Lógico cambio de planes

18 de abril, 2019

macri

Por Juan Radonjic

 

El Gobierno tomó una serie de medidas que no le aseguran ganar las elecciones pero que le dan más posibilidades de de lograrlo. Atacó el tema que más les preocupa a los argentinos que es la suba de la inflación que erosiona los ingresos. Y todo indica que la tasa de inflación irá descendiendo en los meses que faltan para las elecciones.

 

Será el único logro que podrá mostrar el Gobierno porque la reactivación económica tardará mucho en ser percibida por los votantes. Siendo así, causaba sorpresa como se dijo reiteradamente en El Economista, que el Gobierno no hiciese nada el terreno en el cual se decidía su suerte electoral. Tardó una enormidad en tomar una serie de decisiones bastante obvias que estaban al alcance de la mano. Pudo haber ocurrido por impericia política para percibir el deterioro de la situación o por un sesgo ideológico que lleva a suponer que congelar la base monetaria alcanza para frenar la inflación en Argentina.

Te puede interesar:  Muchos nombres, pero pocas ideas

 

Más allá de los debate técnicos, las medidas anunciadas traerán un alivio para los sectores de ingresos medios y bajos. Sorprendió que en la conferencia de prensa Nicolás Dujovne haya dicho que estas medidas “complementan” la política económica que estaba en curso cuando claramente el Gobierno eligió un rumbo distinto. Ahora se busca el congelamiento de algunos precios y tarifas mientras que se le pone techo al dólar. Muy distante de la libertad de precios, la flotación cambiaria, de “pagar por las cosas lo que valen” o intentar por primera vez “salir de una crisis sin modificar las reglas de juego”.

Te puede interesar:  Sin Lavagna, Alternativa Federal convoca a Scioli y a Tinelli

 

Otra sorpresa de Dujovne fue relativizó el impacto fiscal de las medidas y sostuvo que involucraban un monto “manejable”. Si es así ¿por qué no se hizo antes?

 

Finalmente queda claro que el proceso electoral entra en una nueva dinámica. No pueden hacerse análisis estáticos que suponen que un Gobierno no va a reaccionar si percibe que se encamina a una derrota electoral. En esos casos se toman medidas para cambiar el rumbo y ese es un dato que debe tomar en cuenta la oposición que suponía que le alcanzaba con esperar que la inflación se siga acelerando hasta las elecciones.

 

Dejá un comentario