Hay que diversificar

21 de febrero, 2019

Macri - Modi (2)

Por Martín Polo Economista

 

La visita del presidente Mauricio Macri a India y Vietnam es de suma importancia. Ambos países son densamente poblados (1.400 millones de habitantes en India y más de 90 millones en Vietnam), vienen creciendo por encima del 7% en los últimos años y son mercados en los que, salvo en lo que se refiere al complejo sojero y cerealero, Argentina tiene muy baja presencia.

 

Sin dudas, un resultado exitoso de las negociaciones permitirá no sólo aumentar las exportaciones sino también ir afianzando un aspecto crucial para nuestras exportaciones: diversificar. Diversificar mercados y diversificar productos. ¿Por qué? Porque Argentina exporta poco, con elevada concentración en mercados y destinos, y eso la expone a riesgos que ya sabemos cómo son los años en los que las exportaciones caen.

 

Comencemos por la primera escala. En la última década, India se fue convirtiendo en uno de las economías más dinámicas y ya crece por encima de China. Sus importaciones rondan los US$ 500.000 millones anuales. Sus principales compras se concentran en combustibles, minerales y oro. Las importaciones de cereales y oleaginosas suman casi US$ 15.000 millones en tanto que las compras de alimentos suman otros US$ 10.000 millones. Detalle no menor de esto último: las importaciones de alimentos se duplicaron en los últimos cinco años.

 

En 2018 las exportaciones de Argentina a India totalizaron US$ 1.600 millones.

 

La relación comercial que tenemos con India es importante pero concentrada. En 2018 las exportaciones de Argentina a ese destino totalizaron US$ 1.600 millones. El monto exportado no ha variado mucho en los últimos años dado que, desde 2014, promediaron los US$ 2.000 millones. El 90% de nuestras exportaciones son grasas y aceites vegetales. Sin duda que, en este rubro, somos muy competitivos pues nuestras exportaciones representan casi el 20% de las compras totales que hace India en tanto que para nosotros ese mercado es el 7% del total. Queda entonces una enorme oportunidad para los envíos de otros alimentos en lo que la presencia de Argentina, con menos de US$ 10 millones anuales exportados, es insignificante.

Te puede interesar:  La opinión de los analistas tras la decisión de Cristina Kirchner

 

Pasemos a la segunda escala, Vietnam. Las importaciones totales de Vietnam en 2018 se ubicaron en torno a los US$ 240.000 millones, destacando el fuerte dinamismo que tuvieron en los últimos años. Sus compras están diversificadas, pero destacamos que compra alimentos por una magnitud muy similar a la de India. Las características del comercio bilateral son similares a las que comentamos para India. Impulsado por los envíos de harinas de soja y  cereales, desde 2013 que este destino pasó a ser de los más importantes para nuestro país. De exportaciones por US$ 800 millones en 2012, en 2018 alcanzaron a US$ 2.100 millones. Al igual que en el caso de India, nuestras ventas se concentran 90% en harinas de soja y cereales. De estos dos productos, Argentina tiene el 30% del mercado en tanto que el socio asiático representa casi el 10% de las ventas externas de estos productos. Nuevamente, la clave está en captar parte de las los US$ 10.000 millones de importaciones de alimentos (sin cereales y complejo sojero) que hace Vietnam y en la que nuestra participación es muy escasa, dado que le vendemos sólo US$ 80 millones.

Te puede interesar:  La opinión de los analistas tras la decisión de Cristina Kirchner

 

Un resultado exitoso de las negociaciones permitirá, no sólo aumentar las exportaciones, sino también ir afianzando un aspecto crucial: diversificar.

 

Festejamos entonces los acuerdos alcanzados para la venta de alimentos como huevos, harinas de pescado, limones, etcéterca. Es sólo el inicio, dado que encontramos grandes oportunidades de aumentar las ventas en otros productos: en el caso de India destacamos cebada, garbanzo, aceite girasol, garbanzos, manzanas, nueces y, para Vietnam, resaltamos la importancia de camarones, trigo, carne bovina, aluminio y porotos de soja. La mayoría de estos productos tiene gran impacto en las economías regionales y, sin dudas, Argentina tiene calidad para ofrecer.

 

Así las cosas, para ir afianzando el camino de incrementar las exportaciones, debemos apuntar a potenciar más acuerdos de comercio con países demandante de alimentos y ser un actor de peso en el comercio global de estos productos. Consolidarnos en estos mercados nos aportará gran cantidad de divisas y será una pieza clave para el desarrollo de las economías regionales.

 

Dejá un comentario