Carreras ganó en Río Negro con empuje de Weretilneck

8 de abril, 2019

carreras Río Negro

El frente oficialista “Juntos Somos Río Negro” obtuvo un triunfo holgado en las elecciones a gobernador y vice de la provincia. Con mérito extra: tras la decisión de la Corte Suprema de no permitir la candidatura del gobernador Alberto Weretilneck, pudo imponer a Arabela Carreras (52%) en el tramo final. Bastante atrás quedó el intendente de General Roca, Martín Soria (35%), que como candidato del Frente para la Victoria era su retador. En tanto, la candidata de Cambiemos Lorena Matzen (5%) hizo una pobre elección. Sin el apoyo de Casa Rosada, que pretendía ante todo que Soria no ganase.

 

Se impuso por amplia diferencia a Soria y trajo alivio a la Casa Rosada, pese a la pobre performance de su candidata

 

Carreras es ministra de Turismo, Cultura y Deportes de la gestión provincial e iba a ser la candidata a vice hasta la decisión de la Corte. Alejandro Palmieri, presidente del bloque de legisladores provinciales, comparte la fórmula ganadora. “Juntos Somos Río Negro” se hizo fuerte en toda la provincia, salvo en General Roca. De esta forma, Carreras se convierte en la primera gobernadora de la provincia. Y se sumará a la bonaerense María Eugenia Vidal, la fueguina Roxana Bertone, la santacruceña Alicia Kirchner y la catamarqueña Lucía Corpacci.

 

 

Carreras hizo campaña reivindicando la gestión provincial de Weretilneck y alejándose de la discusión nacional. Fue Soria quien intentó emparentar a su gestión con la del Gobierno Nacional, aprovechando los bajos números de aprobación de Cambiemos a nivel local. Mientras que Casa Rosada apostó en los últimos días (implícitamente, y no tanto) por la candidata del gobernador, dejando “sola” a Matzen. “A no confundirse: acá no ganó Mauricio Macri ni perdió Cristina Kirchner. Acá ganó la primera gobernadora mujer de Río Negro. Y ganó también la continuidad del mejor gobierno que tuvo Río Negro desde la recuperación democrática”, sostuvo el actual vicegobernador Pedro Pesatti.

 

La candidata de Cambiemos hizo una pobre elección: sin el apoyo de Casa Rosada, que pretendía, ante todo, que Soria no ganase

 

Otro dirigente que pudo manifestar su alivio ayer fue el presidente del bloque Justicialista en el Senado, Miguel Angel Pichetto. Sin peso territorial propio y en reyerta histórica con Soria, Pichetto apoyó la candidatura de Carreras, sin ser parte de su armado, como un mal menor. Abocado al armado nacional de Alternativa Federal y con mandato que vence en diciembre, Pichetto tiene la chance de pelear un lugar en las preferencias de los rionegrinos en las elecciones legislativas de octubre, si no prospera ninguna de sus pretensiones. Un triunfo de Soria hubiese obturado esa posibilidad.

 

La política rionegrina tiene sus particularidades. Por caso, es el único distrito en el que la Unión Cívica Radical gobernó en forma ininterrumpida durante veintiocho años. El peronismo recién fue gobierno recién en 2011, con Carlos Soria, quien estuvo tres semanas como gobernadora, hasta que fue asesinado. Weretilneck fue su sucesor, con márgenes propios. Armó su propio espacio y se diferenció todo lo que pudo del justicialismo provincial. Tuvo sus intermitencias con Pichetto, que lo enfrentó en 2015, y se distanció tempranamente de los hijos de Soria, Martín y la diputado nacional, María Emilia.

 

 

Dejá un comentario