Baja más la tasa, el dólar no se mueve y la Bolsa resucita

13 de febrero, 2019

riesgo país dólares mercado dólar tasa capitales Leliq

Por Luis Varela 

 

Dos días después de que la misión del FMI que visita Argentina se reuniera con los máximos responsables del Banco Central, la política financiera del país entró en una etapa completamente diferente.

 

El italiano Roberto Cardarelli y el economista jamaiquino Trevor Alleyne, delegado del FMI en Buenos Aires, tuvieron una extensa conversación con el vicepresidente del BCRA, Gustavo Cañonero, y con el secretario de Política Económica, Miguel Braun, y a partir de ahí la música fue otra.

 

Dijeron que estuvieron haciendo revisión de las cuentas fiscales y del programa monetario, todo orientado a lograr el visto bueno que permitirá concretar el desembolso de US$ 10.700 millones previsto para marzo.

 

Se especificó con todo cuidado que “no hay ninguna conversación con el FMI para modificar el sistema de bandas”. Por lo que la compra de US$ 75 millones de dólares por día cuando el dólar está por debajo del piso de la banda (hoy en $ 38,155) o la venta de una cantidad similar si supera el techo de la banda (hoy en $ 49,412) se mantiene inalterada.

 

El único cambio importante tuvo que ver con la fácil tarea que venían realizando los bancos y la profundización de la baja de la tasa de interés. Hasta la semana pasada, cada plazo fijo que tomaba cualquier banco podía ser reinvertido en Leliq.

 

Desde ahora, por cada 100 pesos que un banco toma en plazos fijos, sólo 65 pesos pueden ser colocados en Leliq, por lo que los bancos se ven obligados a usar los $ 35 que le quedaron libres en colocaciones de otro tipo.

 

Obviamente, esta medida dejó muchos pesos libres en el mercado, y busca reducir más rápido las tasas. Y, de hecho, en el segundo día con este tipo de esquema, las tasas de los plazos fijos acentuaron su caída. En octubre el BCRA pagaba por las Leliq tasas de casi el 74% anual y por plazos fijos se pagaba entre 52 y 58% anual. A fin de enero las Leliq ya estaban en el 59%, con los plazos fijos entre 43 y 46%. Y ayer, con una baja contundente, la Leliq se redujo hasta el 44,356% anual. E inmediatamente por los plazos fijos se pagó 36% anual por plata chica y 39% anual por plata grande.

 

El objetivo fundamental de todo este movimiento no es únicamente para que bajen las tasas que pagan los bancos, sino fundamentalmente las tasas que cobran. En este momento hay costos muy altos para los que toman préstamos personales y las empresas están ahogadas por tasas de créditos que son astronómicas.

 

La baja de tasas no llegó sola. El Banco Central volvió a comprar ayer 75 millones de dólares para evitar que el dólar se retrase: el FMI hace mucho hincapié en ese tema. Gracias a eso el billete estuvo algo más firme, pero continúa cotizando por debajo de la banda cambiaria.

 

El tipo de cambio minorista oficial bajó 14 centavos hasta $ 38,95, el blue cerró sin cambios en $ 38 y hubo una suba de 8 centavos para el dólar mayorista: cerró a $ 37,99, todavía 19 centavos por debajo del piso de la banda. Entre sumas y restas el BCRA ganó ayer US$ 134 millones en las reservas: quedan US$ 66.917 millones.

 

Este movimiento se dio con un mercado cambiario internacional en el que el dólar retrocedió contra todas las monedas principales casi todo lo que había ganado el lunes. Y ese ida y vuelta tuvo impacto en el mercado local: medidos en pesos, el euro saltó 24 centavos, la libra subió 17 centavos y el real subió 13 centavos hasta 10,23 pesos.

 

En el exterior, además, se dio una condición muy favorable para los mercados de riesgo. Wall Street subió ayer 1,5% gracias a que hubo un acuerdo tentativo entre los legisladores de Estados Unidos para evitar otra paralización parcial del gobierno. A lo que se sumó que hay mejores perspectivas en las conversaciones comerciales que mantienen Estados Unidos y China.

 

Además de eso, también ayer el petróleo se disparó, con una suba de más del 1%, apuntalado por la caída de la producción de la OPEP y un retorno del apetito por activos riesgosos. Todo eso impulsó la suba de las Bolsas en el mundo.

 

En Buenos Aires, mientras tanto, con más negocios ($ 728 millones), la Bolsa porteña trepó otro 1,8%, con el 80% de lo operado en acciones se transó en diez papeles: G.F. Galicia concentró el 20% de las operaciones, Pampa Energía tuvo el 13%, Petrobras Brasil el 12% y BYMA 10%. Con esta suba el índice Merval logró un nuevo récord en pesos, pero medido en dólares todavía está 42% por debajo del récord de hace trece meses.

 

Con ese marco hubo un salto del 17% para Grimoldi, y subas del 3% al 6,2% para Agrometal, Havanna, Petrobra Brasil, TGLT, YPF, Longvie, Semino, Santander Río, Francés y Ausol. Con baja del 9% para Colorin y descenso del 1,5 al 4,8% para Camuzzi, Quickfood, Cuyana, Edenor y Rosenbusch.

 

El panel de bonos también fue beneficiado. Mientras se anotó una fuerte baja para los bonos de Hong Kong, con suba para los bonos de Brasil, Grecia e Italia, los bonos argentinos tuvieron un gran alivio, con una suba del 0,4% y con el riesgo país retrocediendo hasta 672 puntos.

 

El 80% de lo operado en bonos se transó en tres papeles: AY24 55%, TC20 15% y A2E2 10%. Y en los extremos hubo subas para los bonos CUAP, RNA21, PY24D, PARP, DIA0, LTDM9, AE48, BDC20, AC17D y AC17. Y caídas para los bonos TVPP, PARA y PAP0.

 

La baja global del dólar benefició a algunas commodities. Hubo un repunte del 1,6% para el petróleo: volvió a US$ 53,13 por barril. Los metales preciosos estuvieorn mixtos: el oro subió 0,2% pero la onza de plata bajó 0,1%. Los metales básicos siguen en la barranca: el cobre bajó 0,4%, el níquel perdió 0,6% y el aluminio retrocedió 1,2%. En Chicago hubo una suba del 0,3% para el trigo y avances del 1,4% para la soja y del 1,5% para el maíz. En Rosario la soja subió 0,9%, pero el maíz achicó 0,7% y el trigo descendió 2,1%. Hubo un mínimo repunte del 0,1% para el bitcoin, con mejoras mayores para el resto de las criptomonedas.

Dejá un comentario