¿Cómo seguirá el precio del dólar durante abril?

4 de abril, 2019

Dólar hoy

 

Como alguna vez dijera Miguel Bein, el segundo trimestre es el llamado “trimestre de oro” porque es la temporada alta de agrodólares y, con una megacosecha de casi 140 millones de toneladas, la oferta puede ser tan voluminosa como necesaria. El problema es que esa oferta enfrenta otra ley de hierro de estas pampas: la dolarización preelectoral. Quienes pueden, prefieren esperar la voz del pueblo sentados en dólares.

 

Ante ese escenario, otear más allá de abril en una Argentina frenética aparece como imposible, más aún cuando el mundo, que también juega e incide, se muestra dinámico y desafiante.

 

Ayer, el dólar comenzó bajando, pero fue tomando temperatura con el correr de las horas y cerró en $42,880, máximo del día y casi 20 centavos arriba del cierre del lunes. Así, cortó una seguidilla de tres bajas consecutivas. Nuevamente, fue un buen día para los emergentes (en la región, solo cayó el real) y la moneda de Argentina, que vuelve a desacoplarse del mundo, no pudo capitalizar ese envión.

 

El Economista dialogó con varios expertos para conocer su opinión sobre el futuro mediato del dólar, la madre de todos los precios y, como dicen en GMA Capital en referencia a su incidencia electoral, “el jefe de campaña del Gobierno”.

 

Miguel Zielonka Econviews

 

“La pulseada continúa, pero en los últimos días la balanza se está inclinando ligeramente a favor del BCRA. La caballería viene en camino: los agrodólares y los dólares del Tesoro, luego de que el directorio del FMI apruebe la revisión bimestral del programa. Son aproximadamente US$ 130 millones diarios de oferta entre ambos factores, que van a ayudar a equilibrar el mercado. Si no hay cisnes negros afuera y la política no mete la cola deberíamos tener un par de semanas tranquilas”, dice ante El Economista. Sobre la política, Zielonka agrega: “Diría que, con Cristina, tendremos más pánico durante la travesía, pero parece que es con mejor final porque hay más chances de reelección de Mauricio Macri mientras que, con Roberto Lavagna, diría que tendremos menos volatilidad durante el camino, pero no tengo claro el final”.

 

Matías Rajnerman Ecolatina

 

“En marzo, se quebró definitivamente la pax cambiaria instaurada luego de la puesta en marcha del segundo acuerdo con el FMI”, dice Matías Rajnerman desde Ecolatina. “Para abril, proyectamos que los vaivenes y las tensiones en el frente cambiario seguirán vigentes. Si bien la oferta de dólares se recuperará, impulsada por la cosecha gruesa y las divisas del Tesoro (US$ 60 millones diarios desde el 15 de abril), estimamos que esta mejora no será suficiente. A modo de ejemplo, en el promedio diario de marzo se operaron US$ 600 millones en el mercado mayorista, que concentra el 90% de los movimientos. Es decir, la mejora luce acotada”, agrega en diálogo con El Economista. “Con elecciones y futuro incierto para nuestro país, la dolarización de carteras en la previa electoral luce más como un hecho que una posibilidad. Ante ese frágil esquema, cualquier turbulencia local o internacional anticipará movimientos, sumando presiones al tipo de cambio. Además, es probable que parte de los agrodólares de la cosecha gruesa se ‘guarden’ unos días, a la espera de un dólar más rentable. Por último, si bien esperamos que la tasa de interés de política monetaria se mantenga en estos niveles y que la tasa de plazos fijos recorte el spread, no está claro que alcance para frenar una dolarización como la preelectoral, que suele adquirir dinámicas que van más allá de los fundamentals macroeconómicos. Es decir, están más alentadas en el miedo que en la codicia, parafraseando a Mario Blejer”, dice Rajnerman. A modo de conclusión, dice: “Aunque la oferta de dólares se recuperará en las próximas semanas y el BCRA endurecerá su política en pos de disipar eventuales tensiones, estimamos que ‘noticias débiles’ podrían tener ‘importantes efectos’ en el mercado cambiario”.

 

Matías Carugati Management & Fit

“A priori, con una mayor liquidación de divisas del agro (por cuestiones estacionales, en abril debería venderse más que en marzo) y el aporte de las subastas del Tesoro, el mercado debería tener liquidez”, dice Matías Carugati desde Management & Fit. “La gran incógnita es la demanda. Los datos económicos no van a ser buenos (inflación en rango de 3,5-4% y actividad posiblemente frenando algo del impulso de enero-febrero) mientras que las encuestas tampoco van a mejorar para el Gobierno. Es decir, habrá que ver si la demanda se lleva toda la liquidez”, matiza Carugati. “Dicho esto, estimamos que el dólar va a seguir su camino ascendente, pero acaso con menor volatilidad. Entre tasas y mayor oferta, al menos por abril, deberíamos ver un mercado cambiario más tranquilo”, concluye.

 

Adrián Yarde Buller Grupo SBS

 

“Por el diseño del plan monetario, cuando el sector privado requiera pesos deberá desprenderse de dólares llevando el tipo de cambio al piso de la Zona de No Intervención (ZNI)”, dice Adrián Yarde Buller desde el Grupo SBS. “Sin embargo, vemos tres grandes factores que podrían modificar este escenario: el riesgo político, una erosión de la confianza en el plan monetario y una desaceleración global. A nuestro entender, estas tres razones parecen haberse combinado para explicar las tensiones cambiarias recientes, aunque los últimos indicadores de crecimiento de China y Europa aliviaron las preocupaciones en el margen. Pronto comenzarán las subastas de divisas del Tesoro y esto debiera sostener al peso, mejorando las condiciones de liquidez del mercado cambiario y ayudando transitoriamente al BCRA en su esfuerzo monetario. Obviamente, todo esto quedará sujeto a que no se profundice alguno de los tres factores de riesgo mencionados previamente”, concluyó ante El Economista.

 

Javier Rodríguez Proficio Investment

 

“Abril será un gran test para el tipo de cambio”, dice Javier Rodríguez. “Por un lado, tendremos un aumento de la demanda al acercarse las elecciones y la clásica dolarización de carteras, aunque parte de ello pudo haberse adelantado dada la volatilidad reinante. Por otro lado, comenzará a verse una mayor oferta proveniente de las liquidaciones del agro y de las subastas diarias que comenzará a efectuar el Tesoro”, dice, como introducción. Hay varios puntos a tener en cuenta, señala. “Por un lado, puede ocurrir cierta demora en liquidaciones, dado el perfil de la campaña (a diferencia de una campaña con sequía, el grano se recoge un poco después). Por otro lado, dada la fuerte correlación del peso con el real, habrá que estar atento al escenario político brasileño y la discusión por la reforma jubilatoria del vecino país. Finalmente, la actuación del BCRA también determinará en parte esa pulseada. Habiendo adelantado que mantendrá la tasa de política monetaria elevada durante todo abril, resta observar la reacción de los actores a la misma y si se buscará un nuevo sobrecumplimiento de la meta de Base Monetaria”, grafica desde Proficio Investment. “Se trata de un interesante escenario, con muchas partes en movimiento, donde no está claro aún un posible desenlace, aunque nos inclinamos por pensar que prevalecerá la calma”, concluye.

RelatedPost

Dejá un comentario