El Gobierno ratifica que las retenciones se eliminarán en 2020

22 de marzo, 2019

la inflación está bajando

Se dice (y la realidad no lo desmiente) que los impuestos que vienen a paliar situaciones de emergencia fiscal y que se dicen temporarios terminan manteniéndose en el tiempo. ¿Pasará lo mismo con las retenciones generalizadas a las exportaciones, que instauró el Gobierno a fines de 2018? El Gobierno asegura que no y así lo manifestó en una nueva Carta de Jefatura, difundida hoy.

 

La carta dice, además, que en 2018, la presión tributaria del Estado (a nivel nacional) fue de 24,1% del PIB, dos puntos menos que el récord de 2015 y la cifra más baja desde 2008. “Sabemos que la presión tributaria sigue siendo alta y que ese es uno de los principales obstáculos que encuentran las empresas para crecer y generar más trabajo, pero en estos años dimos pasos concretos para reducirla, y los dimos en condiciones adversas, con un déficit fiscal inicial récord y su consecuente impacto en la economía”, admite el trabajo de Jefatura.

 

Entre esos avances se destaca la caída de cuatro puntos del gasto primario. “Entre 2004 y 2015, el gasto público nacional pasó del 12% al 22% del PIB. Entre 2015 y lo proyectado para 2019 bajará del 22% a 18%. Esta reducción se hizo sin afectar el presupuesto de jubilaciones y asignaciones sociales, que no sólo no cayó sino que aumentó casi 5% en términos reales. Una parte muy importante de la baja del gasto se explica por la reducción de subsidios a la energía y el transporte, que iban desproporcionadamente a la población de mayores ingresos. También redujimos el gasto político: el gasto en personal cayó 17% en términos reales”, agrega el trabajo.

Te puede interesar:  La confianza del consumidor cayó 1,1% en abril

 

Sobre los impuestos, dice: “Estamos avanzando más lento de lo que hubiéramos deseado. Gracias a la reforma impositiva, las contribuciones patronales ya bajaron para la gran mayoría de las empresas. El impuesto a las ganancias no distribuidas ya bajó de 35% a 30% y baja 5 puntos porcentuales más (en 2020) y la alícuota promedio de Ingresos Brutos ya bajó de 4,2% en 2015 a 3% en 2019 y sigue la baja hasta 2,1% en 2022”, señala el trabajo.

 

“A pesar de estos avances, en 2019 la presión tributaria puede volver a aumentar por las retenciones anunciadas en el segundo semestre de 2018”, dice. Es algo que en el sector privado dan por hecho. Por ejemplo, el Iaraf la estima en 26,2% del PIB para 2019 a nivel nacional. Por encima, incluso, que la de 2015. En 2019, los gravámenes del comercio exterior serán de 3,4% del PIB.

Te puede interesar:  La suba del dólar complicará la desinflación antes de las elecciones

 

 

Sin embargo, en Jefatura aseguran que “ese aumento es transitorio” y que las retenciones “están diseñadas para que su impacto sea cada vez menor y en 2020 se eliminan”. El motivo es que “con equilibrio fiscal y una economía en crecimiento, vamos a poder acelerar el camino iniciado con la reforma tributaria y el pacto fiscal”.

 

Aún así, hay grandes dudas sobre si eso será posible dado que se espera que las retenciones aporten nada menos que $280.000 millones en 2019. Un botín preciado para un Tesoro extenuado que, aun si cumple el déficit primario 0% (en rigor, -0,3% dado que el FMI habilitó un “waiver social”), tendrá un rojo “all-inclusive” (esto es, con intereses de la deuda) en la zona de 3% del PIB mientras que hay varios imponderables. Primero, si se reabrirán los mercados voluntarios de deuda (porque ya no estarán los dólares del FMI) y, segundo, quién gobernará el país.

RelatedPost

Dejá un comentario