La UCR porteña envía señales en clave Mestre

27 de marzo, 2019

Por Pablo Varela

 

“Ante la grave crisis económica que está afectando a la República, es nuestra obligación actuar en defensa de los sectores más desposeídos”. Así comienza el comunicado que la UCR porteña lanzó 48 horas atrás y grafica el estado de ánimo que atraviesa el partidario centenario de la Ciudad.

 

La declaración fue un misil dirigido al corazón del rumbo de la economía que hoy tiene como principal rostro al ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. “Tenemos la obligación histórica de frenar el péndulo entre el populismo irresponsable y el neoliberalismo conservador que no tiene en cuenta los valores y la calidad de vida de nuestros ciudadanos y descansa, solo, en el análisis de las cuentas fiscales de nuestro país”, reza la declaración.

 

Según el titular del radicalismo porteño, Guillermo De Maya, “el comunicado busca ser un aporte crítico al Gobierno actual”. Así lo expresó el dirigente de la UCR ante El Economista. “Nosotros lo que queremos es un mejor Gobierno. Hasta acá, el radicalismo no ha sido tenido en cuenta y lo interesante del comunicado es que no está puesto en clave electoral”, razonó De Maya ante este diario.

 

“Aspiramos a una mesa de diálogo con todos los sectores y a eso no están dispuestos ni el PRO ni el kirchnerismo”, se quejó el titular del radicalismo porteño respecto de la situación de la economía al mismo tiempo que reclamó consensos.

Te puede interesar:  Alternativa Federal y Lavagna, ¿puerta cerrada o giratoria?

 

“Nosotros lo que queremos es un mejor Gobierno. Hasta acá, el radicalismo no ha sido tenido en cuenta”, dijo De Maya

 

El comunicado se suma a una serie de gestos díscolos por parte de los correligionarios porteños y un claro intento de marcar la cancha previo a la reunión de la Convención Nacional que definirá la política de alianzas. En la UCR porteña aclaran que acatarán lo que el órgano partidario decidida.

 

La Convención fue postergada y hay quienes creen que podría no realizarse para evitar un escenario proclive a las críticas a Mauricio Macri.

 

La ruptura de Cambiemos en la provincia de Córdoba sentó precedentes y cayó mal en la UCR capitalina. En el entorno de Martín Lousteau impulsaban su candidatura presidencial para competir en una PASO con el PRO, algo que desde Casa Rosada desestiman. El ahora candidato a la gobernación cordobesa, Ramón Mestre, había mostrado consonancia con Lousteau en la búsqueda de la competencia interna. El caso Córdoba exhibió los cortocircuitos dentro de la alianza gobernante y ahora la Casa Rosada intentará aislar a Mestre que competirá con la histórica lista 3.

Te puede interesar:  Los radicales procuran llegar a un acuerdo

 

De Maya recordó que en el año 2015 Cambiemos tuvo sus propias PASO la candidatura presidencial: “los que cambiaron son parte del Gobierno actual”, reflexionó.

 

En la UCR capitalina reclaman “ampliar” la alianza de Gobierno y ven como un “fracaso” que sectores del progresismo como el socialismo permanezcan excluidos.

 

Además, deslizan críticas hacia la propia dirigencia de la UCR: “Hoy el radicalismo no tiene identidad”, razonan y sostienen que muchos de los dirigentes que acompañan al PRO sin marcar disidencias mantienen “proyectos personalistas”.

 

El Cambiemos que nunca fue

 

En agosto del año pasado se firmó un acta para replicar Cambiemos en el único distrito donde nunca se había conformado: la Ciudad.

 

“Nunca más me llamaron a una reunión” se quejó De Maya. “Parecía que lo único que les importaba era la foto”, ironizó. En efecto, el año pasado Macri le solicitó a Horacio Rodríguez Larreta que avance con la conformación de la alianza en territorio porteño.

 

El armado de la coalición gobernante en el distrito cuna del PRO es todavía una cuenta pendiente. El factor Lousteau y sus oscilaciones electorales, operaron contra la posibilidad de dicho armado.

Dejá un comentario