Brotes verdes en dos sectores clave: industria y construcción

5 de abril, 2019

construcción industria

El Indec publicó ayer dos informes relevantes, que el Gobierno, en un contexto de escasez de buenas nuevas, festejó con bombos y platillos: el Indice de Producción Industrial Manufacturero (el ex EMI) y el Indicador Sintético de la Actividad de la Construcción (ISAC). Ambos de febrero.

 

Los informes ratificaron la tendencia creciente (en el cómputo intermensual) observada en enero. Aunque siguen abajo interanualmente, habrían encontrado un piso, cuya solidez será testeada en los meses entrantes. Por un lado, el ISAC mostró una suba de 8,3% mensual mientras que el IPI, un alza de 2,4%. Contra igual periodo de 2018, el ISAC baja 5,3% y el IPI, 8,5%.

 

La industria

 

En febrero, la división de alimentos y bebidas registró una disminución interanual de 0,1%; productos de tabaco, una suba de 9,5%; productos textiles, cayó 9%; prendas de vestir, cuero y calzado, una disminución de 5,3%; madera, papel, edición e impresión (-4%); refinación del petróleo, coque y combustible nuclear (-8,5%); sustancias y productos químicos, una retracción de 2%; productos de caucho y plástico, una disminución de 5,4%; productos minerales no metálicos (-4,3%); industrias metálicas básicas (-34%); productos de metal (-2,1%); maquinaria y equipo (-31,6%); otros equipos, aparatos e instrumentos, una contracción de 27%; vehículos automotores, carrocerías, remolques y autopartes, una disminución de 11,3%; otro equipo de transporte cayó 41,8% y, por último, la división muebles y colchones tuvo una caída de 0,3%.

 

La construcción

 

Además del 8,3% mensual, el dato más alentador del ISAC es que la superficie a construir, autorizada por los permisos de edificación otorgados para la ejecución de obras privadas en una nómina representativa de 60 municipios, registró en febrero una suba de 16,8% con relación al mes anterior. Por su parte, con respecto al mismo mes del año anterior, el dato de febrero tuvo una suba de 36,6%.

La superficie autorizada acumulada durante el primer bimestre de 2019, en su conjunto, registró una suba de 19,9% con respecto al mismo período del año anterior.

 

La visión

 

“A pesar de que ambas actividades empezaron a revertir la tendencia negativa, habrá que estar atentos a lo que suceda en marzo cuando regresó la inestabilidad cambiaria y las tasas reales volvieron a subir fuertemente”, dijeron desde LCG. En el caso de la construcción, 31% de las empresas que realizan obra privada esperan que las bajas continúen en los próximos meses (40% el mes pasado) y las razones principales se mantienen respecto a los últimos meses. Ellas son el retroceso de la actividad, los atrasos en la cadena de pago y el alto costo de los créditos. Por otro lado, las expectativas de las empresas industriales tampoco son positivas.

 

 

En el mercado interno, el 56% de empresas espera una caída interanual de la demanda durante los próximos meses. Esto es consecuencia de la lenta recomposición de salarios y las altas tasas de interés que rigen en el mercado. Respecto a la demanda externa, cayó la expectativa de las empresas y solo el 25% espera una mejora. “

 

Además, por tratarse de ramas muy heterogéneas, las expectativas para 2019 son muy distintas dependiendo de cuál se trate y las posibilidades de acceder al mercado externo. La industria alimenticia, muy golpeada en 2018 por la sequía, podrá obtener los mejores resultados. El resto de las ramas podrá recuperar solo una parte de la pérdida de 2018 mientras se mantengan estas tasas de interés. Asimismo, mientras Brasil comenzaba a generar expectativas para traccionar algunos subsectores (como el automotriz), la revisión a la baja del crecimiento del país podría complicar el aumento de las exportaciones”, concluyeron en el LCG.

RelatedPost

Dejá un comentario