Cristina presentó un único escrito para ocho indagatorias

26 de febrero, 2019

Cristina

 

La expresidenta Cristina Kirchner se defendió ayer con un mismo texto en las ocho indagatorias a las que la citó el juez federal Claudio Bonadio en expedientes que se desprenden, en su mayoría, de la causa de los cuadernos de la corrupción. El escrito que presentó Cristina en Comodoro Py se enfocó en desligar se todas las acusaciones y puso el acento en cuestionar la actuación del juez y del fiscal Carlos Stornelli.

 

Cristina arrancó su descargo por escrito con una queja por las ocho indagatorias. “En una suerte de función de cine continuado, se pretende hacerme responsable, una vez más, de la misma presunta asociación ilícita por la cual ya estoy siendo investigada”, reprochó la expresidenta, quien se presentó ayer en los tribunales de Comodoro Py antes de las nueve, cuando la habían citado para las diez. En el cuarto piso del edificio de Comodoro Py, donde está el juzgado de Bonadio (el Nº 11), se desplegó un importante operativo de custodia para la expresidenta, quien llegó acompañada por el exembajador ante el Vaticano durante su gestión, Eduardo Valdés.

 

Para la expresidenta, la causa de los cuadernos “fue perdiendo el impacto que se esperaba en la opinión pública”.

 

Las críticas de Cristina estuvieron enfocadas en Bonadio y en Stornelli. En su escrito, aludió en varias ocasiones a la causa de los cuadernos como el expediente de “las fotocopias de los cuadernos”. Entre otros puntos, cuestionó que las declaraciones de los arrepentidos no hayan sido filmadas. “El fiscal, deliberadamente, omitió registrar por medios audiovisuales las declaraciones de los presuntos arrepentidos. Está más que claro que se procedió de esta manera para que no quedaran huellas de cómo estas personas fueron extorsionadas y sus manifestaciones tergiversadas y/o armadas, claro está, siempre en mi contra”, subrayó.

Te puede interesar:  Alberto Fernández: "La dirigencia peronista tiene que ir en un mismo espacio"

 

Para la expresidenta, la causa de los cuadernos “fue perdiendo el impacto que se esperaba en la opinión pública” y tanto el fiscal como el juez recurrieron a “inventos” como, por ejemplo, abrir “otras líneas de supuestas investigaciones para formar nuevas causas que el juzgado retuvo para sí, violando otra vez y de manera descarada las reglas de competencia”.

 

En el escrito, Cristina se refirió a las acusaciones en su contra que motivaron los llamados a indagatoria de ayer, día de cumpleaños de Néstor Kirchner. Esa coincidencia motivó la crítica de la exjefa del Estado en Twitter, ya que la atribuyó el ensañamiento de Bonadio con ella.

 

Sobre la acusación por presuntas irregularidades en la importación de gas licuado, recordó que “la Cámara de Apelaciones revocó todos los procesamientos y dispuso la falta de mérito de todos los imputados, dado que la decisión de Bonadio, impulsada por Stornelli, se basaba en una pericia falsa”. Y reprochó que, para volver a acusarla, se utilizara documentación aportada por Marcelo D’Alessio, quien está detenido actualmente por extorsión.

Te puede interesar:  UCR-PBA busca ganar influencia

 

Al cuestionar la acusación por irregularidades en la entrega de subsidios a empresas de colectivos, consignó que la Cámara de Apelaciones revocó los procesamientos y remarcó: “Las supuestas irregularidades pudieron ser advertidas a partir de una medida que fue implementada por mi propio gobierno, la instauración del sistema SUBE”.

 

“Jamás ordené ni recibí ningún pago ilegal por parte de los concesionarios ferroviarios, con quienes además tampoco mantuve ningún tipo de relación personal o funcional”, argumentó al referirse a la indagatoria sobre presuntas coimas pagadas a funcionarios como Ricardo Jaime.

 

Los presuntos pagos ilegales de concesionarios y empresas viales, que también generaron llamados a indagatoria son, para Cristina, “una nueva imputación calumniosa” y cargos con “manifiestas irregularidades e inconsistencias”.

 

Sobre la acusación de apropiación de objetos históricos, como una carta de Bernardo O’Higgins a José de San Martín, y un prontuario de Hipólito Yrigoyen, respondió en el escrito: “Ni siquiera constituye delito, pues jamás tuve dolosamente en mi poder documentos ajenos o que debieran ser resguardados por alguna autoridad competente”.

 

La última acusación contra Cristina que se desprendió del caso cuadernos es la del uso de los aviones presidenciales para el traslado, entre otras cosas, de los diarios porteños hasta Santa Cruz los fines de semana. “Ni Néstor Kirchner ni la suscripta utilizamos los bienes del Estado en nuestro propio provecho o fuera de lo que importaba el cumplimiento de funciones oficiales”, escribió la expresidenta.

Dejá un comentario