Diálogos after office

6 de febrero, 2019

Botellas diálogos after office

 

Mientras la gente sigue en “modo avión”, el 2019 “político” ya comenzó. Todos los días hay definiciones sobre nombres, fechas y estrategias mientras están todos en “modo campaña”, sobre todo los que vienen desde más atrás. Old Fashioned mediante, El Economista dialogó con un conocido analista político para desgranar todo y otear un poco los próximos meses.

 

Comencemos por los federales, que el lunes se relanzaron en Mar del Plata. Sin mucho éxito, por cierto. ¿Qué pasa en ese campamento? Asombra que, habiendo tantos desencantados con la grieta, nadie, siquiera Sergio Massa, que es un dirigente que puede reunir votos, levante en los sondeos. ¿Qué interpreta usted?

El gran problema inicial de los federales es que, cuando se presentaron en sociedad, eran incompatibles con el votante que sigue siendo fiel a Cristina Kirchner. Ese votante es la mayoría del votante peronista duro. Los federales no tienen público y se metieron con alguien “caro” para su electorado potencial. Fracasó en quebrar el liderazgo de Cristina en el peronismo. Allí surge (Roberto) Lavagna, que no es incompatible con el votante kirchnerista. Esa es una virtud que (Sergio) Massa, (Juan Manuel) Urtubey y compañía no tienen. Lavagna no criticó el kirchnerismo y, si lo hizo, fue sutil. Tampoco criticó a (Raúl) Alfonsín o (Eduardo) Duhalde, es decir, no renegó de su pasado. Por eso, hoy es el más competitivo de la tercera vía justicialista.

 

Es toda una señal de que Lavagna “hoy sea el más competitivo”. Estaba casi retirado. ¿Lo ve “jugando”? No estuvo en Mar del Plata…

Puede, pero no lo veo en condiciones de romper el espacio central que ocupan Cambiemos y el peronismo con Cristina. Allí está la porción mayoritaria del electorado. Además, Lavagna, pero tampoco los demás federales, pueden agrupar a los no alineados, es decir, ese 10%, o menos, que votará por opciones contestatarias como Alfredo Olmedo, José Luis Espert o la izquierda del FIT, o terminará adentro de la grieta. Nuevamente, se angosta la vía del medio. Eso sí, Lavagna puede ser un puente entre el universo federal y el que está con Cristina. Veremos si él quiere hacer eso.

Te puede interesar:  La inflación mayorista fue de 4,6% en abril

 

Sin embargo, la apuesta federal no era descabellada. Massa sacó 3 millones de votos en 2015 y quién hubiera pensado que Cristina retendría casi 35 puntos del electorado nacional…

La propuesta del peronismo federal ignoró desde un comienzo el hecho de que el kirchnerismo existió y existía. Se jugó demasiado a que iba a desaparecer, pero olvidaron que tuvo un predicamento excluyente en el peronismo durante más de 12 años. El votante peronista se kirchnerizó, y no sólo circunstancialmente. Los federales jugaron a pelearse con el kirchnerismo para forjar una identidad sin ofrecer nada nuevo a sus votantes, y se toparon con una pared. No funcionó. Se pelearon, como decía antes, con su electorado potencial en su afán de hacer un peronismo sin Cristina.

 

¿Cómo explica la “resiliencia” de Cristina? Habla poco, no tiene caja ni gobernaciones. Aun así, retiene 35 puntos a nivel nacional…

Esa es sencilla. Hay una o dos generaciones de los sectores populares que se ha kirchnerizado. Ya se lo dije. ¿Por qué?  Porque tiene recuerdos positivos de los doce años del kirchnerismo y porque ellos se sienten representados por Cristina. Hoy, ella es la voz de la oposición en Argentina mientras los federales, vuelvo a insistir, no supieron apelar a ese universo.

 

Ayer, en La Nación, Marina dal Poggetto dijo que “sería inédito en Argentina que un Presidente fuera reelecto con este nivel de recesión”, pero somos los reyes de lo “inédito”…

Creo que la posibilidad de una victoria de Macri es dependiente de una mala oferta opositora. Macri tiene un núcleo duro sólido, pero muchas dificultades para crecer por fuera de ese círculo. La decepción con el desempeño económico del Gobierno está muy extendida. Ciertamente, es difícil encontrar casos similares de presidentes con recesión y acuerdos con el FMI que sean reelectos.

 

Por último, ayer se lanzó Alejandro Finocchiaro para La Matanza. ¿Puede ganar en “la capital nacional del peronismo”?

Te puede interesar:  La industria bajó 0,5% en abril según FIEL

Nada es imposible, pero es más fácil que Mirtha Legrand baile en el caño. (María Eugenia) Vidal tiene buena imagen, pero está algo desgastada y no creo que Finocchiaro sea el mejor candidato porque su gestión es invisible y no es tan conocido allí tampoco. Además, Cambiemos perdió en 2017, ¿por qué ganaría ahora? Si en los primeros días de Gobierno hubiesen negociado la partición de La Matanza, la historia podría ser otra.

 

Con una sonrisa envidiable, entra un conocido operador de la city y se acerca a saludar con las buenas nuevas.

 

Necesitamos saber si sigue el veranito financiero…

El mundo pego un giro de 180° respecto de 2018 y es muy favorable para los emergentes porque, además, EE.UU. sigue creciendo. Si dura o no hasta mitad de año, no lo sé, pero por las dudas sigo largo…

 

Pura suerte, entonces. Digo, son variables que no maneja Cambiemos.

No, las variables de Argentina se están corrigiendo, y muy rápido. Hablo del déficit fiscal primario y la cuenta corriente. El ajuste es brutal, y no recogimos las mieles de ese esfuerzo hasta que se alinearon los planetas. Eso ocurrió en enero gracias a San Jerome Powell.

 

El mejor banquero central de Cambiemos…

Sí, sin duda. Gracias a Donald Trump, que fue quien lo eligió.

 

Nos estamos por ir y la situación se pone tensa: entra un industrial. Ayer, el Indec anunció que la industria se desplomó (calificativo merecido) nada menos que 14,7% interanual en diciembre. El industrial, con operaciones en el interior del país, no está feliz. Tampoco sorprendido.

 

Qué caída, estimado…

Por desgracia, era previsible. Es un peligro el nuevo BCRA. Prefieren matar al enfermo con tal de acabar con la fiebre. Pero es una solución de corto plazo. El veranito financiero puede seguir. Va a durar porque el muerto no tiene más plata. No se vende nada ni hay plata para dólares.

 

Dejá un comentario