Radicales molestos, pero dentro de Cambiemos

26 de marzo, 2019

Cornejo UCR

La UCR seguirá formando parte de Cambiemos y apoyará la fórmula presidencial que encabezará Mauricio Macri. Así será, se realice o no la Convención que debe decidir sobre la cuestión. Es lo que surge de la correlación de fuerzas internas en este momento porque son amplia mayoría los radicales que defienden la continuidad en Cambiemos. Sobre todo, y como es obvio, los que están al frente de gobiernos locales o aspiran a estarlo.

 

Esto no quiere decir que los radicales no tengan quejas con sus socios porque consideran que no son tendidos en cuenta a la hora de tomar algunas decisiones y ocupan menos lugares de los que le corresponden en función del aporte que hacen a la gobernabilidad. De eso y de institucionalizar la coalición para que trascienda de lo electoral y del ámbito parlamentario se hablará mucho en los próximos meses. Y en muchos sectores del radicalismo se critica abiertamente el sesgo ideológico del Gobierno.

 

La UCR llevará alrededor de 15 candidatos a gobernador que sólo pueden tener éxito si la presidencia de Macri recupera apoyo.

 

Pero más allá de los reclamos genéricos, no ha habido hasta ahora una propuesta concreta para una mayor integración, como por ejemplo, solicitando la candidatura a vicepresidente. Tampoco hubo avances, en ese caso para una mayor diferenciación, en la idea de presentar un candidato propio para competir contra Macri en una primaria por la candidatura presidencial.

Te puede interesar:  Contrapunto entre Alberto y Casa Rosada antes del juicio a CFK

 

Es una alternativa virtualmente descartada. Pero la definición formal de la continuidad en Cambiemos, no evitará que sigan apareciendo voces críticas dentro del radicalismo que cuestionen esa decisión. El presidente de la Convención, Jorge Sappia, sinceró la cuestión y sostuvo en una entrevista en el diario La Voz de Córdoba que a la UCR “no le queda otra que terminar con Cambiemos”.

 

Las críticas de algunos radicales contra el Gobierno son tan fuertes que carece de sentido compartir el mismo espacio y la ruptura sería lo más lógico. Pero como no hay posibilidades de que se tome esa decisión, los más críticos del acuerdo con el PRO, sostienen que se va camino hacia una “libertad de acción de hecho”.

 

Si bien la posición oficial será la continuidad en Cambiemos, habrá figuras del radicalismo que se manifestarán a favor de otros candidatos tanto en el plano local como en el nacional. En realidad, en la carrera presidencial, el único candidato, aunque no se sabe si lo será, que puede eventualmente recibir el apoyo de algunas figuras aisladas del radicalismo es Roberto Lavagna pero no será nada orgánico ni institucional. Y poco relevante en términos electorales como para que el exministro de Economía se ilusione.

Te puede interesar:  Lavagna candidato: con menos margen, se anticipó a cumbre federal

 

En el caso de los distritos, el escenario no será homogéneo porque cada uno tiene sus particularidades. En algunos de ellos, como Córdoba, Santa Fe y la CABA se generaron controversias por las candidaturas locales. En Mendoza habrá primarias entre la UCR y el PRO y en varias provincias habrá fórmulas integradas como en Buenos Aires, Santa Fe y Río Negro, entre otras.

 

La proximidad de la discusión sobre la integración de listas, la demanda por una mayor participación, el deterioro de la imagen del Gobierno y hasta el amplio triunfo en La Pampa, contribuyeron para que en el radicalismo haya un intenso debate interno sobre la estrategia más conveniente a seguir. Pero como finalmente pesarán los intereses locales, no habrá cambios significativos en el camino recorrido hasta ahora. La UCR llevará alrededor de 15 candidatos a gobernador que sólo pueden tener éxito si la presidencia de Macri recupera apoyo y de allí que cuestionarla desde adentro tiene poca lógica si de ganar poder se trata.

Dejá un comentario