Con palos para Macri y la CGT, Moyano y las CTA van al paro el 30 de abril

12 de abril, 2019

Moyano

El escenario para el anuncio fue un congreso de las regionales de la CGT que se realizó ayer en la sede del gremio de los mecánicos, el Smata. Allí se difundió un documento muy duro contra el Gobierno y se anunció un paro general de los sindicatos alejados de la conducción de la CGT para el 30 de abril. Las caras visibles del anuncio fueron Hugo y Pablo Moyano, Sergio Palazzo, Ricardo Pignanelli, Omar Plaini y Pablo Micheli, entre otros. Las dos vertientes de la CTA también serán parte de la jornada de huelga anunciada. En el Smata cerró el acto Hugo Moyano, con fuertes cuestionamientos al presidente Mauricio Macri y a la cúpula de la CGT, integrada por Héctor Daer y Carlos Acuña.

 

En el discurso de cierre del encuentro, Moyano tuvo párrafos muy fuertes dedicados a Macri, a quien calificó de “inútil” e “incapaz”, entre otros adjetivos. “Tenemos la responsabilidad de hacer todo el esfuerzo necesario para que a partir de octubre este señor se vaya a la casa, a disfrutar de lo que tiene, que tiene bastante. Es un inútil, un incapaz, no sabe para qué está ahí”, lanzó el sindicalista. “Tienen una incapacidad total para tener la responsabilidad que tienen. Ni siquiera mentir saben”, opinó sobre el gabinete nacional.

 

“Es un inútil, un incapaz, no sabe para qué está ahí”, disparó Hugo Moyano al  referirse al Presidente en su discurso

 

Después de la marcha del jueves pasado, en la que los gremios identificados con el moyanismo y las CTA caminaron las calles porteñas con la compañía de la CGT, ayer quedaron otra vez evidenciadas las diferencias de criterio y con el moyanismo a la cabeza se anunció un paro que la central obrera no respalda. Micheli y Roberto Baradel fueron dos de los dirigentes de la CTA que participaron del plenario conjunto de las dos vertientes de esa central y también estuvieron presentes en el Smata.

 

Moyano criticó con dureza a la conducción de la central obrera, que encarnan Daer y Acuña, los dos sobrevivientes de lo que fue el triunvirato de mando que completaba el moyanista Juan Carlos Schmid. “Es difícil descifrar lo que piensan algunos señores que están en la CGT. Hay actividades, como la textil, que han perdido 50, o 60.000 trabajadores, y no reaccionan. Los dirigentes sociales y gremiales son puestos para defender a los trabajadores y estos señores ven que despiden, rebajan salarios y no reaccionan. Si esta CGT hubiera estado cuando estaban los militares, todavía estarían gobernando los milicos”, apuntó el líder del sindicato de camioneros en el encuentro en el Smata.

 

Según Moyano, “el 98% de los trabajadores está con este sector” gremial y no con la conducción de la CGT, a la que le atribuyó una convocatoria de solo una veintena de organizaciones sindicales.

 

Palazzo, líder de la Asociación Bancaria, fue otro de los oradores y pidió actuar con valentía para “empezar a transitar el camino para instalar nuevamente un Gobierno nacional y popular en la Casa Rosada”.

 

Documento crítico

 

La medida de fuerza se confirmó después de un encuentro de regionales de la CGT del que surgió un documento muy crítico, en el que se exigió al Gobierno cambiar el rumbo de la gestión en materia económica. “Los sindicatos nucleados en el Frente Sindical hemos decidido confluir en una medida unificada de cese de actividades por 24 horas en cada una de las organizaciones que representamos para el día 30 de abril”, se señala en el párrafo más importante del documento.

 

“No nos queda otro camino. Plan de lucha. Paro general”, arranca el texto redactado en el gremio de los mecánicos, que exige que “la política económica debe cambiar”. Y subraya: “El actual gobierno no escucha a los trabajadores, hace del diálogo un monólogo y avanza con esta política que ha llevado a la Argentina al borde de la quiebra”.

 

En el documento se plantean cinco puntos “para evitar la desintegración de la Patria”. El primero es el “rechazo a todo intento de reforma laboral; paritarias libres y aumento de emergencia del salario mínimo, vital y móvil”. En el segundo, se exige el “cambio de la política económica”, a partir de la “protección de la industria nacional, pymes y economías regionales”. En el tercer punto, los gremios piden “retrotraer las tarifas de los servicios al 1/12/2017”, lo que implicaría una marcha atrás en el veto presidencial a la ley que se había aprobado para tal fin. En el cuarto punto, se reclama la “derogación de la reforma previsional”, y en el quinto se pide la “defensa de la producción y mano de obra nacional”.

RelatedPost

Dejá un comentario