El déficit comercial bajó a más de la mitad en 2018

23 de enero, 2019

importaciones exportacione

 

El Indec informó ayer que en diciembre, por cuarto mes consecutivo, el Intercambio Comercial Argentino (ICA) cerró en superávit por US$ 1.369 millones, el más alto registrado desde mayo de 2014, con exportaciones por US$ 5.282 millones e importaciones por US$ 3.913 millones. El resultado de diciembre indica que en 2018 el déficit comercial en el país fue de US$ 3.820 millones, que representa una caída de 53,9% respecto a 2017, cuando fue de US$ 8.309.

 

Según los datos oficiales, la fuerte caída de las importaciones, que se inició abruptamente entre agosto y septiembre, continuó la tendencia en el último mes del año con una retracción de 10,3% frente a noviembre y de 27,1% en relación con el mismo mes de 2017. En tanto, si bien las exportaciones se mantuvieron casi al mismo nivel durante el año, en diciembre tuvieron un crecimiento interanual de 15,4% y cerró 2018 en alza por tercer año consecutivo, esta vez con 5,1% por encima del año anterior.

 

De acuerdo con el Indec, excepto el combustible, que en diciembre cayó 13,5% interanual, todos los rubros aumentaron su volumen exportado. En el acumulado del año pasado los grandes rubros exportadores fueron, en su orden, manufacturas de origen agropecuario, manufacturas de origen industrial, productos primarios y, en menor medida, combustibles y energía. Por su parte, los rubros más importados al país fueron bienes intermedios, bienes de capital, bienes de consumo, combustibles y lubricantes y vehículos automotores de pasajeros.

 

El déficit comercial en el país fue de US$ 3.820 millones, que representa una caída de 53,9% respecto a 2017.

 

Los principales socios comerciales del país que identificó el informe de diciembre fueron Brasil, China y Estados Unidos. Sin embargo, de estos tres, sólo la balanza comercial con Brasil, por segundo mes consecutivo, dejó superávit, mientras que con los otros dos, si bien incrementaron las exportaciones, fueron deficitarios. Durante el año pasado, los principales socios comerciales fueron el bloque Mercosur, la Unión Europea, China y Estados Unidos.

 

Superávit comercial en 2019

 

Para Ecolatina, en 2019 volverá el superávit comercial y estimó que el saldo positivo será de alrededor de US$ 7.000 millones. La consultora prevé que durante el comienzo de este año la dinámica sería bastante similar a la del último trimestre de 2018.

 

“En este marco, proyectamos que las exportaciones crecerían en torno a 7% y las importaciones retrocederían alrededor de 10% en el acumulado anual. De esta forma, la balanza comercial de bienes retornaría a terreno positivo luego de dos años ‘bajo cero’, registrando un superávit cercano a US$ 7.000 millones”, estimó Ecolatina.

 

La consultora LGC prevé también superávit en la balanza comercial de este año y estimó exactamente el mismo saldo positivo, que de cumplirse sería el mejor resultado desde 2012. “La mejora vendrá, sobre todo, del lado de las exportaciones, que estimamos rondarán los US$ 71.000 millones, cerca de US$ 9.000 millones más que en 2018, y alcanzarán el valor más alto desde 2014”, proyectó la consultora dirigida por Javier Okseniuk.

 

Según el análisis de LGC, el crecimiento de las exportaciones para este año estará asociado a la mejora de la cosecha, a la recuperación del crecimiento que se espera por parte de Brasil y a la ganancia de la competitividad tras la devaluación. En tanto, la caída de las importaciones también ayudaría a mejorar el resultado intercambiario, que prevén que se contraerá 2% por la debilidad de la demanda y estiman que alcanzaría cerca de US$ 64.000 millones.

 

La consultora Abeceb subió la apuesta y estimó que el resultado comercial para este año arrojará un superávit de US$ 8.000 millones, e indicó que prevén exportaciones creciendo a dos dígitos, con el decidido impulso del complejo cerealero e importaciones contraídas por el bajo ritmo de la actividad.

 

“La clave para 2019 pasa por el comportamiento del volumen exportado, con un nuevo y prometedor sector (combustibles y energía) que comienza a tomar dinamismo de la mano de Vaca Muerta”, opinaron desde la consultora ACM, que esperan que con un tipo de cambio real cercano a los niveles actuales y una actividad económica con escaso dinamismo para comienzos de este año, los volúmenes importados continúen su dinámica contractiva.

 

Ecolatina indicó además que la incertidumbre electoral impulsarían al tipo de cambio y, por consiguiente, a la inflación. “Este combo negativo para el poder adquisitivo podría golpear aún más a las compras externas a la par que apuntalaría la competitividad cambiaria y posicionaría a las exportaciones como una salida contracíclica”, comentó la consultora, que concluye que ese posible escenario pesimista para el resto de las variables actuaría de manera favorable en el frente externo.

 

Te puede interesar

Dejá un comentario


Dejá un comentario