La recesión se agudizó en el 4°T y el piso aún no se encuentra

22 de marzo, 2019

MACRI pib

La economía se desplomó en el cuarto trimestre. Los datos ya no permiten dobles lecturas. Según el Indec, el PIB cayó 6,2% interanual en el último cuarto de 2018 y redondeó, así, una retracción interanual de 2,5% que no fue peor por el primer trimestre, que registró un sólido crecimiento. Luego, como se sabe, llegó la feroz tormenta cambiaria y todas sus secuelas, que aún hoy persisten.

 

A nivel desagregado, el dato más contundente fue la sequía dado que el sector de agricultura, ganadería, caza y silvicultura se retrajo 15,1% a lo largo de 2018. Fue, además, la semilla de la crisis cambiaria. El buen dato es que el sector comenzó a levantar sobre el final de 2018, con una suba interanual, en el cuarto trimestre, de 3,7%. El mal dato, sin embargo, es que los otros sectores aceleraron sus caídas. Fue el caso, por ejemplo, del comercio, que se desplomó 13,5% interanual en los últimos tres meses de 2018. También el de la industria, que tuvo una caída de casi 12%. Similar fue el caso de la construcción, con una merma de 9,5%.

 

El sector que más cayó en 2018 fue el agro: a raíz de la feroz sequía, su producción cayó 15,1%. Sin embargo, ya pegó la vuelta y creció 3,7% interanual en el cuarto trimestre y será uno de los motores de 2019.

 

A nivel de los componentes del PIB, el cuarto trimestre entregó la siguiente foto. El consumo privado bajó 9,5% interanual y 2,4% desestacionalizado contra el tercero; el consumo público, 5,1% y 0,8%, respectivamente y la inversión, 25% y 11,6%, respectivamente.

Te puede interesar:  La producción industrial cayó más de 9% en el primer trimestre

 

Por último, y este es un dato alentador, aunque no alcanzó para alterar el fiel de la balanza, las exportaciones (bienes y servicios) avanzaron 10,4% y 15%, respectivamente. Por último, un dato muy destacado del informe del Indec, sobre todo a la luz de declaraciones recientes de los popes del equipo económico, es que la economía, en el cuarto trimestre, cayó 1,2% contra el tercer trimestre. No sólo eso: la caída trimestral se aceleró contra el -0,5% del trimestre previo, coincidente con la segunda fase de la corrida cambiaria, la aceleración inflacionaria y el torniquete monetario del plan 0% del BCRA.

 

 

Muy lejos del escenario descripto por Nicolás Dujovne y Miguel Braun, que en las últimas horas habían decretado el fin de la recesión. Los datos de ayer no dejan dudas y se deberá esperar a lo que diga el Indec más adelante, con los datos del primer trimestre. Hoy, la economía sigue en recesión, más allá de que los datos parciales del Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) haya mostrado una mejora de 0,7% mensual en diciembre. “Se engolosinaron con sus declaraciones”, describió un economista.

 

¿Y cómo sigue la película?

 

Hablan los economistas. “Los datos de 2018 dejaron un arrastre muy negativo para la actividad de 2019. En un ejercicio hipotético, si durante todo 2019 la actividad se mantuviera en el nivel alcanzado a fines de 2018, la caída promedio anual de 2019 sería de 2,4%. Si bien esperamos que el agro se recupere fuertemente y aporte cerca de 1 punto a la actividad, con esto no alcanza: la inversión está en un impasse por la incertidumbre asociada al control del tipo de cambio y al horizonte electoral. Además, el consumo privado seguirá afectado por los elevados niveles de inflación, que pegan de lleno en el ingreso real”, dijeron desde Analytica.

Te puede interesar:  Los brotes verdes del verano se secaron en marzo, según privados

 

Por su parte, desde LCG dijeron: “Existen pocas chances que la economía crezca en 2019. Dependerá, esencialmente, del momento en que la actividad logre torcer la trayectoria descendente, por ahora pospuesta para el segundo trimestre cuando la inflación empiece a desacelerar su ritmo. Creemos que la actividad encontró un piso en el último trimestre de 2018, pero eso no significa un rebote de la misma, y habrá que esperar a que los datos de febrero y marzo confirmen la mejora marginal de la industria y la construcción. Desde LCG, proyectamos una caída de 0,5% para 2019 corrigiendo nuestra proyección previa de crecimiento 0% dado el arrastre negativo de 2,4 puntos que dejó el año anterior y la dureza de la implementación del programa monetario. Respecto a otras recesiones esta se nos presenta como más profunda y duradera que las dos anteriores. Aún no hay certezas que se revierta la situación y difícilmente veamos la recuperación en V que se esperaba hace apenas meses atrás”.

 

RelatedPost

Dejá un comentario