¿Sumó votos el G20?

4 de diciembre, 2018

La "foto de familia" en la apertura de la Cumbre del G20

Por Juan Radonjic

 

En términos de política interna, el balance del G20 es muy favorable al Gobierno, que tratará de capitalizarlo de cara al año que se inicia.

 

Argentina asumió la responsabilidad de organizar la cumbre, y lo hizo bien. Eso levanta la autoestima nacional y genera una corriente de optimismo social que siempre favorecen a los oficialismos.

 

Por otra parte, el Gobierno sabe que ya no podrá invocar éxitos económicos para pedir el voto y que la suposición de que aquellos que venían con una extensa trayectoria en la actividad privada sabrían administrar mejor el país quedó sepultada debajo de la inflación y la recesión.

 

Por eso, a diferencia de lo que se suponía en 2015, la apuesta oficial pasará, en 2019, por la defensa de sus logros en materia política. El mejor funcionamiento institucional, una diferente inserción en el mundo y un mayor orden serán presentados como activos. El desarrollo de la cumbre de G20 fortaleció esos tres aspectos.

 

Además, la próxima campaña electoral arrancará con dos polos bien definidos y quienes los expresan harán todo lo posible para consolidar el propio. Y los votantes de Cambiemos, del universo no peronista y fuertemente antikirchnerista, encontraron el pasado fin de semana muchos motivos para ratificar su pertenencia.

 

Mientras en el otro polo, opositor, kirchnerista y fuertemente antimacrista harán foco en el deterioro de la situación económica, que la cumbre no modificó

Te puede interesar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *