Inicio » Finanzas » Velorio en la economía real y fiesta en activos financieros



Velorio en la economía real y fiesta en activos financieros


6 de febrero, 2019

Bolsa mercado dólar

 

Por Luis Varela 

 

Con tasas de interés internacionales colocadas en un tobogán y con una gran cosecha de granos en todo el Cono Sur, el mercado argentino se sigue encontrando con una gran entrada de dólares, con el Banco Central comprando divisas para evitar que el precio del billete se desplome, liberando pesos a dos manos, bajando las tasas de interés locales y, por supuesto, con todo ese espectro, los títulos públicos argentinos siguen subiendo, el riesgo país baja, y la Bolsa de Buenos Aires se convierte en una verdadera fiesta.

 

Mientras Estados Unidos y China negocian para evitar ir a una guerra comercial, y al tiempo que Europa sigue mostrando problemas de freno económico cada vez más evidentes, el precio internacional del dólar estuvo ayer un poco más equilibrado, mostrando bajas únicamente en Chile y en Perú. Y en Argentina la canción sigue siendo la misma: el BCRA tuvo que comprar otra vez US$ 75 millones, sin lograr afectar el precio de la divisa.

 

El dólar oficial bajó un centavo hasta $ 38,28, el dólar blue bajó 20 centavos hasta $ 37,30 y el dólar mayorista subió 1 centavo hasta $ 37,20, 80 centavos por debajo del piso de la banda cambiaria. Mientras que, medidos en pesos, el real subió 2 centavos hasta $ 10,14, el euro bajó 5 centavos hasta $ 42,44 y la libra cayó 26 centavos hasta $ 48,20.

 

Este lento retraso cambiario que empieza a mostrar el dólar llega en paralelo con un mayor enfriamiento en las tasas de interés. Luego de haber pagado tasas del 74% anual hace cinco meses, la tasa de las Leliq se achicó ayer de 51,3% a 50% anual (bajó 24 puntos en 150 días). Y con abundancia de pesos por las compras de dólares que hace el BCRA, la tasa de interés de los plazos fijos sigue retrocediendo: bancos pagan 41% anual por plata chica y 43,3% por plata grande.

 

Esta baja de tasas y el achatamiento del precio del dólar sobresalen en un país que sigue mostrando datos de la economía real dignos de un velorio. Ayer se conoció, entre muchos otros indicadores, que hay un verdadero desplome industrial: en diciembre la producción cayó 14,7%, la construcción se desplomó 20,5% y los útiles escolares y los colegios suben más de 40%.

 

Frente a ese verdadero velorio de la economía real, la plaza financiera vive una fiesta de proporciones. En nueve semanas la Bolsa de Buenos Aire pegó un salto en dólares del 38%, mientras que en las últimas seis semanas los títulos públicos argentinos acumularon un repunte en dólares del orden del 7%. Por eso, ayer el riesgo país cayó hasta 629 puntos básicos, el mismo nivel que tenía en agosto, luego de haber tocado los 836 puntos en diciembre.

 

Ayer, en el mundo, los bonos de Italia y de Brasil volvieron a retroceder; con repunte para los de México y del Reino Unido, pero los títulos públicos argentinos siguen mostrando una marcha imparable. Ayer ganaron otro 0,4% promedio, con el 80% de lo operado en estos papeles transado en apenas dos especies: el bono AY24 tuvo el 62% de los negocios totales y el DICA reunió el 16% de las operaciones.

 

En los extremos se registró un salto del 11% para el bono AE48D, una mejora del 7% para el bono PB24D y avances del 2% al 4,7% para los bonos TO23, PAY0D, TU27D, PAY0, TO26, BDC24, PUM21, TVPY, DIA0 y TC23. Y retrocesos del 1% al 3,2% para los bonos BDC20, DICY y PF23D. Este gran auge de los bonos locales se da junto con una fuerte colocación de deuda en plazos cortos. Ayer Hacienda colocó Letras del Tesoro por U$S 1.100 millones, pagando una tasa anual del 4,5% con vencimiento el 13 de septiembre. Y para hoy se prepara una nueva licitación de bonos ajustables por CER, que seguramente contarán con una firme demanda de parte los inversores.

 

Este jolgorio que están mostrando los títulos argentinos está en línea con lo que sucede en los mercados internacionales. Ayer hubo una suba del 0,7% al 1,7% para los índices de la Bolsa de Nueva York Mientras que la Bolsa de San Pablo bajó 0,3% y la de México subió 1,4%. Pero lo notable del caso es que la Bolsa de Buenos Aires sigue estirando su racha: ayer subió por séptima rueda consecutiva, con $ 862 millones operados, y con el índice Merval avanzando otro 0,9%, y con el indicador en dólares regresando nada menos que a los 1.000 puntos.

 

El 80% de lo operado en acciones se transó en diez papeles: Grupo Galicia tuvo el 22% de los negocios totales, Banco Supervielle el 13%, Pampa Energía el 9%, con Petrobras Brasil e YPF logrando el 8% cada una. Con esa estructura, en los extremos hubo un salto del 9,9% para Petrolera del Conosur, y avances de entre 2% y 5,4% para Grimoldi, Pampa E, Colorín, ByMA, G. Oeste, Francés y Clarín. Con caída del 7% para Havanna y bajas del 2% al 4,4% para Capex, Caputo, Gas Natural, Ausol y Solvay Indupa. Entre los ADR argentinos que operan en Nueva York, mientras tanto, hubo una suba del 3,8% para Pampa E y del 1% para Ternium; con bajas del 1% al 2,8% para Irsa P, Edenor y Globant.

 

En las commodities, en cambio, no se está viendo tanta fiesta. Con una baja del 1,9%, el petróleo volvió a US$ 53,72 por barril. Las onzas de oro y plata cerraron con bajas mínimas. Los metales básicos actuaron mixtos: el cobre subió 0,6% y el aluminio avanzó 0,3% pero el níquel bajó 1,2%. En Chicago: la soja subió 0,2% el trigo mejoró 0,3% y el maíz trepó 0,4%. En Rosario: el maíz bajó otro 2,1% y el trigo achicó otro 1%. Y el bitcoin mejoró 0,3%, con posición mixta para el resto de las criptomonedas.

 

Dejá un comentario