Buenos Aires, el distrito clave que pone en alerta a Cambiemos

17 de abril, 2019

Salvado, Vidal y Salvai

La provincia de Buenos Aires se apresta a ser el escenario donde se definirá buena parte del resultado electoral. Con una extensa geografía que acumula realidades contrastantes (conurbano-interior), “la madre de todas las batallas”, como se la suele denominar, alberga el 40% del padrón electoral nacional y la obtención de buenos resultados en su territorio son clave para el recuento final.

 

Es por eso que los movimientos de su mandataria, María Eugenia Vidal, son materia de análisis permanente asociada al despliegue territorial de los intendentes del PRO, que han logrado hacer pie en el área metropolitana donde se concentra la mayor cantidad de votantes.

 

El reciente decreto del Gobierno que impide la presentación de listas colectoras, exhibe la preocupación que circula entre las principales cabezas del oficialismo en La Plata.

 

“Podría suceder que haya referentes territoriales del PRO que vayan a repartir boleta corta”, analizó Julio Burdman

 

Pero más allá de Vidal y las dificultades de su candidatura, el principal problema continúa siendo la economía, los números rojos de la gestión (marzo arrojó una inflación de 4,7%) y el desplome en la imagen del presidente de Mauricio Macri que arrastra hacia abajo tanto a la mandataria como a los intendentes del PRO.

 

Un reciente trabajo de la consultora Federico González y Asociados realizado en territorio bonaerense, indica que la expresidenta Cristina Kirchner, tiene hoy una mayor intención de votos que el Presidente. Mientras la actual senadora obtendría 32,2%, Macri se ubica casi unos diez puntos por debajo: 23,5%.

 

Si se tiene en cuenta las mediciones por candidaturas, tercero su ubica Sergio Massa que mantiene un caudal similar a la elección de 2017, 13,3%, y recién en cuarto lugar se ubica Roberto Lavagna, quien por ahora coquetea con la posibilidad de no jugar dentro de la PASO de Alternativa Federal, aunque cosecharía el 8,9%.

 

Un dato interesante es que si se tiene en cuenta la medición por espacio, Cambiemos se ubicaría en un tercer lugar, incluso por debajo de Alternativa Federal. Unidad Ciudadana obtendría 35,6% (sumando los votos de Cristina y de Daniel Scioli), los federales obtendrían 27,7% (sumando a Massa, Lavagna, Juan Manuel Urtubey y Miguel Pichetto) y Cambiemos sacaría 23,5%, con su oferta electoral concentrada en Macri.

 

“En la provincia de Buenos Aires Cristina Kirchner y su espacio político representan la principal fuerza electoral en un escenario de elecciones PASO”, sostiene el estudio en una de sus conclusiones. Al mismo tiempo agrega: “Alternativa Federal se consolida como un espacio político competitivo, mientras que las chances de Cambiemos se tornan inciertas”.

 

El cuarto actor en el escenario electoral podría ser el exministro de Economía, quien tomó distancia de los federales, pero se mantiene sin definiciones. “La candidatura de Lavagna sigue sin despegar electoralmente, aunque mantiene un importante rol arbitral”, concluye.

 

Además, hay otro dato interesante: si bien se vislumbra un escenario difícil para la concreción, una eventual candidatura del conductor de TV, Marcelo Tinelli, podría obtener 14,1% en un escenario fragmentado de la oposición, mientras que si su candidatura dentro del consenso del espacio peronista, la intención de voto oscila en torno al 20%.

 

El rumbo de la economía genera ruido electoral y suscita especulaciones políticas. Luego de que quedase obturado el desdoblamiento en tierras bonaerense, mucho de los referentes amarillos en el conurbano masticaron broncas.

 

“Podría suceder que haya referentes territoriales del PRO que vayan a repartir boleta corta”, sostuvo ante El Economista el politólogo Julio Burdman.

 

“Al mismo tiempo no podría asegurar que haya quienes la repartan con la boleta de Cristina Kirchner. Si eso sucede, sería en territorios en donde hay más dirigencia peronista vinculada al PRO, como La Matanza. En esa clase de distritos tenés militancia de extracción pejotista vinculada al PRO y tendrían mucho menos problemas en hacer ese tipo de prácticas”, razonó Burdman analizando el escenario del conurbano.

 

“El tema Macri está complicado. Sabemos que hay preocupación en lo económico y que en esa materia nos está  yendo mal”, sostuvo una voz de Cambiemos que recorre el AMBA.

 

El voto cruzado podría ser estimulado no solo por dirigentes territoriales del oficialismo, si no que también en algunas zonas donde el rechazo a la figura de la expresidenta es alto, algunos intendentes del peronismo podrían buscar desengancharse de su figura procurando municipalizar sus elecciones y acompañar sus boletas con la de Vidal.

 

RelatedPost

Dejá un comentario