Lo que se pone en juego en el Senado

17 de enero, 2019

 

Las miradas, el centro de atracción y el fragor mayor de la campaña se lo llevará, por cierto, el duelo presidencial, que define no sólo la cabeza del Ejecutivo Nacional, sino también el rumbo general del país. Además, dividirán aguas las disputas en veintidós de los veinticuatro distritos para eligir a gobernadores o jefe de Gobierno, de manera desdoblada o simultánea con las presidenciales. Pero ocho provincias renovarán, además, un tercio del Senado de la Nación, en una elección importante que establecerá contornos posibles de la representación parlamentaria e incidirá, de algún modo, en la gobernabilidad futura. Ciudad de Buenos Aires, Entre Ríos, Salta, Neuquén, Río Negro, Tierra del Fuego, Santiago del Estero y Chaco son las provincias, en este turno, a las que les corresponde designar su tridente en la Cámara Baja.

 

El actual oficialismo nacional pone en juego 5 de esas bancas: 4 correspondientes al PRO, el partido de gobierno, y una al radicalismo. Entre los mandatos que se vencen están los del presidente provisional del Senado, tercera figura en el esquema de sucesión, Federico Pinedo, y el expresidente de la UCR, Angel Rozas. Cambiemos, en el juego de especulaciones previas, piensa ganar terreno. Retendría las dos de la Ciudad de Buenos Aires y las que tiene por Chaco y Entre Ríos, mientras que pelearía una por Salta, otra Neuquén y una tercera por Santiago del Estero.

Te puede interesar:  Jugada sorpresiva, que anticipa más polarización y quita espacio a peronismo federal

 

Por cierto, de acuerdo a cual sea la performance global de la fuerza de las generales de octubre es que podrá ampliar o ver restringidos estos números. El interbloque de Argentina Federal es el que pone más en juego. Ocho bancas en total. Incluida la del presidente de la bancada, el rionegrino Miguel Angel Pichetto.

 

La decisión de los gobernadores peronistas de desdoblar las elecciones provinciales y “alambrar” su territorio puede que tenga eficacia para sus aspiraciones parciales y de preservación de su proyecciones políticas, pero puede resultar riesgoso para la representación del bloque del peronismo no kirchnerista. De todos modos, si el kirchnerismo crece de ahora hasta octubre como oferta nacional, muchos de estos estarán encolumnados en ese esquema. De igual modo, si Cambiemos logra ganar, el mapa peronista es posible que se reformule, con otros parámetros, distintos a los de hoy, a partir de diciembre de 2019.

 

En cuanto al kirchnerismo, renueva dos bancas: la del presidente del bloque, el neuquino Marcelo Fuentes y la de María Inés Pilatti de Vergara. Los acuerdos que logre establecer hasta el cierre de lista con los gobernadores distantes del espacios y la performance de Cristina en las presidenciales marcarán la suerte del sector. Río Negro es una de las provincias donde puede avanzar un casillero, sumados a las perspectivas halagüeñas de los hermanos Soria. Tierra del Fuego y Ciudad de Buenos Aires son otros distritos donde podrían quedarse con escaños. No obstante, como se afirma en el párrafo anterior, la suerte del espacio estará estrechamente ligada al tipo de performance de su principal referente.

Te puede interesar:  "Le he pedido a Alberto Fernández que encabece la fórmula que integraremos juntos"

 

Proyecto Sur, en tanto, es el monobloque en riesgo (alto, por cierto) de quedar sin representación. Fernando “Pino” Solanas ingresó al Senado en 2013 como parte de un acuerdo con la Coalición Cívica de Elisa Carrió. La alianza duró el transcurso de la campaña y Proyecto Sur se quedó con la banca, en solitario. Más cercano al kirchnerismo y al peronismo, difícilmente Solanaa quede en carrera. Aunque el espacio pueda alcanzar la banca por la segunda minoría. Otro caso especial es el de Santiago del Estero, donde no se elegirá gobernador (Gerardo Zamora tiene dos años más de mandato) y la elección a senadores será el principal atractivo. Allí terminan sus mandatos Blanca Porcel de Ricobelli, que reemplazó al actual gobernador Gerardo Zamora,y Ada Rosa Itúrrez, ambas del Frente Cívico por Santiago; y Gerardo Montenegro, del Frente Popular, también aliado de Zamora.

Dejá un comentario




Dejá un comentario