tengamos un escenario bueno hasta junio y después se empiece a complicar. Si Cristina es candidata, pero no mide en las encuestas, no pasa nada. El Gobierno necesita que la gente vea que ha domado a la bestia porque la sociedad se sabe que tienen acceso a la comunidad financiera internacional, pero también tiene que controlar el dólar en los hechos. Sino la gente dice que con Cristina estaba tranquilo el dólar. ‘Sí, pero había cepo’, decís. ‘Bueno, pero no importa’. Macri necesita un dólar estable.

 

Según su visión, la presencia del FMI es clave…

La gente no observa o no ve que Argentina con o sin el FMI son cosas distintas. Cuando empezó a gobernar en 1990-1991, entró al mundo y tuvo un proceso de estabilidad. Fue una idea equivocada la Convertibilidad y el tipo de cambio fijo, del que estaba enamorado el FMI, pero fue aprendido de eso. Haberle pagado los US$ 10.000 millones al FMI en 2005 fue trágico. Si eso no hubiera pasado, Argentina no hubiera terminado donde está hoy. Eso es lo que hay que mirar cuando uno ve los precios de bonos en estos valores. Prefiero el peor FMI que el mejor ministro de Economía de Argentina para gobernar los designios de nuestro país. Lamentablemente, la Historia demuestra que eso es mejor.

 

RelatedPost

Dejá un comentario