Bonfatti busca posicionarse y espera por el peronismo

26 de abril, 2019

Por Néstor Leone

 

En el escenario santafesino tres espacios acaparan la atención en los días previos a la primaria abierta, simultánea y obligatoria del domingo. El Frente Progresista Cívico y Social, oficialismo desde 2007, buscará quedar bienparado para extender su predominio en la provincia, con un solo candidato: Antonio Bonfatti, gobernador entre 2011 y 2015. Enfrente, el peronismo unido intentará dirimir sus diferencias en la única disputa real por candidaturas entre el senador nacional Omar Perotti y María Eugenia Bielsa. En tanto, Cambiemos pretenderá frenar la caída que hace meses muestran las encuestas en un contexto de crisis mayor: el intendente de la ciudad capital José Corral, tendrá ese desafío, bastante cuesta arriba.

 

Bonfatti busca suceder, en las generales del 16 de junio, a Miguel Lifschitz, candidato a diputado provincial y antecesor del actual mandatario. Su frente perdió al radicalismo orgánico, que hoy forma parte de Cambiemos. De hecho, Corral fue presidente del Comité Nacional de la UCR entre 2015 y 2017. Pero preserva dentro de sus filas a un sector importante del partido, entre los que se cuenta la candidata a vicegobernadora Victoria Tejeda, oriunda de Coronda y actual diputada provincial, varios intendentes y referentes territoriales. Además, uno de los desafíos socialistas será retener la ciudad de Rosario, que gobierna desde hace 28 años, amenazada esta vez por el peronista Roberto Sukerman (y no por el PRO, como en las últimas ocasiones). Mientras espera hacer una buena performance en la ciudad capital, territorio habitualmente ajeno para el espacio.

Te puede interesar:  Michetti se muestra con Pichetto para debatir el Futuro

 

En la interna peronista, Perotti aparece con ventaja por sobre Bielsa. El senador nacional se hace fuerte en el centro y el norte de la provincia, mientras que la exvicegobernadora durante el último mandato del fallecido Jorge Obeid, tiene su mayor peso en el sur. El acuerdo de Perotti (ligado a los sectores más conservadores del peronismo santafesino) con Cristina Kirchner y el respaldo de sectores mayoritarios del kirchnerismo parecen poner la balanza en su favor. El desafío entonces para el ganador será retener el voto de su rival interno. Si el vencedor es Perotti, Bonfatti buscará sacar provecho del votante de Bielsa, más afín ideológicamente, más allá de los fuertes cruces previos. Si la victoriosa es la rosarina, Cambiemos se entusiasma con obtener una cuota del votante más conservador del peronismo, ese que en otro momento acompañó a Carlos Reutemann.

Te puede interesar:  Caso YPF: el Gobierno de EE.UU. se pronunció contra el pedido de Argentina

 

En Cambiemos, en tanto, todo se presenta difícil. Corral aparece lejos en la consideración de la ciudadanía y el radicalismo teme perder la ciudad de Santa Fe, en sus manos desde 2007, cuando la ganara aliado a los socialistas. Allí lleva a Albor Cantard, vencedor en las elecciones de medio término de 2017, con perspectivas negativas. Las visitas recibidas en la provincia en las últimas horas tampoco facilitaron las cosas. El presidente Mauricio Macri estuvo en Venado Tuerto e hizo declaraciones, a la defensiva, intentando explicar las causas de la profundización de la crisis, mientras que la diputada nacional Elisa Carrió acompañó con exabruptos, como en Córdoba, que representaron una pesada carga.

Dejá un comentario