Giordano: “Es necesario mover la agenda y dar un paso hacia la acción”

8 de marzo, 2019

Cecilia-Giordano-

Entrevista a Cecilia Giordano CEO de Mercer Argentina Por Florencia Barreiro 

 

Cecilia Giordano es CEO de Mercer Argentina, una de las consultora sde recursos humanos globales que participan más activamente en iniciativas y estudios sobre paridad de género. Hasta el año pasado, el management local de Mercer era 100% femenino y recién este año, el desafío fue incorporar un director varón para equilibrar las voces. La ejecutiva da un panorama de los avances y retrocesos de un camino con obstáculos.

 

¿Cree que a partir del año pasado se gestó un momento especial para avanzar sobre la igualdad de género en el ámbito laboral?

Me parece que el año pasado se generaron las bases ideales para la instalación del tema. Estuvo presente en la Argentina y en el mundo, tanto en el ámbito público como en las compañías. Pero hoy por hoy soy bastante crítica porque estuvo bastante presente pero no hubo un paso hacia la acción de forma contundente. La idea era mover la agenda en torno a este tema y creo que nos quedamos a mitad de camino. Los hechos ya los conocemos todos pero la brecha sigue estando e incluso puede agrandarse a corto plazo porque la automatización parece impactar más fuertemente en las mujeres. Creo que el año pasado fue un momento de inflexión y se creó conciencia. Pero está costando llevarlo a la acción.

 

¿Por qué cuesta tanto?

Tiene que ver con un tema de crianza y un tema cultural. Tenemos romper con los estereotipos de género en todos los niveles. Hoy el paradigma es tan fuerte y el estereotipo tan fuerte que para romperlo hay generar un cambio integral. Las organizaciones tienen la responsabilidad de tomar la iniciativa y tienen la información o deberían generar la información para hacerlo: a qué ritmo entran las mujeres a la organización, a qué ritmo salen, en qué niveles hay diferencias de representación, donde hay diferencia de salarios. Y partir de allí, tratar de buscar el cambio. La banda salarial muchas veces es única pero la brecha aparece cuando, por ejemplo, la mujer empieza a frenar su crecimiento porque asume toda la responsabilidad de la maternidad.

 

¿Qué hay que hacer para avanzar hacia la igualdad?

Es necesario tomar acciones concretas, aunque sea en el micromundo de cada uno de nosotros, en la educación de los hijos, en la empresa donde trabajamos. Hay que romper con los estereotipos de género, porque si nosotros seguimos creando mujeres mujeres que buscan al príncipe azul y hombres insensibles, esto no va a cambiar. Hay un montón de cosas que podemos hacer desde las organizaciones, y más allá de las políticas públicas. Hoy las condiciones de hombres y mujeres en el ámbito laboral no son las mismas, como así tampoco las oportunidades.

 

¿Qué medidas o programas concretos de las organizaciones podrían apuntar a esto?

Creo que una de las medidas con más impacto es encarar licencias por paternidad extendida. Y si no se cambian las leyes para que esto suceda, las organizaciones pueden dar un paso de avanzada. En realidad, lo ideal es que la extensión de la licencia la pueden elegir libremente hombres y mujeres, como ocurre en algunos países. La licencia por maternidad y la extensión de la maternidad sigue acentuando el sesgo de que el cuidado de los hijos solo debe recaer en las mujeres. Cuando las organizaciones empiecen a encontrar hombres que se tomen también su licencia, ya no los van a tratar de forma diferenciada. La guardería también es una forma concreta de que hombres y mujeres tengan las mismas condiciones y oportunidades.

 

¿Los candidatos o candidatas que buscan un nuevo empleo empiezan a buscar organizaciones que respetan la diversidad?

Las nueva generaciones se acercan a las organizaciones por su propósito y por cuán responsable y solidario es de cara a la comunidad y si es coherente entre lo que dice y lo que hace. Son temas que no tienen miedo de plantear y lo ponen sobre la mesa. Si lo que escuchan no les cierra, no se quedan en la organización. Pero para las otras generaciones todavía es un tema difícil de visibilizar.

 

¿Cómo se posicionan las empresas argentinas frente a la brecha de género?

Yo soy bastante crítica en relación a este tema. Yo sé que hay organizaciones que están haciendo cosas pero hay muchas otras que solo hablan y no pasan a la acción. No hay cambios claros y seguimos escuchando frases como “esta industria es masculina” o “ es muy difícil conseguir tal especialidad porque tales universidades solo generan profesionales hombres”. Pero la realidad es que si quieren el cambio deberían hacer algo para lograr la transformación. Es fácil decir que es importante tener mujeres en las organizaciones pero en realidad no las tenemos. Creo que no aprovechamos el momento que se generó para mover la aguja de este tema.

 

¿Por qué cree que es urgente pasar a la acción?

Esto es parte de una sociedad más diversa y justa. Es esencial tener mayor diversidad en las organizaciones porque en nuestras organizaciones deberíamos tener la misma representación que tenemos en la sociedad. No hay forma que yo pueda llegar y crecer y entrar a nuevos mercados o segmentos de clientes si yo no creo que la diversidad te permite hacerlo de una mejor manera.

 

¿Algunos hombres están un poco “asustados” por el avance de los movimientos de mujeres?

Al presentar uno de los reportes de Mercer en Davos, algunos ejecutivos y representantes de gobierno y líderes dieron cuenta de que con este movimiento tan exacerbado, les daba miedo estar a solas con una mujer o tener una reunión de trabajo. En realidad creo que para algunas empresas o líderes, esto les vino como anillo al dedo para justificar sus acciones y no hacer cambios. Pero yo interactúo muchísimo con mi equipo y el otro día me fui tarde de la oficina y justo cuando pasé por uno de los sectores, había una colega trabajando y le ofrecí alcanzarla con el auto a casa. Yo no sé si lo hubiese hecho de ser hombre. Creo que hay temas que todavía están muy sensibles.

Dejá un comentario