La suba del dólar obliga al BCRA a desobedecer a Macri

21 de febrero, 2019

BCRA reservas leliq pesos dólar credibilidad

 

Por Luis Varela 

 

Hace dos meses, cuando se profundizaba la recesión y se empezaba a ver un importante cierre de empresas, la orden del presidente Macri al Banco Central fue contundente: hay que bajar fuerte la tasa de interés y subir la cantidad de pesos que hay en el mercado.

 

De inmediato, el titular del BCRA, Guido Sandleris, comenzó a ejecutar la instrucción de la Casa Rosada, por lo que achicó la tasa de las Leliq de 60% a 43,9% anual, por lo que la tasa que los bancos pagaron a los ahorristas en plazos fijos se desinfló.

 

Con la baja de la tasa de interés, el stock de Leliq en el BCRA y de plazos fijos en los bancos se achicaron de manera consistente, y muchos de esos pesos fueron a buscar distintas posiciones, tanto que la inflación de enero volvió a empinarse: pasó de 2,6% a 2,9%, y varios analistas esperan 3,5% para febrero.

 

Al bajar tanto la tasa y subir la inflación, una buena parte de los plazos fijos se quedaron con tasa levemente negativa frente a la suba de los precios: de ese modo, los ahorristas cambiaron de posición inmediatamente, buscando otra vez refugio en el dólar, como tantas veces ocurrió en la historia argentina.

 

De ese modo, en la apertura de ayer, con negocios de vértigo, el dólar alcanzó los precios más altos desde septiembre, con un valor de $ 40,60 en el mercado mayorista y de $ 41,60 en el mercado minorista.

 

En paralelo, ocurrieron muchas otras cosas. Una de ellas fue la recategorización de Argentina que realiza la agencia MSCI: esa entidad financiera internacional clave a la hora de instalar compra o venta de deuda estatal iba a ubicar a Argentina en la categoría emergentes, quitándola de la categoría fronterizos, pero debido a las turbulencias que se vienen observando decidió dejar al país en ambas categorías hasta agosto, mes en el que ¿casualmente? se resolverán las PASO que anticiparán la batalla electoral por la Presidencia en octubre.

 

Ayer el dólar aceleró su suba en la apertura, llegando a 41,60 pesos en el valor minorista, su valor más alto desde septiembre. Esto lo coloca en un nivel más equidistante de la zona de no intervención del BCRA, que ayer estuvo en $ 38,399 para el piso y $ 49,693 para el techo

 

Así, pocas semanas después de que Macri pidiera menos tasas y más pesos, el Banco Central tuvo que desplegar toda su batería de medidas para evitar que el billete siguiera subiendo. Y, a contramano de lo que pidió el Presidente, Guido Sandleris subió la tasa de interés, quitó pesos del mercado y volvió a jugar fuerte en el mercado de futuros, ya que en estos precios no puede intervenir directamente en el mercado, por acuerdo firmado con el FMI.

Te puede interesar:  ¿Cómo reaccionará el mercado a la fórmula FF?

 

En los hechos, en las últimas cuatro ruedas el BCRA subió la tasa de la Leliq de 43,937 a 46,014% anual. Lo hizo porque el plazo fijo ya había quedado bajo contra la suba de los precios. Y detrás de ese movimiento, los bancos iniciaron el aumento de tasas, por ahora solo de los plazos fijos grandes. Ayer las entidades pagaron 34% anual por plata chica y 37% anual por plata grande.

 

En suma, cuando vencían $ 200.000 millones en las Leliq de ayer, la autoridad monetaria terminó tomando del mercado $ 212.661 millones. Y, al mismo tiempo, Reconquista 266 empezó a operar fuerte en el Rofex, mercado de futuros de Rosario, por lo que intervino indirectamente en el mercado cambiario, poniendo en juego únicamente pesos.

 

Con todo eso, del pico de $ 41,60, el billete se fue tranquilizando durante la tarde, hasta que finalmente el oficial minorista subió 44 centavos contra el martes hasta $ 40,76, el blue subió 75 centavos hasta $ 39,75 y hubo un salto de 40 centavos para el dólar mayorista, hasta $ 39,67, por lo que quedó finalmente $ 1,27 arriba del piso de la banda.

 

En el exterior, mientras tanto, el dólar actuó sostenido en Brasil y Japón, pero bajó en Europa, en China y en Chile, por lo que en definitiva el peso se alteró contra otras monedas. Medidos en pesos, la libra subió 47 centavos, el euro subió 43 y el real subió 5 centavos.

 

Con ese difícil contexto, mientras los mercados internacionales evolucionaron con bastante tranquilidad, los activos argentinos mostraron ayer una respuesta cambiante: los títulos públicos mejoraron algo, pero las acciones subieron apenas en pesos, pero siguieron bajando en dólares

 

A nivel global hubo una suba del 0,1% al 0,2% en los índices de la Bolsa de Nueva York, al tiempo que el mercado de Brasil fue afectado por la reforma jubilatoria que está impulsando Bolsonaro: los bonos de Brasil bajaron de manera sostenida y la Bolsa de San Pablo perdió 1,1%.

 

La doble categorización para la deuda argentina le dio oxígeno a los bonos argentinos, por lo que operaron con doble volumen de negocios. El 90% de lo operado en bonos se transó en cuatro papeles: AY24 74%, AO20 5%, DICP 5% y TC20 4%. Y, en promedio recuperaron 0,6%, pero en los extremos se vio un salto del 8,1% para el bono PBM24 y mejoras del 1,5% al 2,5% para los bonos PARY, BDC20, PUM21 y A2E7. Y caídas del 2% al 8,6% para los bonos BPLDC, A2E7C, AC17C, RNA21, DIA0D, DICAC, CUAP, PAA0, AA25D y PARP. La Bolsa porteña fue de mayor a menor, subiendo bien en pesos en la apertura y luego apagándose, pero siempre bajo la par medida en dólares. El 80% de lo operado en acciones se transó en nueve papeles: G.F. Galicia tuvo el 21% de las operaciones totales y Banco Supervielle el 14%.

Te puede interesar:  El "dólar Alberto" subió 20 centavos y el mayorista cerró a $45,19

 

Así, con el mayor volumen diario de los últimos cinco meses ($ 1.471 millones) la Bolsa subió 0,6% en pesos, pero siguió achicando en dólares.

 

Se anotaron alzas del 2% al 7% para Colorín, Grimoldi, Phoenix, Tenaris, Telefónica, Pampa E, Consultatio, TGLT, Carboclor, Petrobras Brasil y Galicia. Con caídas del 2% al 10,7% para Petrolera del Conosur, Esmeralda, Gas Natural, Ternium, Costanera, Richmond, Havanna, Fiplasto, Patagonia, Santander Río, banco Patagonia, ByMA, G Oeste y Garovaglio. Al tiempo que los ADR argentinos en Nueva York tuvieron mayoría de bajas.

 

En commodities, con la debilidad externa del dólar, hubo mayoría de subas. Hubo alza del 1,6% para el petróleo: ya araña los US$ 57 por barril. Los metales preciosos estuvieron para arriba: la onza de plata saltó 0,7% y el oro mejoró 0,1%. Hubo mejora para los metales básicos: el níquel subió 2%, el cobre mejoró 1,5% y el aluminio ganó 1%. Los granos actuaron mixtos en Chicago: el maíz subió 0,3%, la soja mejoró 0,2% y el trigo cayó 1,8%. Y en Rosario: el maíz subió 0,8% y la soja mejoró 0,4%, pero el trigo bajó 2,8%.

 

El ministro Dujovne se presentó con una sonrisa para decir que el resultado fiscal de enero fue 324% mayor que el del primer mes de 2018. Sin embargo, cuando se computa el pago de intereses de la deuda que amplió Macri, el saldo favorable se convierte en un rojo de 131,9% en el mismo lapso. Como puede verse, la batalla electoral recién empieza, y esos primeros rounds ya son muy duros.

 

Dejá un comentario