El desempleo creció en 260.000 y afecta a 1.185.000 personas

22 de marzo, 2019

empleo juvenil desempleo

 

En el último trimestre de 2018, la desocupación afectó a 9,1% de la Población Económicamente Activa (PEA) y, así, trepó 1,9 punto con respecto al cuarto trimestre de 2017, cuando había alcanzado al 7,2%.

 

De esa forma, hay 259.000 desempleados nuevos, en el cómputo interanual, por destrucción de empleo (-99.000 puestos) y un incremento de la PEA no satisfecho (+161.000 puestos). Según detalló Ecolatina, la cantidad total de desempleados aumentó 28%.

 

Asimismo, hubo otra mala noticia: aumentó la informalidad entre los asalariados y llegó a 35,3%, 0,9 punto más que un año atrás, volviendo a niveles similares de 2010.

 

La caída del salario real permitió “amortiguar” en los costos de las empresas la retracción de la economía.

 

El aumento de la PEA en 1,4% superó el crecimiento poblacional (estimado en 1%) por el denominado efecto ‘trabajador adicional’: más personas del hogar buscando empleo para poder mantener los ingresos del hogar. Además, en ese sentido, sobresale que la subocupación –personas empleadas que buscan trabajar más horas- pasó de 10% en el último trimestre de 2017 a 12% en igual período de 2018, agregaron en Ecolatina. Así, si se suman el desempleo con el subempleo, el porcentaje de la PEA con problemas de empleo ronda 20%.

Te puede interesar:  Cae el consumo: en shoppings bajó 17,6% y en supermercados, 12,1% en febrero

 

 

¿Cómo sigue? “Aun con estos datos, podemos decir que el empleo soportó bastante bien la caída y el ajuste se dio vía caída de salarios reales, que cayeron 12%, según el Coeficiente de Variación Salarial. Durante 2018, primó el atesoramiento de trabajo (labor hoarding) y las empresas que prefirieron no despedir empleados para no entrar en costos de despido y recontratación”, dijeron desde LCG.

 

“Por lo tanto, no creemos que en 2019 haya dinamismo en la creación de empleo. Será difícil ver una tasa de desocupación debajo del 9,5% durante el primer semestre de 2019. Más que la creación marginal de empleo, la clave pasará por la recomposición de salarios, y ese será el termómetro del mercado de trabajo. En línea con nuestro escenario base, el 9,5% de desempleo se podría perforar hacia fin de año, pero eso dependerá de la fuerza con la que recupere la actividad económica y no haya cambios significativos en la tasa de actividad”, concluyeron.

Te puede interesar:  Apuntes tras un día de nervios

 

Por su parte, Ecolatina dijo: “En 2019, el mercado de trabajo no se recuperará y el desempleo volverá a subir respecto al año pasado en el promedio anual. En ese sentido, aun convalidando la hipótesis oficial y optimista de que la economía ya habría alcanzado su piso, el mercado de trabajo no se fortalecería”.

 

¿Por qué? “Los principales sectores que traccionarán al PIB estarán vinculados a la actividad agropecuaria, rama que posee acotadas posibilidades de creación de empleo (mayores inversiones en maquinaria que en trabajo). En contraposición, aquellos sectores trabajo intensivos, entre los que sobresalen algunas ramas de la industria y el comercio, seguirán en rojo durante casi todo 2019”, dijeron.

 

Por otro lado, concluyeron: “Dado que el mercado de trabajo fue el último en reaccionar a la crisis (hasta el tercer trimestre no se destruyeron puestos de trabajo de manera significativa), estimamos que tardara más en reaccionar a la reactivación de la actividad cuando esta llegue. En consecuencia, podemos afirmar que el mercado de trabajo no mejorará durante 2019, aun cuando la actividad económica comience a arrojar señales de mejora”.

 

 

RelatedPost

Dejá un comentario