Recomiendan activos en moneda dura

25 de marzo, 2019

divisas pesos monedas economía

 

Ante este escenario interanacional inestable para Argentina, desde GMA recomiendan “alternativas de inversión en moneda dura, con baja duration y liquidez abundante”, con una proporción de “80-20 entre dólar y peso”.

 

Las Letras del Tesoro (Letes) que se licitarán esta semana “representan una buena oportunidad para asegurarse una tasa de al menos 4,5% en dólares y cobrar el capital el día hábil previo a las elecciones del 27 de octubre”.

 

Tïtulos cuyo vencimiento está más allá de este año están “saturados de pesimismo”, aunque, si bien representan un riesgo, “son una oportunidad para los optimistas”. El Bonar 2020 (AO20) rinde 12,5% con una duration de 1,4 años y el Bonar 2024 (AY24) -que en menos de 2 meses paga un sexto del capital más la renta semestral -tiene una TIR de 13,6%.

 

Para la porción en pesos, GMA ve “valor en los bonos de corto plazo que ajustan por el CER y pagan 10 puntos porcentuales sobre la inflación”. Al mismo tiempo, si se estabilizara el tipo de cambio, “habría espacio para que los bonos Badlar vuelvan a ganar terreno en un contexto en que el BCRA está aceitando el mecanismo de transmisión de la tasa de política monetaria (66,98%) hacia las tasas pasivas (Badlar 42% al 20 de marzo).

Te puede interesar:  Tras la baja inicial, el dólar revirtió la tendencia y subió 10 centavos

 

Causas

 

Según GMA, Argentina sufre tanto desde el plano interno como el externo. Al mal dato de inflación (3,8% en febrero) de la semana pasada, se le sumaron recientemente las cifras de crecimiento y desocupación: el PBI se desplomó 6,2% interanual en el cuarto trimestre y cayó 2,5% anual en todo el año, mientras que la desocupación alcanzó 9,1% entre octubre y diciembre y avanzó 1,9 puntos porcentuales en 2018.

 

El dólar mayorista reaccionó con una escalada de 1,8% en el día y cerró la semana con un avance de 4,5%. La renta fija en dólares agudizó su amargo presente con retrocesos de hasta 2% el viernes. En tanto, el costo del seguro de default (CDS) a 5 años de Argentina escaló desde 715 a 777 bps en la semana. Y las acciones prolongaron su racha negativa con una pérdida de 3% en pesos y de 7% en dólares.

Te puede interesar:  El mercado argentino tuvo su mejor día desde fines de enero

 

En esta ocasión, sostiene GMA, “el embate se originó en otras latitudes y sacudió generalizadamente a bolsas y mercados emergentes”. “Un nuevo deterioro en ciertos factores push o externos fue el protagonista y el principal responsable de los malos resultados en activos emergentes. Concretamente, hay temores acerca de la debilidad del crecimiento global y menor apetito por el riesgo”, agregó.

 

Informes puntuales desde Francia y Alemania encendieron las alarmas acerca de las perspectivas económicas del Viejo Continente. Según el Purchasing Managers’ Index (PMI), hubo un traspié de la producción francesa y la manufactura alemana registró su peor caída en 6 años. De esta forma, cualquier esperanza de recuperación rápida se esfumó.

 

Las dudas y la incertidumbre desataron, como de costumbre, movimientos de “flight to quality”: es decir, los inversores internacionales desarmaron posiciones y abandonan activos de riesgo (incluidos acciones, bonos y monedas emergentes) y migraron hacia los instrumentos más seguros (bonos del Tesoro de Estados Unidos y “bunds” alemanes).

 

Como resultado, los precios de los bonos de refugio aumentaron y las curvas comprimieron sus rendimientos.

Dejá un comentario